En España no existe la costumbre de asesorarse por profesionales independientes. Entrevista a Iñigo Susaeta (Arcano Wealth Advisors) en La Razón

El socio director general de Arcano Wealth Advisors asegura que el dinero español «está hoy retenido porque hay miedo a determinados productos y porque se está esperando a que se desplomen más determinados activos». Se queja de la tendencia generalizada de dejar en manos de proveedores «los frutos de un esfuerzo de tanto tiempo».

Iñigo Susaeta recurre continuamente al mundo de la medicina –hay que acudir primero al médico antes de ir a la farmacia– para reclamar un mayor protagonismo de los profesionales en finanzas en las inversiones. Considera que el actual es un buen momento para invertir en España  pero las heridas que ha ocasionado la crisis está impidiendo un mayor movimiento. Susaeta es uno de los cabezas visibles de Arcano Wealth Advisors, un grupo financiero independiente fundado en 2003.

– ¿Cuáles son los rasgos distintivos de Arcano?

– Yo los resumo en lo que llamo «las tres íes: innovación, independencia e internacionalización». Queremos una compañía que, de verdad, aporte valor a nuestros clientes haciendo cosas distintas o que, siendo muy parecidas, las hagamos de modo diferente. Cien por cien propiedad de sus socios, 10 personas que tenemos nuestro patrimonio invertido en ella, que somos además los que estamos al frente del negocio. Asimismo, Arcano es un grupo que nace en España y que está llamado a desarrollarse y a tener inversores e inversiones en todo el mundo. Hoy en día, está integrado por 75 empleados presentes en Europa (Madrid y Barcelona) y Estados Unidos (Miami y Nueva York) y cuenta con tres divisiones: Banca de Inversión,  Gestión de Activos y Family Office, que es la que lidero yo.

– ¿Cuál es exactamente el trabajo que desarrollan en su línea de negocio?

– Ofrecer asesoramiento integral e independiente a grandes patrimonios españoles. Y lo hacemos de una forma rompedora porque nuestro grupo está animado por un espíritu renovador que se manifiesta en todas nuestras actuaciones. Las 14 personas que trabajan en esta área se convierten en los empleados de una serie de familias, normalmente familias empresarias, que son las que les pagan su sueldo y a las que dedican muchísimo tiempo para diseñarle y desarrollarles un buen plan. Éste ha de tener un triple objetivo: la sostenibilidad del patrimonio a largo plazo, la alineación de los intereses de los miembros de la familia y la continuidad de la compañía.

– ¿Falta cultura inversora en nuestro país?

– Falta la profesionalización de la inversión. Existe una tendencia a dejar en manos de proveedores los frutos de un esfuerzo de tanto tiempo. Tiene que haber dos figuras, el médico y el farmacéutico. El médico es el asesor y el farmacéutico es la banca comercial o los gestores de fondos, etc. En España somos poco aficionados a acudir al médico. A la postre, resulta muy beneficioso pagar por tener un buen asesoramiento. El especialista tiene que decir la verdad y el inversor permitir que le ayuden a formarte.

– ¿Sigue habiendo una tendencia exagerada a colocar el dinero en inmuebles?

– Sí. España es un país al que le gustan los bienes raíces porque le dan confianza, confortabilidad, seguridad… Esa tendencia está en la naturaleza del español y es muy difícil cambiar. No necesariamente pasa nada si se hace por diversificación de tipología de activos y de situación geográfica y, siempre y cuando, sea equilibrada.

– ¿Cómo y en qué invierten los poseedores de grandes fortunas?

– No se está invirtiendo mucho porque venimos de un proceso que ha causado enormes y profundas heridas en nuestras propias carnes como consecuencia de haberlo hecho sin ningún criterio durante muchos años. Cuesta mucho que la gente invierta en un momento bueno como el actual porque aún no han cicatrizado las heridas. El dinero está hoy retenido pues hay miedo a determinados productos y porque se está esperando a que se desplomen más determinados activos.

– ¿Se están produciendo fugas de capitales en nuestro país por la crisis?

– Ha habido, desafortunadamente, un proceso irracional de salida de dinero. Nunca hemos recomendado hacer esos movimientos porque es hacerle el agosto a determinadas entidades internacionales.

– ¿Se dispararía si aumentasen las cargas fiscales sobre los grandes capitales?

– El dinero es cobarde. Ante un aumento de un punto de presión se cae la recaudación. Ante una tributación excesivamente elevada, el contribuyente trata de buscar mecanismos para aliviarla.

– ¿Qué consejos le daría a los pequeños y medianos ahorradores?

– Prudencia. Antes de invertir, dejarse asesorar por grandes profesionales para no «automedicarse». Plan, proceso y decisiones adecuadas para cada una de las familias. No podemos olvidar que el señor que le atiende en el banco es un gran profesional, pero no tiene tiempo para dedicárselo a cada cliente, y además está obligado a vender sus productos.

– ¿Hasta qué punto nos podemos fiar de las economías emergentes? ¿Cuáles ofrecen más garantías?

– Se está produciendo un cambio tan importante en el panorama internacional que es clave hacer un nuevo mapa para saber en qué lugar está cada uno de los países. Corea, por ejemplo, ya no es un país emergente. Se está produciendo un cambio brutal del «status quo» mundial. Tampoco hay que caer en la adoración de todo lo que brilla. Gracias a esa buenas estructuración de las economías, se puede diseñar una estupenda diversificación de inversiones.

 

EL PERFIL:

Íñigo Susaeta ha sido reconocido recientemente en Bruselas con el certificado FFI GEN otorgado anualmente a los mejores profesionales del sector del asesoramiento patrimonial por el Family Firm Institute. El socio director general de Arcano es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la CUNEF. Ha sido director general de N+1 Patrimonios, de Fortis Banca Privada y del área de Banca Privada de Banco Urquijo, así como subdirector de Banca Privada en CaixaBank.

