Carta DiverInvest Agosto: Bernanke se va, llega la inflación

diverinvestTodo parece indicar que Bernanke dejará su puesto a principios del 2014. Tras una larga etapa de estímulos monetarios sin precedentes, la FED pone en marcha un cambio de dirección. El objetivo es frenar la fuerte burbuja que se está produciendo en la renta fija y confirmar que la economía real se puede valer por sí misma.

Estados Unidos sigue fuerte pero el crecimiento económico de Europa todavía es muy débil y no parece muy sostenible. Principalmente ya que dicha mejoría viene dada por los fuertes estímulos de los bancos centrales. Lo cual no resuelve el verdadero problema de fondo pero al menos lo difiere en el tiempo. Aunque eso tampoco debe ser un consuelo. En Europa no hay una mejoría clara de los beneficios de las empresas y los bancos siguen inmersos en un duro proceso de desapalancamiento.

La inflación es otro factor muy importante a tener en cuenta. Hoy casi nadie habla de ella pero la inflación es la salida más probable a la crisis de deuda. La crisis no se solucionará hasta que el stock de deuda contraída durante los años del boom económico se pague. Pero lejos de reducir la deuda total de las economías desarrolladas éstas la han aumentado.

La inflación hasta la fecha ha estado muy controlada y todo hace indicar que repuntará. No podemos olvidar los efectos devastadores que esto podría tener. En primer lugar, sobre los activos de renta fija y luego sobre la economía real.

De todos modos, estoy seguro que la FED seguirá muy atenta haciendo todo lo posible por mantener el crecimiento económico. Pensamos que habrá un incremento de la volatilidad y que debemos temporalmente reducir nuestra exposición al riesgo. A medio plazo, cuando las dudas se disipen, todo parece indicar que debemos seguir invirtiendo en activos de riesgo.

David Levy
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Carta DiverInvest julio: Creo en las personas y en la economía

diverinvestHoy cuando miramos a la evolución del índice más representativo del mundo desde 1996, el S&P 500, son muchas las dudas que nos vienen a la cabeza pero una sola pregunta: ¿Bajará la bolsa?

graficolevyTras más de 5 años de estímulos monetarios muy agresivos por parte de la Reserva Federal y el resto de bancos centrales, han conseguido que las bolsas suban:

grafico2levy

 

 

 

 

 

 

 

 

En los últimos días, el mercado empieza a descontar la retirada de los estímulos ya que Bernanke acaba de anunciar el fin de estos para mediados del 2014. Las bolsas no se hacen esperar. El oro ha caído más de un 30%, Japón un 15% y las bolsas emergentes un 13% desde máximos. Además, China no acaba de dar señales de recuperación. Estados Unidos con niveles de deuda que superan todos los límites, tampoco tiene un futuro claro.

La economía real debe tomar el relevo, sino las bolsas bajarán. Son muchos los que están sembrando un exceso de pánico.

A corto plazo, en DiverInvest recomendamos dejar al margen el mercado de renta fija,
seguir de cerca la renta variable y mantener liquidez. Existe una alta correlación entre activos y esperamos un ajuste natural del mercado.

A medio plazo, siendo realista, creo en las personas y por lo tanto en la recuperación de la economía.

David Levy
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Carta DiverInvest junio: Medicina financiera: el Doping Económico

diverinvestLas políticas monetarias de Estados Unidos han conseguido relanzar la economía americana aunque sin alcanzar los objetivos de la FED de lograr una inflación del 2% y un desempleo inferior al 6,5%. Pese a ello, las medidas están funcionando, ya que han desaparecido los riesgos deflacionistas (actualmente un 1,7%) y la tasa de desempleo se está reduciendo (ver gráfico adjunto).

USUnemployment (Diverinvest Junio)

Estas políticas monetarias han tenido un impacto directo sobre la bolsa y han disparado el S&P 500 a máximos históricos. Europa está empezando ahora a implementar políticas más agresivas. Por ello, el comportamiento de las bolsas entre USA y Europa (Euro Stoxx 50) está siendo muy distinto (ver gráfico adjunto).

YTDPerformance

En Europa, siguen faltando medidas claras para impulsar el crecimiento. Aunque queda mucho camino por recorrer, somos optimistas, creemos inconcebible una «década perdida» a la Japonesa en Europa.

Lance Armstrong, Ben Bernanke (FED) y Haruhiko Kuroda (gobernador BOJ) son adictos al doping. Nos queda poco para ver si Draghi se apunta a ello. Mientras tanto, el mundo desarrollado sigue haciendo uso del doping económico para seguir rompiendo límites.

