Sorpresa: ni renta fija ni renta variable (Artículo de Kessler&Casadevall AF en Cinco Días)

KesslerCasadevall-web2Nueve meses de complacencia con el entorno económico han relajado la tensión general y los inversores comienzan a demandar más rentabilidad para sus carteras. Sin embargo, no parece que ni los clientes ni los gestores muestren señales de ser conscientes de vivir en un periodo en el que los rangos de referencia ha cambiado significativamente.

La mayoría de los gestores de banca privada transmiten su sensación de estar en los inicios de un largo periodo dominado por los activos de renta variable porque se observa que el mercado de renta fija está agotado. Los precios de los activos de deuda están en niveles máximos por lo que el rendimiento que se ofrece por cada tramo de riesgo en muy bajo. Esto obliga a tirar de historia y buscar desesperadamente rendimiento en la renta variable.

Sin embargo, el objetivo de rentabilidad marcado en un mágico euribor más trescientos puntos básicos supone la asunción de un riesgo superior al riesgo que un cliente moderadamente equilibrado está típicamente dispuesto a asumir. Con tipos de referencia al 3% como en los albores de la crisis financiera, la propuesta de fijar un objetivo de rentabilidad de 6% parecía razonable, pues se podían encontrar activos no muy alejados del activo libre de riesgo que ofrecían rentabilidades alcanzables. Hoy en día vivimos en un periodo de tipos de interés tendentes a cero, con dividendos a la baja y con activos de alta rentabilidad en los niveles del 6% que muestran que la marca de trescientos puntos por encima de un euribor es una meta exigente.

Los precios en renta fija están altos y los precios en renta variable también. El motivo se encuentra en la política de monetización de deuda implantada en Estados Unidos que desde hace años está trasladando la realidad económica a un momento posterior en el tiempo, en la esperanza de que la economía retome su senda de crecimiento sólido y robusto. En el último programa monetario, la compra de deuda está alcanzando un volumen de deuda similar a toda la deuda del Estado español y, sin embargo, el PIB USA no consigue arrancar decididamente al alza. En conjunto el mercado ha reaccionado positivamente llegando a superar los máximos históricos en las cotizaciones de los índices neoyorquinos de referencia, impulsando, paralelamente, a los índices europeos, y ello, a pesar del gran problema de endeudamiento que aún sigue en manos de las autoridades políticas europeas. En esta línea Japón ha decidido desplegar una agresiva política de impresión de yenes con el objetivo de estimular una economía que languidece desde hace treinta años.

Todo este impulso monetario podría acabar por demostrar que las políticas de demanda agresivamente expansivas no tienen efecto sobre las variables reales. Simplemente trasladan en el tiempo la resolución de los problemas económicos de un país. Y, en efecto, en la última reunión de la Reserva Federal, varios miembros mostraron su preocupación por la extensión del programa monetario, comenzando a señalar su suspensión antes de que ésta política monetaria terminara por generar un problema adicional a la débil economía americana. Pocos días después, el presidente de Estados Unidos, presentó su programa de ajuste fiscal consistente en la reducción significativa del gasto público y en un aumento relevante de los impuestos aplicable a la renta de las familias medias y altas.

Con alta probabilidad la política fiscal y la política monetaria van a coincidir en la senda de acción restrictiva en el año 2013 en un entorno de crecimiento todavía débil. Con ello podría ser razonable esperar que en el momento en que los inversores en Estados Unidos detecten que el «blip» observado en el crecimiento económico de finales de 2012 no es un error estadístico sino algo más serio, entonces, los mercados de renta variable cambiarán su tendencia y trasladarán la realidad a los complacientes mercados europeos.

El fondo de inversión de renta variable en Estados Unidos que figura en el gráfico refleja la evolución positiva de los índices de bolsa desde la implementación de las políticas de demanda expansivas. Independientemente de la gestora, los rendimientos son elevados y suficientemente atractivos para atraer a cualquier inversor con confianza renovada. El estímulo a sumarse a la tendencia es alto aunque sepa que los impulsos monetarios pierdan energía en cuanto se apaga el motor.

