Carta DiverInvest Noviembre: El dinero va a la renta variable

Me gustaría compartir contigo el análisis del flujo de dinero en fondos de inversión de los últimos ocho años:

Bonds (Carta Levy noviembre)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Del 2007 al 2008: Miedo a un crack financiero: el dinero fluye a espuertas hacia la liquidez (Money Market).

Del 2009 al 2012: Bajadas interminables de tipos: el dinero se dirige a la renta fija (Fixed Income).

A partir del 2013: Nadando en liquidez y búsqueda de rentabilidad: ¿estamos viviendo la gran rotación de renta fija hacia renta variable?

Parece evidente que la línea verde (Renta fija-Fixed Income) va a bajar. Por otro lado, si la recuperación económica se consolida, la línea naranja (Renta Variable-Equity) debería subir.

La solución a esta sencilla ecuación… la analizaremos después de la publicidad.

David Levy
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Carta DiverInvest Septiembre: USA en quiebra y España saliendo de la crisis

diverinvestHoy he aprendido que en toda su historia el Gobierno americano ha “bajado la persiana” diecisiete veces debido al llamado techo de deuda. Por ahora no es grave y parece que Wall Street no está dando importancia a la posibilidad de una suspensión de pagos del Gobierno.

La última vez que esto pasó, Mónica Lewinsky aprovechó la oportunidad para hacerse famosa. Bill Clinton con la privacidad en la Casa Blanca hizo de las suyas. Veremos qué nos deparará este shutdown…. seguramente nada tan interesante!

Por otro lado, España parece estar superando lo peor y cual ave fénix sigue recuperando posiciones. Aunque nuestro ”café con leche en la plaza mayor” no nos ha hecho olímpicos, sí que tenemos una base real de empresarios que están trabajando y luchando contra viento y marea para superar está compleja situación.

No podemos olvidar que aunque los datos macroeconómicos en España todavía no son positivos, las bolsas siempre anticipan y el Ibex está despertando. Por algo será.

Pero más importante para los mercados es adivinar cómo se va a desactivar la bomba de la exuberante liquidez. Creo que un chiste que me contaron el otro día es significativo de la situación actual: “Doctor Bernanke soy alcohólico, ¿Que me recomienda? Dos vodkas y un gin tonic”. El presidente de la reserva y su amigo Draghi siguen dispuestos a mantener la barra libre de liquidez abierta unas horas más.

David Levy
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Carta DiverInvest mayo: In GOLD we trust, in Apple too!

diverinvest¿Qué está pasando con el oro? La verdad es que nadie sabe los motivos de su gran volatilidad.

Según los analistas, los principales motivos son:

  • Posible coacción del BCE al Banco Central de Chipre para vender sus reservas de oro y puede ser referente para otros países con una situación similar.
  • Rumores de que se avecina el final del Quantitative Easing en USA.
  • Que la reserva federal (FED) haya vendido parte de sus reservas.
  • Posiciones cortas de Hedge Funds y ejecución de stop loss de inversores institucionales.

En DiverInvest seguimos preocupados por:

  • Los elevados niveles de endeudamiento de la economía global. Y en especial de Estados Unidos con más de un 800% deuda sobre PIB.
  • La lenta recuperación económica sustentada en políticas monetarias agresivas.
  • Las infravaloradas expectativas de inflación.

El patrón oro es un sistema monetario que empezó su fin en el año 1944 en los acuerdos de Bretton Woods. Hoy, sin una solución a los graves problemas de sobreendeudamiento, consideramos el oro como un activo de cobertura ante futuros riesgos sistémicos. Podría volver a tener un papel determinante en el sistema monetario.

El oro es un activo que no se sustenta bajo un criterio de economía real como nos gustaría, aunque pensamos que es apropiado tener una posición dentro de una cartera diversificada. Hay que utilizar el Stop Loss por la alta volatilidad del activo.

Por otro lado, otra gran compañía que está sufriendo es Apple. La verdad es que pensamos que sigue siendo una gran empresa y con mucho futuro. Después de una bajada del 50% desde máximos pensamos que está llegando a su precio justo. Con un PER de 9, un dividendo del 3% y con una política de recompra de acciones por valor de Usd 50.000 millones, tiene dos opciones convertirse en una «utility» o volver a ser la acción más deseada de Wall Street.

Como ves la fe sigue muy presente y no podemos perder los pasos del señor. Aprovecho para mandar un recuerdo a Margaret, una dama hecha de hierro por fuera, de oro por dentro y que seguro llevaba un Ipad en su bolso.