¿Hasta donde llegaremos con esta novedosa medicina financiera? Las consecuencias siguen siendo una incógnita…

David Levy
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Ilusión monetaria. Análisis mensual de Kessler & Casadevall AF

KesslerCasadevall-web2El estado de ánimo de la sociedad tiene más relación con el estado de los mercados financieros que con la evolución de la economía real. La renta variable sube en valoración y un gas inerte comienza a desprenderse entre los agentes económicos. Los niveles de oxígeno comienzan a descender y los movimientos se retardan casi sin despertar sospecha. Muchos representantes sociales sienten un efecto placebo intenso que impulsa actuaciones repetidas e inocuas para la actividad. Pero esta realidad es conocida por muchos de los directores de la economía global por lo que ajustan sus mascarillas de respiración y dotan nuevas dosis del famoso preparado. La pregunta que nos atañe es saber si estos directores tienen mascarillas de calidad que minimizan el riesgo de filtración. Si los dispositivos no se cierran a tiempo el efecto final sobre la actividad económica podrá ser incierto.

La secuencia de creación de dinero podría resumirse en los siguiente puntos:

Primero. Estados Unidos ha creado dinero nuevo durante el último año en un volumen similar a toda la deuda española. Esta actividad frenética continúa el plan iniciado hace varios años y tiene visos de continuar durante unos cuantos meses más. Así, los dólares han inundado los mercados buscando rentabilidad primero en las emisiones de deuda de las corporaciones, después en las emisiones soberanas de los estados y finalmente en los acciones cotizadas en todos los mercados internacionales.

Segundo. Contagiado por este impulso monetario, Japón, harto de mantener una activad estancada durante décadas y envidioso de los efectos placebos que los dólares están generando en la economía mundial, ha tomado la arriesgada decisión de sumarse al proyecto de inyectar cañones de yenes al sistema financiero internacional.

Tercero. El exceso de liquidez ha tenido por efecto el descenso de las primas de riesgo de los países más penalizados internacionalmente por su escasez de reformas efectivas. En esta tendencia numerosas voces europeas han solicitado al Banco Central Europeo una política de apoyo similar mediante un programa monetización directa de la deuda europea.

Sin duda esta dinámica ha conseguido frenar la sensación de quiebra del sistema financiero internacional, pero, por otra parte, ha desactivado el modo de alerta de las economías occidentales. En la vertiente macroeconómica, la puesta en marcha de reformas estructurales más efectivas se están retrasando tanto en la vertiente local como en la internacional, en Estados Unidos retrasando los ajustes fiscales y en Europa, retrasando una integración fiscal mucho más valiente. Desde la perspectiva microeconómica, las viejas formulas están encontrando de nuevo hueco. Como ejemplo tomamos el sector financiero y observamos cómo en nueve meses los tentáculos del sistema han puesto de nuevo a funcionar las viejas máquinas de creación de productos financieros con alto riesgo, alta remuneración y elevados conflictos de interés.

Las alertas anunciando un probable fallo en las «mascarillas» comienzan a escucharse de forma cada vez más significativa. En Estados Unidos las voces contra la actual política monetaria se empiezan a escuchar en la Reserva Federal y también los acuerdos entre los congresistas americanos para implementar gradualmente un ajuste fiscal centrado en aumentos de impuestos y descenso de gastos públicos. En Europa, la recesión económica, la exigua presión inflacionista, el desproporcionado nivel de desempleo y el elevado endeudamiento están trazando un camino directo hacia la integración real de la economía europea y, con ello, hacia el desarrollo de un adecuado marco europeo de entendimiento entre la aplicación de las políticas de ajuste estructural y las políticas de crecimiento.

Con ello es probable que esta ilusión por un crecimiento fácil termine por evaporarse en cuanto los datos de la economía real desvelen otra realidad. Como siempre, las políticas de demanda permiten navegar en el ciclo económico pero las políticas generadoras de crecimiento real son siempre políticas de oferta.

Por suerte para los ciudadanos, el cambio que debemos hacer es tan profundo y tan definitivo que cualquier medida generadora de ilusiones falsas terminará por diluirse y cualquier retraso en la toma de acuerdos pendientes de un calendario electoral acabarán por penalizar definitivamente a su conductor. Así, podríamos considerar que la pregunta inicial tiene dos respuestas: Las mascarillas no son de calidad y, por tanto, el gas intoxicará a los directores de la economía global, sin embargo, los vientos de cambio son tan fuertes que acabarán por limpiar suficientemente los recovecos de la actividad económica.