Con todo ello podríamos observar cómo inversores moderadamente equilibrados en la asunción de riesgos recorren a la baja los carriles de una montaña rusa sin destino final y con tendencia lateral, al menos, hasta que los problemas de la economía real queden responsablemente resueltos.

Javier Kessler Saiz, EAFI
Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero

Twitter: Kessler&Casadevall

Perspectivas para 2013 de Fidelity Worldwide Investment (Artículo publicado en Funds People)

Fidelity-web-defLas rentabilidades del crédito y el alto rendimiento europeos han bajado mucho, pero los diferenciales todavía son atractivos, al menos mientras los tipos oficiales sigan en mínimos.

Andrew Wells, director de Inversiones de Renta Fija de Fidelity Worldwide Investment, está convencido de que este año habrá buenas noticias para el crecimiento mundial, sobre todo porque China podría sorprender al alza, lo que sería muy positivo a nivel regional y mundial. Esta predicción forma parte las perspectivas macro de la gestora para 2013 y lo que pueden suponer para los mercados. De EE.UU., en la gestora creen que hay que destacar la contribución positiva que está teniendo la gradual recuperación del sector inmobiliario aunque existe el riesgo de una sorpresa a la baja, mientras que en Europa ven preocupante el nivel de desempleo y los efectos de una excesiva austeridad. En opinión de Wells, sería importante un giro de la política alemana hacia un mayor gasto en inversión, para evitar una ralentización de la actividad.

El peso de la deuda, tanto en el sector público como en el sector privado, y el fuerte proceso de desapalancamiento en las economías desarrolladas, seguirán suponiendo un freno a un mayor crecimiento. Aunque los bancos centrales están desplegando políticas muy expansivas, de momento no está habiendo una recuperación significativa en el consumo privado ya que falta que el crédito fluya y la liquidez cambie de manos. Aun así, estas políticas tan expansivas pueden estar generando riesgos inflacionistas para el medio plazo, otro riesgo que no hay que perder de vista.
Por clases de activos de renta fija, Wells cree que las rentabilidades de los países centrales de Europa están artificialmente bajas, algo que de corregirse podría tener un impacto considerable en el mercado, por lo que ve más valor en la deuda soberana de algunos países periféricos, como España. En cuanto a los mercados de crédito y de alto rendimiento europeos, si bien los niveles de rentabilidades son bajos después de un excepcional 2013, los diferenciales todavía ofrecen una alternativa de inversión atractiva, al menos mientras los tipos oficiales sigan en mínimos. A la vista de los datos de crecimiento en Europa, Wells cree que es mejor apostar por valores de alto rendimiento a nivel global, sin olvidar los títulos asiáticos. El resultado será una cartera con mayores retornos y menos volátil.

Steve Ellis, gestor de renta fija, defiende la inversión en deuda emergente, una clase de activo que sigue creciendo sin parar y que pronto podría alcanzar el mismo tamaño por activos que el mercado estadounidense de alto rendimiento. Matt Siddle, gestor de renta variable, cree que sigue habiendo grandes oportunidades en la renta variable europea, con muchas compañías que son una vía de acceso al crecimiento emergente, y que todavía tienen ratios de valoración moderados tanto de forma absoluta como relativa. La gran batalla de Europa es la de recuperar más competitividad y la mayoría de los países van por buen camino, con la excepción de Italia y Francia, mantiene.

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Funds People

Perspectivas de Schroders sobre la renta fija para 2013: el inversor buscará rentabilidad (Artículo publicado en Funds People)

Schroders-webEn la gestora consideran que la mayor ventaja para los inversores en los mercados de bonos emergentes es el deterioro del entorno presupuestario y de los fundamentales económicos en el mundo desarrollado.

No cabe duda de que 2012 ha sido un buen año para los mercados de renta fija. Ahora, la cuestión es saber si dicha favorable evolución continuará en 2013. Para ello, tal vez lo mejor sea analizar los factores que afectarán a la evolución de los bonos durante los próximos doce meses. Según Bob Jolly, responsable global macro de Schroders, es poco probable que un enfoque pasivo en renta fija ayude a conseguir altas rentabilidades. “Lo más probable es que los mercados continúen siendo golpeados por el desencuentro entre las fuerzas políticas y las económicas”. Y, en este punto, el abismo fiscal americano será uno de los aspectos que se presume más influencia podría ejercer sobre el mercado.