David Levy
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Twitter: DiverInvest

Perfil de riesgo (Artículo de Juan Manuel Vicente Casadevall EAFI)

KesslerCasadevall-web2La identificación del perfil de riesgo de un inversor/ahorrador y la adecuación de los productos financieros y de una cartera de inversión a este es sin duda el elemento más importante en el asesoramiento financiero profesional. Asimismo ha sido y está siendo una de las principales áreas de actuación por parte de las autoridades económicas y financieras a nivel mundial, especialmente tras la identificación de estructuras defectuosas a la hora de proporcionar la suficiente protección al inversor minorista. A nivel europeo y en lo que respecta a los fondos de inversión la directiva UCITs IV busca profundizar en dicha protección.

Uno de los resultados más visibles para el inversor es el KIID (Key Investor Information Document) o como se ha denominado en España, DFI (Datos Fundamentales para el Inversor). Este es un documento que quizás no es suficientemente conocido por los ahorradores españoles pero de vital importancia ya que viene a sustituir a un documento prolijo y poco claro como era el prospecto simplificado. El DFI por el contrario es conciso y busca en dos hojas describir con un lenguaje sencillo las principales características del fondo, de forma que el inversor pueda formarse una idea aproximada (y las implicaciones) sobre el fondo en el que está a punto de invertir.

Se trata además de un documento legal, es decir, es obligatorio que el asesor o distribuidor le proporcione el mismo antes de invertir. El DFI debe hacer referencia a la clase concreta del fondo que usted esté adquiriendo (por lo que tiene en cuenta elementos clave como las comisiones que lleva asociadas dicha clase) y debe estar actualizado ya que no se trata de un documento estático que se produce una vez o que se actualice de muy cuando en cuando. Precisamente uno de los elementos más destacados del DFI es la sección específica que muestra el perfil de riesgo del fondo con una escala del 1 al 7, siendo 1 el menor riesgo y 7 el mayor… pero es que resulta que el nivel de riesgo de un producto no es estático. Es decir, puede variar en el tiempo por lo que esta métrica, siendo muy útil, no es necesariamente totalmente fiable.

Adicionalmente, la asignación del nivel de riesgo dentro de esta escala del 1 al 7 está basada en un cálculo de la volatilidad histórica del precio del fondo, que no es otra cosa que la variabilidad de sus precios alrededor de la media histórica. La volatilidad es desde luego una de las métricas más usadas para medir el riesgo de un fondo o de cualquier otro producto financiero, incluso dentro del ámbito del análisis profesional, pero no cubre en absoluto todos los riesgos que lleva aparejadas una inversión. Existen riesgos de crédito, de liquidez o de contraparte por ejemplo que son de hecho revisados brevemente en el propio DFI pero que no son recogidos necesariamente en la volatilidad. Por ello, un buen asesor profesional debe tener los recursos y los conocimientos adecuados para realizar una valoración adicional y propia del nivel de riesgo que implica invertir en cada fondo o producto financiero que propone a su cliente.

Por otro lado, debe considerarse que el trabajo no se detiene ahí sino que queda la parte más importante y compleja, que es la construcción de la cartera de inversión. Un fondo puede ser bueno en sí solo si se valora dentro de su clase de activo pero en la dosis equivocada puede resultar muy dañino para la salud financiera de un ahorrador. La combinación y las asignaciones concretas a cada fondo dentro de una cartera y su modulación en el tiempo son las claves que permiten conseguir el objetivo de ajustar el riesgo al perfil del inversor.

En este punto nos llama poderosamente la atención las rentabilidades publicadas para 2012 por un buen número de bancos y otras entidades financieras para sus perfiles de riesgo conservador y moderado. Resulta bastante frecuente encontrar rentabilidades cercanas al 10% cuando no directamente bien dentro del territorio del doble dígito. En un entorno de tipos de interés a corto plazo en el mundo desarrollado y en Europa inferior al 1% y donde la deuda pública de mayor calidad apenas renta algo más que eso, significa la obtención de excesos de rentabilidad muy por encima de dichas tasas “libre de riesgo”.

Difícilmente nos cuadran desde un punto de vista teórico ese tipo de comportamientos en carteras supuestamente moderadas o conservadoras pero menos aun cuando se analiza la composición de las mismas. Efectivamente, se observa en nuestra opinión un elevado peso en los activos de riesgo clásicos direccionales como deuda corporativa y renta variable e insuficientes contrapesos a la hora de contrarrestar o atenuar potenciales correcciones o caídas de aquellos. Siendo la preservación de capital y la obtención de retornos estables en el tiempo el objetivo de la mayor parte de las personas con un patrimonio financiero que normalmente tanto les han costado acumular, nos parecen carteras poco adecuadas.