Javier Kessler Saiz, EAFI
Kessler & Casadevall AF

Sorpresa: ni renta fija ni renta variable (Artículo de Kessler&Casadevall AF en Cinco Días)

KesslerCasadevall-web2Nueve meses de complacencia con el entorno económico han relajado la tensión general y los inversores comienzan a demandar más rentabilidad para sus carteras. Sin embargo, no parece que ni los clientes ni los gestores muestren señales de ser conscientes de vivir en un periodo en el que los rangos de referencia ha cambiado significativamente.

La mayoría de los gestores de banca privada transmiten su sensación de estar en los inicios de un largo periodo dominado por los activos de renta variable porque se observa que el mercado de renta fija está agotado. Los precios de los activos de deuda están en niveles máximos por lo que el rendimiento que se ofrece por cada tramo de riesgo en muy bajo. Esto obliga a tirar de historia y buscar desesperadamente rendimiento en la renta variable.

Sin embargo, el objetivo de rentabilidad marcado en un mágico euribor más trescientos puntos básicos supone la asunción de un riesgo superior al riesgo que un cliente moderadamente equilibrado está típicamente dispuesto a asumir. Con tipos de referencia al 3% como en los albores de la crisis financiera, la propuesta de fijar un objetivo de rentabilidad de 6% parecía razonable, pues se podían encontrar activos no muy alejados del activo libre de riesgo que ofrecían rentabilidades alcanzables. Hoy en día vivimos en un periodo de tipos de interés tendentes a cero, con dividendos a la baja y con activos de alta rentabilidad en los niveles del 6% que muestran que la marca de trescientos puntos por encima de un euribor es una meta exigente.

Los precios en renta fija están altos y los precios en renta variable también. El motivo se encuentra en la política de monetización de deuda implantada en Estados Unidos que desde hace años está trasladando la realidad económica a un momento posterior en el tiempo, en la esperanza de que la economía retome su senda de crecimiento sólido y robusto. En el último programa monetario, la compra de deuda está alcanzando un volumen de deuda similar a toda la deuda del Estado español y, sin embargo, el PIB USA no consigue arrancar decididamente al alza. En conjunto el mercado ha reaccionado positivamente llegando a superar los máximos históricos en las cotizaciones de los índices neoyorquinos de referencia, impulsando, paralelamente, a los índices europeos, y ello, a pesar del gran problema de endeudamiento que aún sigue en manos de las autoridades políticas europeas. En esta línea Japón ha decidido desplegar una agresiva política de impresión de yenes con el objetivo de estimular una economía que languidece desde hace treinta años.

Todo este impulso monetario podría acabar por demostrar que las políticas de demanda agresivamente expansivas no tienen efecto sobre las variables reales. Simplemente trasladan en el tiempo la resolución de los problemas económicos de un país. Y, en efecto, en la última reunión de la Reserva Federal, varios miembros mostraron su preocupación por la extensión del programa monetario, comenzando a señalar su suspensión antes de que ésta política monetaria terminara por generar un problema adicional a la débil economía americana. Pocos días después, el presidente de Estados Unidos, presentó su programa de ajuste fiscal consistente en la reducción significativa del gasto público y en un aumento relevante de los impuestos aplicable a la renta de las familias medias y altas.

Con alta probabilidad la política fiscal y la política monetaria van a coincidir en la senda de acción restrictiva en el año 2013 en un entorno de crecimiento todavía débil. Con ello podría ser razonable esperar que en el momento en que los inversores en Estados Unidos detecten que el «blip» observado en el crecimiento económico de finales de 2012 no es un error estadístico sino algo más serio, entonces, los mercados de renta variable cambiarán su tendencia y trasladarán la realidad a los complacientes mercados europeos.

El fondo de inversión de renta variable en Estados Unidos que figura en el gráfico refleja la evolución positiva de los índices de bolsa desde la implementación de las políticas de demanda expansivas. Independientemente de la gestora, los rendimientos son elevados y suficientemente atractivos para atraer a cualquier inversor con confianza renovada. El estímulo a sumarse a la tendencia es alto aunque sepa que los impulsos monetarios pierdan energía en cuanto se apaga el motor.

Con todo ello podríamos observar cómo inversores moderadamente equilibrados en la asunción de riesgos recorren a la baja los carriles de una montaña rusa sin destino final y con tendencia lateral, al menos, hasta que los problemas de la economía real queden responsablemente resueltos.