En este sentido, David Harris, director multisectorial de Renta Fija estadounidense de la gestora, considera que las perspectivas de cara a 2013 dependen en gran medida del resultado de las actuales negociaciones en EE. UU. “Independientemente del resultado final, la austeridad presupuestaria limitará el crecimiento estadounidense durante el próximo año”, afirma. Harris se muestra convencido de que las continuas compras realizadas por la Fed en el mercado podrían empujar los rendimientos de la rentabilidad de los bonos del Tesoro o de títulos hipotecarios hasta nuevos mínimos. “Dado que tanto los rendimientos del efectivo y de los bonos del Tesoro estadounidense siguen bajos, la demanda de rendimiento entre los inversores seguirá siendo intensa”, indica.

Esa búsqueda de la rentabilidad también podría favorecer a los activos de renta fija emergente. Para James Barrineau, codirector de mercado de Renta Fija Emergente de Schroders, quizás la mayor ventaja para los inversores en estos mercados de deuda es el deterioro del entorno presupuestario y de los fundamentales económicos en el mundo desarrollado.
 “A medida que esta clase de activo ha ido evolucionando, el conjunto de oportunidades para los inversores ha aumentado rápidamente.
 La divisa local en mercados emergentes ha despertado un gran interés, pero consideramos que las rentabilidades se moderarán en 2013, probablemente de manera significativa”, señala el experto.

Dentro del universo de mercados de renta fija, uno en el que los expertos de la entidad creen que existen interesantes oportunidades de inversión es Asia. Según Rajeev De Mello, responsable de Renta Fija de la gestora para la región, los bonos asiáticos ofrecen actualmente rendimientos atractivos con respecto a los mercados desarrollados. “Aunque el crecimiento en la región se está ralentizando, las economías asiáticas sortearán los obstáculos que presenta la economía global”. En este sentido, De Mello entiende que
 “la baja inflación y unas divisas más estables deberían servir de apoyo para los bonos asiáticos el próximo año”.

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Funds People

Las mayores rentabilidades se pueden obtener en la deuda pública española (Entrevista a David Cano de AFI en Invertia)

Afinet Global EAFILa apuesta por Europa y de los países periféricos en particular son claras de cara a 2013. David Cano considera que las mayores rentabilidades se pueden obtener en la deuda pública española a cinco años y renta fija High Yield, preferentemente con una duración corta. En la Bolsa hay que estar, según el director general de AFI, Inversiones financieras Globales, EAFI. “Los bancos e Inditex son los valores que van a tirar del Ibex-35.»

David Cano Martínez  es director general de AFI, Inversiones financieras Globales, EAFI firma especializada en el asesoramiento de Gestión de Patrimonios, Fondos de inversión y Fondos de Pensiones. Desde 2003 es socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Licenciado en Dirección y Administración de Empresas y Máster en Finanzas Cuantitativas, ha sido también profesor de los más prestigiosos centros de postgrado en finanzas españoles. Es coautor de una decena de libros de economía y artículos sobre política monetaria, mercados financieros y finanzas empresariales.

  • ¿Qué se espera de los mercados en 2013?

Esperamos sorpresas en lo económico ligeramente positivas, pero no tanto en los mercados financieros globales porque este año ha sido muy bueno.

Si uno analiza la evolución de los mercados, vemos que ha sido extraordinariamente bueno sobre todo en renta fija. Ha habido una reducción de tipos de interés y diferenciales que llevan casi a hipotecar la rentabilidad del próximo año sobre todo en renta fija.

Es muy difícil esperar rentabilidades salvo en dos segmentos. Nuestra principal recomendación son los Bonos “High Yield”, la renta fija de empresas de baja calidad crediticia; el otro es la Deuda Pública del Tesoro español.