 

Acceda a la entrevista de La Razón en el siguiente enlace: Entrevista Iñigo Susaeta

“Aconsejo mantener el dinero en España” Entrevista a Iñigo Susaeta (Arcano Wealth Advisors EAFI) en Expansión

Al contrario que otros asesores que han alentado a las grandes fortunas a que lleven su patrimonio fuera, este experto se muestra confiado y aconseja a sus clientes mantener la mayor parte del capital en España.

“Las familias empresarias tienen la moral muy baja, están de brazos caídos, pero no tengo ningún tipo de estrés por mover el patrimonio de los clientes a los que asesoro. Si hubiera riesgo sistémico en España, ya hubiera aconsejado a las familias llevar en torno al 80% de sucapital fuera”. Tal y como reflejan estas declaraciones, Íñigo Susaeta (Bilbao, 1964), socio director general del área de family office de Arcano, es optimista sobre el futuro de España.

Susaeta asesora a más de veinte grandes patrimonios españoles, con un capital mínimo de 25 millones y que en conjunto atesoran 1.600 millones de euros, por lo que su opinión es reflejo fiel de lo que ocurre en las altas esferas.

Al contrario que el socio director general de Arcano, otros competidores han alentado en los últimos meses el traslado de capital a países como Suiza, Luxemburgo o Alemania, para proteger el patrimonio de cara a un eventual colapso en la crisis del euro.

Diversificación

Frente a esta estrategia, Susaeta es partidario “de una diversificación por tipos de activos y divisas”, para proteger la cartera de inversión de sus clientes, pero sin trasladar el capital más allá de nuestras fronteras ni estrategias opacas para esconder el dinero. “No hay que tomar medidas irracionales en momentos tensos. Parte de mi trabajo es ayudar a los clientes a protegerse de sí mismos”, explica.

De esta manera, parte de las estrategias diseñadas por el equipo de inversiones de Arcano han ido dirigidas a elevar la exposición de sus clientes a otras divisas, como el dólar canadiense, el australiano, el norteamericano o algunas monedas de países emergentes, siempre a través de inversiones a muy corto plazo para limitar los riesgos.

Junto a esta estrategia, la división de family office de Arcano trabaja con 15 entidades financieras, para diversificar el riesgo de crédito. Estas firmas son de origen español (las tres grandes: Santander, BBVA y CaixaBank), norteamericano, y suizo, principalmente. “El
80% del dinero de nuestros clientes está depositado en España”, aclara el socio director general de Arcano.

A pesar de esta visión positiva hacia España, Susaeta no es tan optimista hacia la evolución del Ibex 35 a corto plazo. “La mejor estrategia es buscar valores anticíclicos que hayan realizado grandes esfuerzos internacionales en los últimos años”, asegura el directivo de Arcano. Susaeta añade que le gustan “Santander y Red Eléctrica, pero no entraría todavía”.

Este directivo, que antes de Arcano dirigióla banca privada de N+1, Fortis, Beta Capital y Urquijo, considera que “los bonos a dos y tres años españoles son una buena oportunidad táctica”, por lo que aconseja “aprovechar nuevos repuntes en el interés de la deuda para adquirirlos”.

Para compensar la volatilidad que puede atravesar en un momento determinado la deuda española, este experto recomienda completar la cartera de renta fija con fondos que invierten en bonos con ráting triple A, la máxima nota que conceden las agencias de calificación crediticia, como los alemanes. Algunos de estos productos de inversión han limitado las suscripciones ante el aluvión de entradas de capital que habían registrado.

Junto a bonos de máxima calidad (como los de Alemania, Finlandia y EEUU, entre otros) y los españoles, Susaeta considera que “es una buena oportunidad” invertir en depósitos bancarios de las grandes entidades a rentabilidades de entre el 2,5% y el 3%. Otras apuestas conservadoras que señala son los bonos corporativos europeos, los high yield (bonos de alto rendimiento) norteamericanos y la renta fija emergente.

Controlde riesgos

Arcano ha diseñado en los últimos años su propio modelo de control de riesgos, basado en técnicas aprendidas de grandes inversores, como Pimco, la mayor gestora del mundo de renta fija; el hedge fund Bridgewater, el que más volumen mueve a nivel internacional; y el fondo soberano de Noruega.

Según explica Susaeta, esta estrategia les ha permitido que todas sus carteras estén en positivo en los últimos tres años. “La preservación de capital es nuestro gran objetivo”, asegura. Así, Arcano Wealth Advisors marca un objetivo para el capital de sus clientes de batir la inflación entre 150 y 300 puntos básicos anuales.

El socio dela firma española no pierde de vista el sector inmobiliario, que “en España va a registrar un inundamiento de activos en el mercado, con la consecuente deflación de precios”, ante la obligación de desprenderse de ellos de las entidades.

Asesoramiento a 21 grupos

Arcano Wealth Advisors es la división de asesoramiento patrimonial del grupo financiero español. Presta servicios de planificación de las inversiones a 21 grupos familiares, con un patrimonio de 1.600 millones de euros, de ellos entre 600 millones y 700 millones en
productos financieros.“El sector del asesoramiento está creciendo. Ser independiente se está valorando”, explica Susaeta. Este experto defiende un modelo de asesoramiento de “360 grados”, incluyendo todos los activos reales del cliente, como los inmuebles de la familia, el negocio de la empresa y las participadas de capital riesgo, entre otros. Además, los asesores de Arcano tienen en cuenta los impuestos, los gastos fijos y los costes estructurales de los grupos familiares.

Acceda a la entrevista de Expansión en el siguiente enlace: Aconsejo mantener el dinero en España