Javier Kessler Saiz, EAFI
Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero

Twitter: Kessler&Casadevall

Perspectivas de Schroders sobre la renta fija para 2013: el inversor buscará rentabilidad (Artículo publicado en Funds People)

Schroders-webEn la gestora consideran que la mayor ventaja para los inversores en los mercados de bonos emergentes es el deterioro del entorno presupuestario y de los fundamentales económicos en el mundo desarrollado.

No cabe duda de que 2012 ha sido un buen año para los mercados de renta fija. Ahora, la cuestión es saber si dicha favorable evolución continuará en 2013. Para ello, tal vez lo mejor sea analizar los factores que afectarán a la evolución de los bonos durante los próximos doce meses. Según Bob Jolly, responsable global macro de Schroders, es poco probable que un enfoque pasivo en renta fija ayude a conseguir altas rentabilidades. “Lo más probable es que los mercados continúen siendo golpeados por el desencuentro entre las fuerzas políticas y las económicas”. Y, en este punto, el abismo fiscal americano será uno de los aspectos que se presume más influencia podría ejercer sobre el mercado.

En este sentido, David Harris, director multisectorial de Renta Fija estadounidense de la gestora, considera que las perspectivas de cara a 2013 dependen en gran medida del resultado de las actuales negociaciones en EE. UU. “Independientemente del resultado final, la austeridad presupuestaria limitará el crecimiento estadounidense durante el próximo año”, afirma. Harris se muestra convencido de que las continuas compras realizadas por la Fed en el mercado podrían empujar los rendimientos de la rentabilidad de los bonos del Tesoro o de títulos hipotecarios hasta nuevos mínimos. “Dado que tanto los rendimientos del efectivo y de los bonos del Tesoro estadounidense siguen bajos, la demanda de rendimiento entre los inversores seguirá siendo intensa”, indica.

Esa búsqueda de la rentabilidad también podría favorecer a los activos de renta fija emergente. Para James Barrineau, codirector de mercado de Renta Fija Emergente de Schroders, quizás la mayor ventaja para los inversores en estos mercados de deuda es el deterioro del entorno presupuestario y de los fundamentales económicos en el mundo desarrollado.
 “A medida que esta clase de activo ha ido evolucionando, el conjunto de oportunidades para los inversores ha aumentado rápidamente.
 La divisa local en mercados emergentes ha despertado un gran interés, pero consideramos que las rentabilidades se moderarán en 2013, probablemente de manera significativa”, señala el experto.

Dentro del universo de mercados de renta fija, uno en el que los expertos de la entidad creen que existen interesantes oportunidades de inversión es Asia. Según Rajeev De Mello, responsable de Renta Fija de la gestora para la región, los bonos asiáticos ofrecen actualmente rendimientos atractivos con respecto a los mercados desarrollados. “Aunque el crecimiento en la región se está ralentizando, las economías asiáticas sortearán los obstáculos que presenta la economía global”. En este sentido, De Mello entiende que
 “la baja inflación y unas divisas más estables deberían servir de apoyo para los bonos asiáticos el próximo año”.

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Funds People

Carta DiverInvest diciembre: Las recomendaciones de DiverInvest 2013

diverinvestSe acaba el 2012, un año complejo en el cual hemos trabajado mucho y ha lucido poco. Empezamos el 2012 con mucha liquidez y mucho dólar ya que nos temíamos lo peor. En julio parecía que iba a llegar el colapso financiero europeo. Entonces llegó el calor del verano para aportar reflexión y serenidad a los mercados. Nos despertamos en septiembre con más políticas monetarias expansivas de USA y Europa para frenar la quiebra de Grecia y reactivar la economía. Por el momento, han conseguido ganar tiempo.

En los últimos meses del año, hemos propuesto iniciar un cambio a nivel estratégico (Largo Plazo–2 años!). Pensamos que tener mucha liquidez se va a convertir en un coste de oportunidad muy caro. Debemos incrementar nuestro nivel de riesgo.

Adjunto el detalle de nuestras recomendaciones por clase de activos:

cartaDiverinvestDic2012

A nivel macroeconómico va a predominar: la austeridad, el desapalancamiento, poco crecimiento, baja inflación y bajos tipos de interés. Por eso todos los semáforos están en ámbar. Todo indica que solo podemos esperar moderadas rentabilidades de los mercados.