Los bonos “High Yield” han subido este año un 13%. Y aunque algunos piensan que el próximo año no va a ser tan bueno y es verdad que no vamos a repetir estas cifras, sí esperamos rentabilidades del 6%-7%. Nosotros apostamos más por emisores europeos y no tanto americanos. Y sobre todo, en renta fija de duración muy corta con vencimientos a dos o tres años. Tratamos de no tener duración en las carteras de renta fija “High Yield”.

Durante este año hemos comprado letras y activos de Deuda Soberana española a dos años. Ahora nos vamos a ver obligados a incrementar la duración de nuestra cartera de Deuda Pública a cinco años o incluso a diez años.

Conviene advertir que los depósitos ya no rentan como hasta ahora. La lógica nos dice que la última fase de la redefinición del sistema financiero español debería venir aparejada con los depósitos que estén en línea con el Euribor. Estamos hablando de depósitos al 1%-1,5%, no más.

Por tanto, las mayores rentabilidades se pueden obtener en la Deuda Pública a cinco años y en renta fija “High Yield”, preferentemente de Europa y con poca duración.

La deuda corporativa de emisores españoles en vencimientos de dos y tres años es otro activo que puede ser interesante. Podemos encontrar bonos bancarios, de empresas privadas que en dos y tres años pueden dar algo de rentabilidad. Y desde luego, no vemos valor en renta fija corporativa Grado de Inversión y en bonos alemanes o en bonos Triple A. Lo único que se puede esperar, en todo caso, son pérdidas.

  • ¿Qué ha pasado en los mercados para que se haya producido este giro tan radical en la percepción de los activos europeos? ¿Europa y España, en particular, están cambiando el paso en los mercados?

Sí, exactamente. Yo creo que las cosas no estaban tan mal como se decía en julio y en agosto. El mercado se había puesto demasiado pesimista. Ahora es fácil decirlo, pero, está claro, que se pasaron treinta pueblos anticipando escenarios de ruptura y escenarios muy catastróficos que llevaron a niveles de estrés la renta fija y renta variable española, así como a una decisión en Comité de Inversión. Había una orden de no invertir nada en España.

  • ¿Cuál era el motivo de esta orden?

Tomaron la decisión de vender todo por temor a lo que podía pasar con España. Y se decidió no invertir. Así funcionan los mercados. Van por manadas y sobre reaccionan porque la situación no es tan mala como se decía en el mes de julio.

Con el programa OMT de compra de Bonos del Banco Central Europeo y también con la percepción de que España no es Grecia ni Portugal ni tampoco Irlanda, se decidió volver a invertir en España. También ayudaron las señales positivas que estaba dando España ajustándose macroeconómicamente y tomando medidas necesarias para resolver los problemas.

Por esa acumulación de indicadores, los inversores internacionales vuelven a mirar hacia España desde agosto. Y eso es muy importante, porque habían vendido todas sus posiciones.

Eso es un cambio claro de sensaciones, de sentimientos en los inversores internacionales. España es un mercado muy importante y a poco que quieran tener una posición en línea con lo que corresponde con el tamaño de nuestra economía va a aumentar mucho esta exposición.

  • ¿La economía española está mejorando?

Es verdad que la percepción ciudadana no lo ve así. Desde un punto de vista macroeconómico, España ha hecho el 85% del ajuste. Esto es muy importante y los inversores lo ven junto con la percepción de que ya no se puede sacar mucha rentabilidad a otros activos. Al final, el inversor se pregunta qué está haciendo invirtiendo en bonos alemanes al cero por ciento mientras se está perdiendo los Bonos españoles al 5%. Esa diferencia de rentabilidad es muy importante.

  • ¿Descarta la posibilidad de que España pida el rescate?

No. No lo descartamos. De hecho, entendemos que la petición de rescate debería ser el escenario central. Lo que sucede es que podría ser la profecía auto cumplida ahora de forma positiva.

Si los inversores vuelven a comprar, puede ser que ahora no haga falta el rescate. El rescate puede ser necesario porque tengamos turbulencias importantes externas; variables que solo te enteras cuando han sucedido. Hoy no sabemos cuáles son pero pueden condicionar y obligarnos a pedir un rescate.