Asesoramiento versus gestión

  • La publicación de relativamente abultadas rentabilidades en 2012 para perfiles de riesgo moderado o conservador pone de relieve en nuestra opinión cierta confusión entre los conceptos de asesoramiento y gestión.
  • Asesoramiento de inversiones no busca ser el primero del ranking sino adecuar la cartera al perfil de riesgo y proteger el capital del inversor obteniendo rentabilidades estables y razonables en el tiempo.
  • El gestor activo busca mayoritariamente batir a sus competidores y obtener rentabilidades relativas y/o absolutas elevadas tomando para ello un mayor riesgo.

Juan Manuel Vicente Casadevall, EAFI
Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Perfil de riesgo

Carta DiverInvest noviembre: Hemos tocado fondo

A lo largo de los años, he oído a tantos grandes profesionales proclamar a los cuatro vientos: “¡Compra, compra… hemos tocado fondo!”. Luego, al cabo de unas semanas, las cosas se vuelven a torcer y los mercados siguen cayendo durante meses. ¡Qué valientes fuimos los que invertimos!

Hoy, cuando muchos inversores están agotados y son pesimistas, puedo decir con seguridad que el mundo no se acaba mañana. Están consiguiendo estabilizar la crisis financiera. Con más endeudamiento, sí, pero al menos, han comprado tiempo para poder llevar a cabo los cambios necesarios.

Una vez aplazada la crisis financiera, debemos superar la recesión macroeconómica. Aunque la recuperación será lenta y la volatilidad continuará, parece que hemos tocado fondo.

Por eso, debemos hacer un cambio estratégico en nuestra política de inversión. Siempre hemos sido partidarios de tener mucha liquidez y mucho dólar. En estos momentos creo que ya no es necesario. Los tipos están casi a cero y la inflación va a ser galopante. Además, el actual entorno nos parece más fácil de gestionar.

Ahora que ya somos conscientes de que los “activos libres de riesgo” ya no existen, el desafío consiste en saber dónde posicionar nuestras inversiones con el objetivo de preservar nuestra riqueza y conseguir rendimientos en el largo plazo. Existen buenos activos con rentabilidades interesantes en zonas del mundo que tienen crecimiento.

Ahora es momento de empezar a invertir la liquidez. Vemos los periodos de volatilidad de los mercados y ruidos de la prensa como potenciales oportunidades.

Nunca soñé tener tantos Tours de Francia como Lance Armstrong, ni que Europa fuera a reaccionar a tiempo.

David Levy,
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

Renta fija soberana Vs renta fija corporativa

En estos meses de incertidumbre mucha gente se pregunta donde invertir y no tener sobresaltos.

Aunque la prima de riesgo de nuestro país se ha relajado, todavía es alta para invertir nuestro dinero si somos de perfil conservador, así que todas o gran parte de las miradas se dirigen a los países más industrializados como Alemania o Estados Unidos.

Inversores de cariz conservador comentan que quieren estar o están invertidos en deuda alemana  o estadounidense ya que obtiene una baja rentabilidad pero a cambio le ofrece una seguridad que otra deuda soberana no le ofrece y en estos momentos prima en el inversor la seguridad antes que la rentabilidad.

Sin lugar a dudas después de este periodo convulso, el Bund ha sido el producto estrella donde los inversores han buscado refugio, pero sinceramente creo que ese tiempo ya pasó.

Si un inversor conservador quiere buscar un producto de renta fija que tenga una rentabilidad atractiva y con un nivel de riego bajo o asumible tiene que mirar hacia la renta fija corporativa.

Existen empresas que históricamente lo han hecho y lo siguen haciendo muy bien, que necesitan financiarse para seguir adelante con sus proyectos y con su crecimiento sostenido. Empresas que sean globales y que no tengan la gran mayoría de sus ingresos en el país de origen, sino que la vía de ingresos esté diversificada, como las españolas Telefónica, BBVA, etc.

Sinceramente pienso que existen mejores oportunidades dentro de la renta fija corporativa que dentro de la deuda soberana, simplemente es elegir bien la empresa donde queremos invertir nuestro dinero,  estemos cómodos y nuestro nivel de “insomnio” sea muy bajo.

Creo que el tiempo de invertir en deuda soberana “refugio” ha pasado, de hecho algunos gestores de renta fija global  están deshaciendo parte o la totalidad de posiciones en bonos alemanes y americanos y están rotando su cartera mirando a los bonos italianos y españoles.

Salvador Cervilla García EAFI