No omitamos el grave problema de deuda americana (más del 500% PIB) y deuda europea (más del 300% del PIB) que día a día sigue aumentando. Por lo tanto, hay que ser muy selectivo y tener una buena diversificación de activos. No va a ser un año para seguir a los índices, ni para estrategias de “buy and hold”. Volverá a ser, como siempre, un año lleno de cambios, fuertes emociones y sorpresas.

Ya tengo ganas de que empiece: ¡Felices Inversiones 2013!

David Levy,
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

 

Año 2013, la obstinada realidad. Análisis mensual de Kessler&Casadevall AF

Una diferencia respecto del siglo anterior es saber que la realidad se impone con absoluta crudeza sin que exista mucha capacidad para disimular o desviar la atención de los inversores. La información es libre y está aquí para quien tiene los medios para descifrarla. Por eso, los distintos eventos políticos pueden retardar la toma de decisiones y transmitir un periodo de complacencia y tranquilidad. Sin embargo, esta sensación no es más que un velo que impide ver por un momento el camino a seguir.

El año 2013 estará marcado por tres realidades: Recesión en Europa y Estados Unidos e intento fallido de los países emergentes como motor de crecimiento mundial.

Los países europeos mostrarán debilidad en su capacidad para crear riqueza y por tanto, para transmitir un crecimiento sólido creíble. Muchos de los países considerados intocables y seguros mostrarán datos propios de un escenario recesivo y verán incrementar sus costes de endeudamiento. En el caso francés, su debilidad es consistente con un Estado del bienestar insostenible en las circunstancias actuales. En el Reino Unido, veremos como finalmente su calificación crediticia queda en tela de juicio poniendo de manifiesto los sesgos y conflictos de interés existentes en las agencias de calificación y, a su vez, observaremos como la falta de transparencia del sector financiero londinense desata una cierta preocupación por su situación aislada frente a mercados de mayor liquidez en el continente. En Alemania, la realidad europea pondrá en la mesa de negociación política el principio de solidaridad entre países como factor clave de estabilidad económica y de desarrollo en Europa. Su obligado compromiso con una mayor integración fiscal elevará, aunque parezca imposible, los costes de financiación alemanes impulsando por primera vez la emisión de algún mecanismo de financiación común. España e Italia no tendrán más salida que continuar con la senda reformista, especialmente intensa, en esta ocasión, por la disciplina que exigirá acometer nuevos avances en la integración fiscal de Europa. Esta nueva ola de reformas tocará de lleno la responsabilidad y eficiencia del sector público en comparación con el ajustado sector privado. En este entorno sería razonable esperar una actitud más decidida el Banco Central Europeo poniendo en práctica su política de compra de deuda en los tramos cortos y una rebaja de los tipos de interés en 25 o 50 puntos básicos.

Estados Unidos ha resuelto su falta de capacidad para impulsar un crecimiento sólido acudiendo a programas de política económica expansiva y, en el ámbito monetario, monetizando su gran endeudamiento. Parece claro que Estados Unidos tendrá que optar por otras medidas que permitan generar un crecimiento sostenible a largo plazo, más centrada en Main Street y menos en Wall Street y más preocupada por la reducción del gasto público y por el redimensionamiento del sector público. Esto genera inicialmente menos actividad económica, arrastrando probablemente a la economía estadounidense a una nueva etapa de recesión, sobre todo si el sector privado incumple las perspectivas tan optimistas de los analistas de Wall Street. Son así de optimistas que desde marzo de 2009 la evolución del índice Dow Jones Industrial no ha parado su senda ascendente, tanto que ha llegado a doblar la valoración de inicio y ha quedado en el mes de octubre tan sólo a un 4,5% de los máximos históricos alcanzados en septiembre de 2007. Simplemente, los precios no son sostenibles en el tiempo si consideramos que todavía tienen pendiente considerar su particular reforma de estructura.

Los países emergentes considerados de forma global han fallado en su capacidad para alcanzar el estatus de motor de crecimiento mundial. Muchos de los motivos que explican esta situación podrían comprenderse si contempláramos los estados del crecimiento en una curva exponencial. Así, pasar de los puntos más iniciales a otros intermedios es fácil pues no hay casi pendiente y, en definitiva, se entiende que invertir en infraestructuras o dar acceso a la sociedad a sus ciudadanos a unos primeros niveles de bienestar es relativamente más sencillo que cuando una sociedad se encuentra en una parte de la curva con pendiente más pronunciada en el que cada unidad de crecimiento alcanzado cuesta más, pues la sociedad tiene ya mucho bienestar alcanzado y, especialmente, porque cada unidad de avance necesita un nivel de formación y especialización en cada rama de actividad muy por encima de lo exigible en estados de desarrollo más tempranos. Por ello, esperar durante principios de siglo que los países emergentes iban, sin lugar a dudas, a ser capaces de sustituir la pujanza de los países desarrollados era, y es, probablemente, una actitud simplista e inocente. Todavía queda tiempo para que puedan adquirir la cualificación de motor de crecimiento, al menos, el tiempo que requiere proceder con un cambio social y político en estas sociedades.