Si pasa algo malo, tendremos que pedirlo. Mejor ahora, en condiciones normales que pedirlo de forma rápida, a destiempo y con unas condiciones más duras si pasa algo que nos obligue a hacerlo.

  • ¿Cuales son las perspectivas que presenta la Bolsa española de cara al próximo año?

Nos parece que es un mercado en el que estar. De cara a 2013, los bancos e Inditex son los valores que van a tirar del Ibex 35. Los bancos tienen que demostrar, ya lo han demostrado Santander, BBVA y CaixaBank, incluso Bankinter, que no eran bancos con problemas. Inditex puede seguir subiendo y luego las eléctricas que se han visto penalizadas por España.

La única duda que tenemos es Telefónica. También tendría que recuperar pero es verdad que tal vez su recuperación no parezca cercana, Tiene que reducir deuda y volver a pagar dividendo y eso no parece tan cercano. Tal vez en 2014.

  • Cuáles son los activos con más potencial en el mercado europeo?

La renta fija y la renta variable periférica. Entendemos que se tienen que ver beneficiados. En España, el Ibex, aunque ahora está subiendo respecto al DAX, ha hecho un -15% en términos comparativos.

  • ¿Cree que la deuda alemana ya no tiene recorrido?

En absoluto. Aunque haya recesión duradera con niveles a lo japonés. Para que tenga valor un bono alemán a 10 años hay que estar pensando que Alemania no va a crecer en los próximos diez años y va a permanecer la situación económica actual durante diez años. Todo puede pasar, pero lo malo ya está descontando.

Lo razonable es que haya alguna señal positiva de recuperación y el Bond alemán tendría que irse al 2,5%. Y si compras un bono al 1,5% y se va al 2,5% eso te da una pérdida del 7%. Y de eso tenemos que partir. Puede ser que ganes un 1,5%, no más. Pero como mejore, pierdes un 7%. Y ante ese binomio, el Bono español, que lo más normal es que ganes un 5%, es claramente ganador, en términos absolutos y comparativos.

  • ¿En qué otros activos podremos ver oportunidades de inversión el próximo año?

En el dólar. A pesar de que estamos diciendo de que Europa puede ser la sorpresa el próximo año, entendemos que el euro está sobrevalorado. El dólar debería cotizar a niveles de 1,25. Este debería ser su tipo de cambio de equilibrio. Por lo tanto cualquier nivel como el actual, entendemos que es interesante para comprar dólares. A niveles de 1,30- 1,32 yo creo que se ha pasado un poco.

Por países, el campanazo positivo lo puede dar Brasil, es un país que se ha frenado mucho y está llevando a cabo estímulos. El campanazo negativo, Turquía. Tiene una serie de desequilibrios que hay que vigilar con cuidado.

 

David Cano
Socio de AFI y director general de Afinet Global EAFI

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Invertia

¿En manos de quién está la deuda pública? (Artículo de AXA IM en Funds People)

AXA IM analiza cuáles son los rasgos identitarios que marcan a los tenedores de deuda pública de países ‘core’ y de la Europa periférica.

AXA-web¿Quién tiene qué en Europa? O, mejor dicho: ¿quiénes son los tenedores de los principales activos de deuda? Hasta hace poco tiempo, la disponibilidad de los datos sobre quiénes eran los titulares de la deuda pública era muy limitada, por lo que hacer una comparación entre países resultaba difícil. Según un estudio realizado por AXA Investment Managers, en la mayor parte de los países europeos los inversores residentes poseen el 50% de los bonos soberanos, de los cuáles entre el 10% y el 20% está en manos de los bancos y otro 15%-20% lo tienen otras instituciones financieras del propio país.

En un informe sobre perspectivas, la gestora indica que en los llamados ‘países refugio’ existen diferencias considerables en cuanto al perfil de los tenedores de deuda. En Reino Unido y Japón, por ejemplo, los fondos de pensiones, las compañías de seguros y los fondos de inversión tienen alrededor de un tercio de la deuda pública de sus países. “Los últimos en llegar han sido sus bancos centrales, que acumulan alrededor del 10% de la deuda nipona en el caso del Banco de Japón y más del 20% de los bonos públicos británicos en el caso del Banco de Inglaterra”. Pero no se puede homogeneizar, ya que existen situaciones tan diferenciales como llamativas.