No obstante, la realidad no implica que el camino sea equivocado. Los pasos a seguir son necesarios para que finalmente podamos contemplar en el siguiente año luces que indiquen un salida definitiva de la crisis financiera. Todo dependerá de la capacidad de las economías occidentales para asumir con prontitud y sin dilación los cambios de estructura económica y política requeridos para crecer en un entorno global y sin restricciones.

Javier Kessler Saiz, EAFI
Kessler & Casadevall AF

Carta DiverInvest noviembre: Hemos tocado fondo

A lo largo de los años, he oído a tantos grandes profesionales proclamar a los cuatro vientos: “¡Compra, compra… hemos tocado fondo!”. Luego, al cabo de unas semanas, las cosas se vuelven a torcer y los mercados siguen cayendo durante meses. ¡Qué valientes fuimos los que invertimos!

Hoy, cuando muchos inversores están agotados y son pesimistas, puedo decir con seguridad que el mundo no se acaba mañana. Están consiguiendo estabilizar la crisis financiera. Con más endeudamiento, sí, pero al menos, han comprado tiempo para poder llevar a cabo los cambios necesarios.

Una vez aplazada la crisis financiera, debemos superar la recesión macroeconómica. Aunque la recuperación será lenta y la volatilidad continuará, parece que hemos tocado fondo.

Por eso, debemos hacer un cambio estratégico en nuestra política de inversión. Siempre hemos sido partidarios de tener mucha liquidez y mucho dólar. En estos momentos creo que ya no es necesario. Los tipos están casi a cero y la inflación va a ser galopante. Además, el actual entorno nos parece más fácil de gestionar.

Ahora que ya somos conscientes de que los “activos libres de riesgo” ya no existen, el desafío consiste en saber dónde posicionar nuestras inversiones con el objetivo de preservar nuestra riqueza y conseguir rendimientos en el largo plazo. Existen buenos activos con rentabilidades interesantes en zonas del mundo que tienen crecimiento.

Ahora es momento de empezar a invertir la liquidez. Vemos los periodos de volatilidad de los mercados y ruidos de la prensa como potenciales oportunidades.

Nunca soñé tener tantos Tours de Francia como Lance Armstrong, ni que Europa fuera a reaccionar a tiempo.

David Levy,
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Carta DiverInvest octubre: Renta fija española, ¿caramelos envenenados?

España está tomando medidas dolorosas con el objetivo de encarrilar la situación económica en que se encuentra y evitar el colapso financiero español, europeo e incluso contagiar al resto del mundo.

Si, además, tenemos en cuenta que los datos macroeconómicos son cada vez más flojos, la salida masiva de capital nacional y extranjero, la posible rebaja del rating de España por debajo del nivel de grado de inversión (BBB) y la fuerte división nacionalista; hacen difícil refinanciar las necesidades actuales. Recurrir al rescate, total o parcial, propuesto por la UE parece probable.

En este contexto, es muy difícil asesorar si los fantásticos descuentos que ofrecen algunas emisiones de renta fija española son una oportunidad o un riesgo.

¿Qué te sugieren estas rentabilidades?

 

 

 

 

La UE ya ha levantado el velo, alertando que los inversores con instrumentos financieros de emisores rescatados, como preferentes, deuda subordinada o incluso bonos senior de entidades financieras, deberán incurrir en pérdidas.

Si el Estado, obligado por el futuro rescate, no puede mantener el aval de la deuda de las Comunidades Autónomas, ¿deberán también los inversores en bonos patrióticos incurrir en pérdidas?

Parece que remamos en la buena dirección, pero sigue faltando tiempo y credibilidad. Ante estas grandes “gangas”, se debe reflexionar sobre el riesgo que cada uno está dispuesto a asumir. Si crees que Catalunya o Bankinter no van a quebrar, entonces ¿a qué esperas a endulzar tu cartera de inversión?

Un fuerte abrazo,

David Levy,
DiverInvest Aseaoramiento EAFI