Basta decir que la montaña de deuda de Japón está en su práctica totalidad (95%) en manos de inversores nacionales. El caso contrario es el de Alemania, donde sólo el 10% del total de su deuda la mantienen inversores residentes en el país. “Aunque la demanda extranjera a lo largo de los últimos siete años ha sido sorprendentemente estable, no existe ninguna garantía de que esta tendencia vaya a continuar en el futuro, sobre todo si las tensiones en la eurozona comienzan a remitir y los inversores empiezan a deshacerse de los activos seguros”, aseguran en AXA IM.

Una investigación realizada por el BCE muestra que, desde que se creó la Unión Económica y Monetaria (UEM), las asignaciones de cartera de los inversores institucionales se han desplazado hacia bonos de otros estados miembro. Como resultado de este cambio, el 40% de la deuda emitida por los países europeos está en poder de inversores residentes en otras naciones europeas. El FMI ha sugerido en repetidas ocasiones que una base diversificada de inversores locales y una menor dependencia del país de la financiación externa pueden proteger a los países de los shocks externos.

Algunos estudios muestran que una menor participación extranjera en el mercado de deuda pública nacional está asociado generalmente a mayores rentabilidades de los bonos. “Si esto fuera cierto, la sostenibilidad de los bajos rendimientos que ofrece actualmente el bund alemán dependerá, al menos en parte, de las decisiones de inversión que adopten las instituciones financieras de otros países de la UE”, señala AXA IM. Por este motivo, en la gestora creen que el hecho de que los inversores no residentes tengan la mayoría de la deuda pública germana hacen que el país sea vulnerable a un escenario de menor aversión al riesgo.

Situación de los mercados periféricos

Las pruebas de estrés realizadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) en 2011 pusieron de relieve un patrón interesante en lo que se refiere a la exposición de los bancos a la deuda pública de sus países. “Las entidades financieras de España, Italia, Portugal y Grecia invierten entre el 60% y el 85% de sus carteras de deuda en bonos soberanos emitidos en su país de origen. Por el contrario, los test evidenciaban que los bancos de Bélgica y Francia mantenían una menor exposición a la deuda de su país, aunque tenían un porcentaje de bonos periféricos del 27% en el caso belga y del 17% en el caso francés”.

¿Qué esperar de cara al futuro? Para AXA IM, la regulación podría alterar la demanda de deuda del Estado. “Los mayores requisitos de liquidez previstos en Basilea III favorecerán a los grandes emisores de deuda”, aseguran. En este sentido, un momento álgido fue cuando el presidente del Bundesbank sugirió que el pacto en torno a la unión bancaria no solo no debería permitir incrementar el peso en las carteras de los títulos de de deuda pública considerada de riesgo, sino limitar la exposición de las entidades financieras a cada país. “Si esta propuesta ve la luz, las rentabilidades de los países periféricos pasarían a estar bajo una fuerte presión”.

Acceda al artículo de Funds People en el siguiente enlace: En manos de quién está la deuda pública

Renta fija soberana Vs renta fija corporativa

En estos meses de incertidumbre mucha gente se pregunta donde invertir y no tener sobresaltos.

Aunque la prima de riesgo de nuestro país se ha relajado, todavía es alta para invertir nuestro dinero si somos de perfil conservador, así que todas o gran parte de las miradas se dirigen a los países más industrializados como Alemania o Estados Unidos.

Inversores de cariz conservador comentan que quieren estar o están invertidos en deuda alemana  o estadounidense ya que obtiene una baja rentabilidad pero a cambio le ofrece una seguridad que otra deuda soberana no le ofrece y en estos momentos prima en el inversor la seguridad antes que la rentabilidad.

Sin lugar a dudas después de este periodo convulso, el Bund ha sido el producto estrella donde los inversores han buscado refugio, pero sinceramente creo que ese tiempo ya pasó.

Si un inversor conservador quiere buscar un producto de renta fija que tenga una rentabilidad atractiva y con un nivel de riego bajo o asumible tiene que mirar hacia la renta fija corporativa.

Existen empresas que históricamente lo han hecho y lo siguen haciendo muy bien, que necesitan financiarse para seguir adelante con sus proyectos y con su crecimiento sostenido. Empresas que sean globales y que no tengan la gran mayoría de sus ingresos en el país de origen, sino que la vía de ingresos esté diversificada, como las españolas Telefónica, BBVA, etc.

Sinceramente pienso que existen mejores oportunidades dentro de la renta fija corporativa que dentro de la deuda soberana, simplemente es elegir bien la empresa donde queremos invertir nuestro dinero,  estemos cómodos y nuestro nivel de “insomnio” sea muy bajo.

Creo que el tiempo de invertir en deuda soberana “refugio” ha pasado, de hecho algunos gestores de renta fija global  están deshaciendo parte o la totalidad de posiciones en bonos alemanes y americanos y están rotando su cartera mirando a los bonos italianos y españoles.

Salvador Cervilla García EAFI

Carta DiverInvest octubre: Renta fija española, ¿caramelos envenenados?

España está tomando medidas dolorosas con el objetivo de encarrilar la situación económica en que se encuentra y evitar el colapso financiero español, europeo e incluso contagiar al resto del mundo.

Si, además, tenemos en cuenta que los datos macroeconómicos son cada vez más flojos, la salida masiva de capital nacional y extranjero, la posible rebaja del rating de España por debajo del nivel de grado de inversión (BBB) y la fuerte división nacionalista; hacen difícil refinanciar las necesidades actuales. Recurrir al rescate, total o parcial, propuesto por la UE parece probable.

En este contexto, es muy difícil asesorar si los fantásticos descuentos que ofrecen algunas emisiones de renta fija española son una oportunidad o un riesgo.

¿Qué te sugieren estas rentabilidades?

 

 

 

 

La UE ya ha levantado el velo, alertando que los inversores con instrumentos financieros de emisores rescatados, como preferentes, deuda subordinada o incluso bonos senior de entidades financieras, deberán incurrir en pérdidas.

Si el Estado, obligado por el futuro rescate, no puede mantener el aval de la deuda de las Comunidades Autónomas, ¿deberán también los inversores en bonos patrióticos incurrir en pérdidas?

Parece que remamos en la buena dirección, pero sigue faltando tiempo y credibilidad. Ante estas grandes “gangas”, se debe reflexionar sobre el riesgo que cada uno está dispuesto a asumir. Si crees que Catalunya o Bankinter no van a quebrar, entonces ¿a qué esperas a endulzar tu cartera de inversión?

Un fuerte abrazo,

David Levy,
DiverInvest Aseaoramiento EAFI

«La Renta Fija domina» Análisis de Juan Manuel Vicente Casadevall EAFI, en el mensual de fondos de Cinco Días

Los rembolsos que sufrió la industria de fondos de inversión doméstica en el mes de abril, tras un primer trimestre del año relativamente positivo, tuvo su continuidad en mayo al calor de unos mercados financieros donde se intensificaron los problemas y donde España en particular se situó en el ojo del huracán. Así, mientras que en abril las salidas netas de la industria de fondos fueron de unos 800 millones, la cifra (según los datos de Inverco) se elevó en mayo hasta los 1.359 millones de euros. Ello convierte al pasado mes en el peor del año en lo que concierne a ventas netas.

Los rembolsos siguen concentrándose fundamentalmente en tres categorías de fondos: los garantizados de renta variable que pierden atractivo con las caídas bursátiles europeas y nacionales, los fondos de retorno absoluto, ante las minusvalías que afectan a una buena parte de ellos, y los monetarios en euros, que a pesar del “vaciado” que han sufrido estos últimos años siguen perdiendo patrimonio por efecto de la intensificación de la crisis de la deuda española y el euro.

En lo que respecta a este pequeño ejercicio de comparación con la situación europea que realizamos casi todos los meses nos encontramos con el contraste habitual. No obstante, en este caso, según los datos de la consultora Lipper relativos al mes de abril, los inversores europeos apenas insuflaron dinero en fondos de inversión (1.600 millones de euros de entradas netas) como resultado en buena medida de los rembolsos de 8.000 millones en fondos de renta variable. Los fondos de retorno absoluto siguen siendo uno de los líderes a la hora de atraer el dinero de los inversores y en abril disfrutaron de entradas netas de 1.200 millones y acumulan ya en los cuatro primeros meses del año más de 5.000 millones de euros de suscripciones netas. El contraste con la industria doméstica es radical en este caso pero, según nuestro análisis, los resultados medios de un grupo de fondos y otro debiera explicar en buena parte las diferencias.

El repaso a las rentabilidades pone de manifiesto que los fondos de renta fija siguen reinando. Tras un 2011 donde el dominio de los fondos de deuda fue ya muy claro nosotros apostábamos que en 2012 no cambiaría la tendencia y por el momento los datos van por ese camino. No obstante, dentro de la renta fija existen todo tipo de categorías de fondos por lo que la rentabilidad media simple para todo el conjunto de fondos de deuda de casi un 2% en mayo o de casi un 5% en lo que va de año no dice mucho. Los grandes ganadores del mes y por tanto importantes contribuidores a los excelentes guarismos medios registrados fueron los fondos de renta fija internacional, en gran parte como resultado de la debilidad de la divisa única europea.

Destacan los fondos de renta fija en dólares que se apuntaron rentabilidades medias en euros entre el 5% y el 7% dependiendo de la categoría concreta (agregados, corporativos, high yield, etc.). Los otros ganadores fueron los fondos de renta fija de la zona euro o en euros de vencimientos largos, ante la fuerte caída de los rendimientos de la deuda de los países centrales, en particular Alemania. Como muestra, los fondos pertenecientes a la categoría Lipper de renta fija de la zona euro de largo plazo obtuvieron una plusvalía media del 2,55%. Por el contrario, como pudiera esperase ante el aumento de la aversión al riesgo, los grandes perdedores del pasado mes fueron los fondos de renta fija de alto rendimiento (o high yield) europea y denominados en euros. La rentabilidad media negativa para esta clase fondos fue del -1,7%.

Los fondos de renta variable tuvieron un mes terrible en general que no pudo ser compensado en las categorías de bolsa internacional siquiera por la fuerte apreciación de las principales divisas con respecto al euro. Efectivamente, la minusvalía media en euros del conjunto de todos los fondos de bolsa disponibles en el mercado español fue del -4,3%. En lo que va de año la rentabilidad media se mantiene todavía confortablemente positiva (en euros) gracias al buen comportamiento relativo de los fondos de bolsa norteamericana y emergentes asiáticos y gracias a la apreciación de las principales divisas con respecto al euro. No obstante, a un año (doce meses) los fondos de bolsa han sido una mala inversión, con una minusvalía media que se sitúa cercana al 6%.

En el ranking o clasificación de las diferentes categorías de bolsa, los fondos de renta variable española, como pudiera esperarse, vuelen a situarse entre los peores, al dejarse en mayo casi un 10,8%. Los fondos de bolsa emergente europea superan ligeramente en sus pérdidas a los de bolsa española y sufren una minusvalía media del 11,2%. En el lado positivo apenas encontramos unas pocas categorías exóticas, entre las que destaca la del sector de biotecnología. Los nueve fondos disponibles para el inversor español en esta categoría consiguieron una ganancia media del 5,34%, que se eleva nada menos que al 23% en los cinco primeros meses del año.

Máxima dispersión

No se trata más que de una anécdota en realidad pero si tomamos las categorías de fondos con mejor y peor comportamiento a doce meses nos encontramos con una dispersión superior al 72%. El peor es desgraciadamente el de nuestra bolsa española. Los fondos que invierten en ésta sufren una minusvalía media del 36%. Por el contrario, el único fondo disponible que invierte en bolsa filipina registra una plusvalía del 36%. Otro exotismo, como es el único fondo de bolsa vietnamita registrado, le sigue con una ganancia del 23%.

Juan Manuel Vicente Casadevall, EAFI
Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero