Un año más de EAFI (Artículo de Ramón Díaz Zárate EAFI publicado en Funds People)

zarate

Echando la vista atrás, se nos antoja heroico haber sobrevivido profesionalmente, con mutación incluida, al finalizado año. Si ha habido algún sector dentro de la marca España en el entorno global actual que ha sacudido los principios que lo sustentaban ha sido el financiero. Las razones, entre otras, males muy arraigados entre los usuarios de ambos lados, incluidos ofertantes y consumidores, que han llevado a la perplejidad de nuestros socios europeos y nos ha catapultado a ser trending topic en varias ocasiones, como país.

Puestos a analizar lo acaecido hasta la fecha, preferimos pecar de positivismo antropológico que de negativismo consecuencia de los errores ajenos, justificación esta última, muy en línea con la incapacidad intelectual de plantear soluciones “innovadoras” a los fallos del sistema.

En esta línea de opinión, ahí va toda la retahíla de puntos positivos del año que finalizamos,
desde las diferentes ópticas, objeto de discusiones acaloradas:

Los productores/ofertantes de instrumentos financieros. Se han reducido los intervinientes con la promesa futura del «lo siento, no volverá a ocurrir». Lo damos por bueno, pero como se desconfía de su buenas intenciones, para el año venidero se le impone a los supervivientes mayores deberes de transparencia. Ya no vale que los clientes firmen los test sin entenderlos, que el objetivo primordial sea la venta o que las sucursales bancarias sean el mercado primario de financiación. En adelante hay que justificar el servicio ofrecido y si éste no es el adecuado por la terquedad del usuario, dejar clara esta circunstancia.

Los usuarios de instrumentos financieros. Siempre sospechamos que eran simples en sus aspiraciones financieras, en su gran mayoría, por lo que el acicate fundamental a sus inquietudes eran la rentabilidad ofrecida y la naturaleza de quien lo hacía. Desmontadas estas creencias, fácil de acreditar por los titulares que han generado, ya empiezan a ser conscientes de que no hay euros a céntimos y que business es business. Ya saben el coste económico que tiene la confianza en las instituciones financieras y la fe en sus conocimientos sobre la materia. Somos positivos porque esperamos que la parte más relevante del proceso, los usuarios, serán más partidarios, a la vista de los hechos, de solicitar opiniones de terceros que hasta la fecha no entraban en sus disquisiciones.

Los asesores de instrumentos financieros. La cifra se ha incrementado y esperamos que siga siendo así. Hay muchos y muy buenos asesores en este país llamado España a los que todavía les falta algo de emprendedores. No se lo ponen fácil cambiar hacia esta actitud, porque lo errores ajenos los paga la parte más débil del sistema, los asesores de inversión, vía un incremento de la regulación normativa, hasta el punto que de cara al futuro puede resultar extenuante. Las estructuras existentes en la actualidad que aglutinan a gran parte de este colectivo deberían trabajar en estas líneas de actuación, simplicidad de cumplimiento normativo a través de una voz única e inequívoca.

Los que controlan a los que intervienen en el proceso. Pasamos de los contratos tipo y las comunicaciones estandarizadas a las especificaciones, una mayor claridad en las documentaciones con contenido financiero y un control periódico más exhaustivo de las empresas que prestan servicios de inversión. Si las reformas planteadas valen para que responda quien oferta productos sin estar autorizado, con rentabilidad irreal, con riesgos ocultados, con la promesa de cuantiosos beneficios o de cualquier forma obtenga beneficios ilícitos en la prestación del servicio en inversiones, bienvenidas sean.

Como preferimos ver el vaso medio lleno más que medio vacío, ya avisamos de nuestros
dejes, lo acaecido en el sector, con mucha sangre sudor y lágrimas por medio, ha permitido
que se sienten las bases para seguir avanzando en el futuro, sin que esto signifique que no
haya que seguir trabajando en mejorarlo, mediante la colaboración de todas las partes que
intervienen en el proceso de distribución de instrumentos financieros.

Ramón Díaz Zárate EAFI

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Funds People

Carta DiverInvest octubre: Renta fija española, ¿caramelos envenenados?

España está tomando medidas dolorosas con el objetivo de encarrilar la situación económica en que se encuentra y evitar el colapso financiero español, europeo e incluso contagiar al resto del mundo.

Si, además, tenemos en cuenta que los datos macroeconómicos son cada vez más flojos, la salida masiva de capital nacional y extranjero, la posible rebaja del rating de España por debajo del nivel de grado de inversión (BBB) y la fuerte división nacionalista; hacen difícil refinanciar las necesidades actuales. Recurrir al rescate, total o parcial, propuesto por la UE parece probable.

En este contexto, es muy difícil asesorar si los fantásticos descuentos que ofrecen algunas emisiones de renta fija española son una oportunidad o un riesgo.

¿Qué te sugieren estas rentabilidades?

 

 

 

 

La UE ya ha levantado el velo, alertando que los inversores con instrumentos financieros de emisores rescatados, como preferentes, deuda subordinada o incluso bonos senior de entidades financieras, deberán incurrir en pérdidas.

Si el Estado, obligado por el futuro rescate, no puede mantener el aval de la deuda de las Comunidades Autónomas, ¿deberán también los inversores en bonos patrióticos incurrir en pérdidas?

Parece que remamos en la buena dirección, pero sigue faltando tiempo y credibilidad. Ante estas grandes “gangas”, se debe reflexionar sobre el riesgo que cada uno está dispuesto a asumir. Si crees que Catalunya o Bankinter no van a quebrar, entonces ¿a qué esperas a endulzar tu cartera de inversión?

Un fuerte abrazo,

David Levy,
DiverInvest Aseaoramiento EAFI

Paso a paso. Tribuna de David Cano (Afinet Global Eafi) en Cinco Días

Afinet Global EAFIAunque a un ritmo más lento del deseable (sin que ello oculte la otra crítica: ¡qué tarde se inició el proceso!), avanza la transformación del sistema financiero español. La pasada semana se dio un nuevo paso. Lo primero que se debe reconocer es que el Real Decreto-Ley 24/2012 sobre reestructuración y resolución del sector bancario recoge las exigencias establecidas en el MOU sobre condiciones de política sectorial financiera del 20 de julio de 2012. Uno de los aspectos más relevantes es que establece el régimen jurídico del FROB, que se confirma y refuerza como la autoridad de resolución de crisis bancarias en España. Para ello dispondrá de elevados márgenes de flexibilidad y se le permite endeudarse hasta 120.000 millones de euros (una cifra lo suficientemente holgada para las potenciales necesidades de capital). Las implicaciones, especialmente presupuestarias para el Estado, aconsejan una mayor participación de la Administración del Estado, tanto en su accionariado (desaparece el FGD del mismo) como en su administración (mayoría de consejeros). Igualmente, se establece un control parlamentario y del Poder Ejecutivo. Decisiones acertadas, por lo tanto, que deben valorarse de forma positiva.

Otro aspecto relevante es la creación del marco legislativo relativo a los procesos de burden sharing (distribución de pérdidas). Como tales, se consideran un ejercicio de canje por instrumentos de capital (recompra mediante abono directo en efectivo o condicionado a la suscripción de instrumentos de capital), la reducción del valor nominal de la deuda y la amortización anticipada a valor distinto al nominal. Todas las acciones deberán tener en cuenta el valor de mercado aplicando un descuento sobre el nominal acorde con la normativa europea. En este sentido, muy importante para los inversores en cierta tipología de bonos, se excluye la participación de acreedores sénior, así como la de los depositantes, en los procesos de absorción de pérdidas, siempre y cuando no exista un concurso de acreedores, en cuyo caso se aplicarían las reglas concursales. En esta línea, también es positivo que se incrementen las obligaciones formales y de información en la venta de productos complejos (preferentes y subordinadas) y se modifiquen los procedimientos de asesoramiento y servicios de inversión para proteger al inversor minorista. Para ello se demandará: (1) un tramo institucional del 50% del total de la emisión, que además deberá contar con una base inversora suficientemente diversificada; (2) en el caso de emisiones de entidades no cotizadas se exigirá a los inversores una posición mínima de 100.000 euros y de 25.000 euros si fuera en entidades cotizadas; (3) el registro de productos complejos, y (4) la autorización de puño y letra de los clientes minoristas en los casos en los que la recomendación no se ajuste al perfil del inversor. En definitiva, protección al inversor. Como también lo es que se asigne al FGD, en exclusiva, la función de garante de los depósitos bancarios. Para cumplir con dicho objetivo, y en el marco de una resolución ordenada, el FGD podrá ejecutar también cualquier medida de apoyo financiero, para lo que podría contar con la financiación del FROB. Desaparecen las aportaciones adicionales al FGD por los depósitos «expatriados», lo que podría abrir la puerta a una nueva guerra de depósitos reduciendo el protagonismo de las emisiones de pagarés en la captación de ahorro minorista (estrategia no siempre bien entendida por los observadores internacionales, y nacionales, sobre todo a la hora de interpretar datos de financiación de las entidades y de fuga de capitales).

Por último, en relación a las entidades de crédito en situaciones de debilidad, se establecen diferentes procedimientos de actuación en función de la capacidad de retornar al cumplimiento de los requerimientos de solvencia. Intervención temprana, para las entidades que puedan ser viables por sus propios medios, pero que puedan requerir una ayuda transitoria a través de CoCo a devolver en dos años. Se requeriría la elaboración de un plan de actuación. Reestructuración, para las entidades viables pero que presenten debilidades transitorias y que, para retornar al cumplimiento de los objetivos, sea necesario fondos públicos. En este caso se realizará un plan de reestructuración que incluya la capacidad de la entidad de devolver el apoyo financiero público en cinco años y podrá obtener garantías, préstamos o recapitalización mediante CoCo. Resolución ordenada, se reserva para los casos en los que la entidad se considere «inviable». El FROB deberá proceder a la enajenación de las acciones ordinarias o participaciones en el capital social en el plazo máximo de cinco años y podrá solicitar la conversión de los instrumentos convertibles en el plazo de seis meses contados a partir del quinto año desde su suscripción.

David Cano

Socio de AFI y director general de Afinet Global EAFI

Acceda al artículo de Cinco Días en el siguiente enlace: Paso a paso

Carta DiverInvest septiembre: Ni tan ricos ni tan pobres

Parece que por fin estamos viendo como los políticos están trabajando y tomando decisiones de forma coordinada para abordar con más éxito los problemas de fondo. A pesar de todo van con pies de plomo y ninguno quiere renunciar a nada.

Por otro lado la situación macroeconómica mundial no acompaña y sigue empeorando, incluso ahora vemos flaquear al gigante chino. Lamentablemente la recuperación económica hoy depende más que nunca de las decisiones políticas que se adopten. Las alternativas son complejas y llegan lentamente pero al menos parece que hay buenas intenciones y una decisión global de seguir adelante.

Cada cumbre, cada decisión, cada declaración, cada resolución parece la última. Quizás lo sea ya que es muy difícil saber que pasará y como se van a resolver tantos y tan complejos problemas. Da la sensación que estamos ante un momento histórico donde salvamos a Europa o todo se puede desintegrar.

Recuerdo como hace tan sólo cinco años la economía mundial era robusta y todos vivíamos bajo una burbuja de exuberancia irracional donde todo valía. Hoy, parece que nada vale y debemos destruir todo para seguir adelante.

Estoy convencido que a pesar de que vamos a seguir sufriendo para superar este largo y complejo camino, antes de que nos demos cuenta, las cosas volverán a la normalidad.

No éramos tan ricos, ni ahora somos tan pobres. No me refiero solo en el plano económico, sino también a nivel humano, ideológico, religioso, solidario…un buen momento para la autorreflexión.

Un fuerte abrazo,

David Levy,
DiverInvest Aseaoramiento EAFI

“Aconsejo mantener el dinero en España” Entrevista a Iñigo Susaeta (Arcano Wealth Advisors EAFI) en Expansión

Al contrario que otros asesores que han alentado a las grandes fortunas a que lleven su patrimonio fuera, este experto se muestra confiado y aconseja a sus clientes mantener la mayor parte del capital en España.

“Las familias empresarias tienen la moral muy baja, están de brazos caídos, pero no tengo ningún tipo de estrés por mover el patrimonio de los clientes a los que asesoro. Si hubiera riesgo sistémico en España, ya hubiera aconsejado a las familias llevar en torno al 80% de sucapital fuera”. Tal y como reflejan estas declaraciones, Íñigo Susaeta (Bilbao, 1964), socio director general del área de family office de Arcano, es optimista sobre el futuro de España.

Susaeta asesora a más de veinte grandes patrimonios españoles, con un capital mínimo de 25 millones y que en conjunto atesoran 1.600 millones de euros, por lo que su opinión es reflejo fiel de lo que ocurre en las altas esferas.

Al contrario que el socio director general de Arcano, otros competidores han alentado en los últimos meses el traslado de capital a países como Suiza, Luxemburgo o Alemania, para proteger el patrimonio de cara a un eventual colapso en la crisis del euro.

Diversificación

Frente a esta estrategia, Susaeta es partidario “de una diversificación por tipos de activos y divisas”, para proteger la cartera de inversión de sus clientes, pero sin trasladar el capital más allá de nuestras fronteras ni estrategias opacas para esconder el dinero. “No hay que tomar medidas irracionales en momentos tensos. Parte de mi trabajo es ayudar a los clientes a protegerse de sí mismos”, explica.

De esta manera, parte de las estrategias diseñadas por el equipo de inversiones de Arcano han ido dirigidas a elevar la exposición de sus clientes a otras divisas, como el dólar canadiense, el australiano, el norteamericano o algunas monedas de países emergentes, siempre a través de inversiones a muy corto plazo para limitar los riesgos.

Junto a esta estrategia, la división de family office de Arcano trabaja con 15 entidades financieras, para diversificar el riesgo de crédito. Estas firmas son de origen español (las tres grandes: Santander, BBVA y CaixaBank), norteamericano, y suizo, principalmente. “El
80% del dinero de nuestros clientes está depositado en España”, aclara el socio director general de Arcano.

A pesar de esta visión positiva hacia España, Susaeta no es tan optimista hacia la evolución del Ibex 35 a corto plazo. “La mejor estrategia es buscar valores anticíclicos que hayan realizado grandes esfuerzos internacionales en los últimos años”, asegura el directivo de Arcano. Susaeta añade que le gustan “Santander y Red Eléctrica, pero no entraría todavía”.

Este directivo, que antes de Arcano dirigióla banca privada de N+1, Fortis, Beta Capital y Urquijo, considera que “los bonos a dos y tres años españoles son una buena oportunidad táctica”, por lo que aconseja “aprovechar nuevos repuntes en el interés de la deuda para adquirirlos”.

Para compensar la volatilidad que puede atravesar en un momento determinado la deuda española, este experto recomienda completar la cartera de renta fija con fondos que invierten en bonos con ráting triple A, la máxima nota que conceden las agencias de calificación crediticia, como los alemanes. Algunos de estos productos de inversión han limitado las suscripciones ante el aluvión de entradas de capital que habían registrado.

Junto a bonos de máxima calidad (como los de Alemania, Finlandia y EEUU, entre otros) y los españoles, Susaeta considera que “es una buena oportunidad” invertir en depósitos bancarios de las grandes entidades a rentabilidades de entre el 2,5% y el 3%. Otras apuestas conservadoras que señala son los bonos corporativos europeos, los high yield (bonos de alto rendimiento) norteamericanos y la renta fija emergente.

Controlde riesgos

Arcano ha diseñado en los últimos años su propio modelo de control de riesgos, basado en técnicas aprendidas de grandes inversores, como Pimco, la mayor gestora del mundo de renta fija; el hedge fund Bridgewater, el que más volumen mueve a nivel internacional; y el fondo soberano de Noruega.

Según explica Susaeta, esta estrategia les ha permitido que todas sus carteras estén en positivo en los últimos tres años. “La preservación de capital es nuestro gran objetivo”, asegura. Así, Arcano Wealth Advisors marca un objetivo para el capital de sus clientes de batir la inflación entre 150 y 300 puntos básicos anuales.

El socio dela firma española no pierde de vista el sector inmobiliario, que “en España va a registrar un inundamiento de activos en el mercado, con la consecuente deflación de precios”, ante la obligación de desprenderse de ellos de las entidades.

Asesoramiento a 21 grupos

Arcano Wealth Advisors es la división de asesoramiento patrimonial del grupo financiero español. Presta servicios de planificación de las inversiones a 21 grupos familiares, con un patrimonio de 1.600 millones de euros, de ellos entre 600 millones y 700 millones en
productos financieros.“El sector del asesoramiento está creciendo. Ser independiente se está valorando”, explica Susaeta. Este experto defiende un modelo de asesoramiento de “360 grados”, incluyendo todos los activos reales del cliente, como los inmuebles de la familia, el negocio de la empresa y las participadas de capital riesgo, entre otros. Además, los asesores de Arcano tienen en cuenta los impuestos, los gastos fijos y los costes estructurales de los grupos familiares.

Acceda a la entrevista de Expansión en el siguiente enlace: Aconsejo mantener el dinero en España

Carta DiverInvest agosto: Los dividendos se van de vacaciones

Son las 9.00 am, suena la campana: abre el Ibex con una caída del -0,32% y Telefónica cae más de un -5%; ha anunciado la cancelación de su dividendo. Lo primero que hago es comprobar la línea del teléfono y todavía funciona…uuufffff. Pienso que la cosa está mal pero siempre puede ir a peor, ¿no? A media mañana, me ausento un segundo para ir al baño y cuando vuelvo el Ibex está remontando, bien! Y ¿que estará pasando?…Falsa alarma, ya vuelve a bajar. Me voy a comer, pongo las noticias y escucho a Mister Draghi, con esa pinta de no haber roto un plato en su vida diciendo que Europa estará siempre unida. Me pregunto ¿no lo estábamos desde el tratado de la CECA en 1951? Llego al despacho, el Ibex rebota más un +6%, aahhh esto es una locura! Suena la campana, se acaba la jornada de trabajo, llego a casa y mi mujer me pregunta ¿qué tal tu día?

Telefónica cancela su dividendo: lo podremos criticar o justificar. A mí en el entorno actual, me parece algo necesario ya que busca un cambio en su modelo de negocio. A largo plazo será muy positivo para la compañía. En cambio, a corto plazo, esta noticia va a sembrar aún más dudas sobre España entre los ahorradores e inversores internacionales.

Lo que parece seguro es que van a ser muchos los dividendos de otras “matildes” que se van a esfumar. Entre ellos los dividendos de los bancos, que no podrán mantenerlos y deberán ser suprimidos. Igual ocurrió con bancos de otros países como Citigroup, Royal Bank of Scotland, Bank of Ireland, National Bank of Greece o empresas como France Telecom o Telecom Italia.

Con este panorama, los dividendos y yo, nos vamos de vacaciones!

Un fuerte abrazo,

David Levy,
DiverInvest Aseaoramiento EAFI

“Depresión» española, recesión americana. Blog de Kessler & Casadevall AF en Funds People

Nuestro análisis del ciclo macro en estos momentos pone de relieve dos escenarios a los que les damos una probabilidad alta. El primero hace referencia a nuestra economía española y el segundo a la mayor economía del mundo y la que sigue marcando el ritmo global, la estadounidense. Trataremos de ser brevísimos (queremos que lo lean) por lo que no repetiremos lo que ya habrán leído hasta la saciedad.

La economía española se encuentra en un momento crítico en el que se la juega entre la opción de una recesión profunda (bastantes más allá del -1,5% aproximadamente de contracción del PIB que maneja el consenso) o una depresión. La recesión profunda la tenemos prácticamente garantizada porque la segura subida de impuestos (IVA, etc.), más la reducción adicional de gastos (salarios públicos, etc.) e inversión va a deprimir todavía más la demanda interna. Nuestro sector exterior (de lo poco que se ha salvado estos años) se va a ver debilitado por la dinámica del ciclo económico global, como veremos más adelante. El resultado es que la recesión “from peak to throught” probablemente supere ampliamente el 2% sino el 3%.

Este es el escenario positivo porque el otro es el de la depresión. ¿Qué se puede definir como depresión? Pues tras una contracción de más del 4% en 2008-2009, el sufrir otra de ese calibre o incluso mayor ahora y además muy prolongada (quizás dos años), podría comenzar a parecerse a una depresión. En nuestra opinión, para que este escenario no se produzca, es necesario de una vez por todas meter nosotros mismos la tijera y reducir el tamaño del sector público y disminuir el gasto corriente. Es decir adaptar el binomio ingresos/gastos a la realidad de una economía española sin burbuja inmobiliaria. Ello (no nos engañemos) contribuirá a la profundización de la recesión actual pero pondrá los cimientos para salir del atolladero en que nos encontramos. Como ejemplos de que el recorte no se ha hecho miren, ya no a los reveladores datos de los últimos años, sino al presupuesto 2012 en lo referente a gastos corrientes de dos comunidades autónomas grandes como Castilla y León y Andalucía. Estos gastos suben y en uno de los casos a doble dígito! Por supuesto, la inversión se reduce….

Por otro lado, la probabilidad de que la economía estadounidense justo haya comenzado una nueva recesión o este a punto de hacerlo en este segundo semestre que viene es muy alta, en nuestra opinión. A principios de marzo ya avisábamos de lo que se ha venido luego observando en estos dos últimos meses: «Sorpresa americana»

Para ilústrales no les voy a aburrir con modelos, conjuntos de indicadores adelantados ni nada por el estilo. Por el contrario, sólo nos centraremos en la supuesta re aceleración que según el consenso la economía norteamericana ha disfrutado en la segunda mitad del año pasado y primera parte del presente.

El gráfico proporcionado les muestra tres series de datos que son fundamentales en la composición del PIB y que son usados entre otros por NBER, la organización no gubernamental que marca oficialmente los ciclos económicos en Estados Unidos y por tanto también las recesiones y expansiones. Estos datos no son por tanto algunos de los indicadores adelantados que tanto nos gusta usar para anticipar por donde navega el ciclo económico sino datos reales finales publicados. Lo que se observa es que la tendencia decreciente de las tasas de crecimiento de producción industrial, ventas y rentas ha continuado, por lo que realmente no ha habido aceleración alguna sino una continuación de la desaceleración. En este punto y ante esta persistencia nos resulta muy difícil creer que la economía norteamericana pueda darse la vuelta, ello incluso dando por descontado un QE3.

Lógicamente, el descendente escenario económico cíclico global se verá ahondado y las implicaciones para los activos de riesgo son claras, más allá de posibles rebotes técnicos de corta vida.

Juan Manuel Vicente Casadevall EAFI
Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero

Acceda al blog en el siguiente enlace: Kessler & Casadevall AF en Funds People

España, una enfermedad llamada desconfianza

Hoy en día nadie pone en duda que la economía española se encuentra en la UCI aquejada de una dolencia grave. Lo que resulta menos evidente es la razón por la cual, a pesar de las intervenciones realizadas (principalmente reforma laboral, saneamiento del sistema financiero, estabilidad presupuestaria y PGE 2012), el paciente no responde al tratamiento. ¿Por qué los mercados castigan a España con una prima de riesgo por encima de los 400 puntos y una rentabilidad del bono a 10 años próxima al 6% (casi un 20% por encima de los niveles de hace dos meses)? ¿Por qué Estados Unidos sigue siendo un mercado refugio a pesar de tener una situación fiscal muy deteriorada (endeudamiento sobre PIB del 239% y un déficit presupuestario del 8,31% según las estimaciones de la OCDE para 2013)? La respuesta se llama “confianza”. En el caso de España y otros periféricos los inversores no tienen la confianza de que puedan restablecer su equilibrio fiscal y de crecimiento.

El último ejemplo se encuentra en la reacción del mercado a la propuesta de Presupuestos del ejecutivo español. Aunque el gobierno ha cuadrado las cuentas para cumplir con el objetivo de déficit impuesto por Bruselas (5,3%), los inversores han percibido una elevada probabilidad de incumplimiento. Entonces, ¿los PGE debían haber sido más restrictivos para que el mercado asignara una mayor probabilidad de convergencia? En nuestra opinión, de nada hubiera servido. El recorte adicional de 10.000 millones de euros en Sanidad y Educación ha representado una dura enmienda al proyecto de presupuestos que, sin embargo, no ha ayudado a mejorar el clima de confianza de los inversores.

En el análisis de la propuesta de PGE 2012 y desde el punto de vista del reparto de los ajustes, resulta positivo que casi un 70% de los mismos se realice vía gastos. A diferencia de los impuestos son menos cíclicos y, por tanto, suelen estar más limitados en sus desviaciones. Asimismo, los ajustes vía gasto tienen un impacto menor sobre la demanda doméstica de empresas y familias que los realizados a través de un incremento de la presión impositiva.

En nuestra opinión, el principal riesgo de los presupuestos se encuentra en los ajustes que afectan a las Comunidades Autónomas. Para cumplir los objetivos presupuestarios, éstas deberían rebajar en 16.000 millones (1,5% PIB) sus necesidades de financiación, un recorte cuya magnitud no tiene precedentes en unas entes territoriales caracterizadas por su demostrada indisciplina presupuestaria. La incertidumbre es mayor si consideramos que un 32% del PIB regional está concentrado en dos Comunidades Autónomas (Cataluña y Andalucía) no sometidas al partido del Gobierno y en las que, además, resulta necesario un fuerte ajuste fiscal. A pesar de la disciplina impuesta a los Organismos Autónomos por la Ley de Estabilidad Presupuestaria y su refuerzo a través de la futura Ley de Transparencia y Buen Gobierno, las CC.AA. deberán ganarse la credibilidad del mercado en las propuestas de ajuste que presentarán en mayo ante el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Respecto a las partidas de ingreso resulta positivo, de cara a una mayor certidumbre de los mismos, que la carga impositiva se haya centrado principalmente en impuestos directos (77% aprox.). Por el contrario, consideramos bastante volátil la estimación de 2.500 millones de recaudación de la amnistía fiscal prevista y ciertamente optimista, considerando el deterioro de la economía frente a 2011, el equilibrio presupuestario de la Seguridad Social o la rebaja de sólo un 2,6% en la recaudación del IVA.

Por todo lo anterior los PGE 2012 ofrecen fuentes de desviación que no deben menospreciarse. De esta forma la ejecución presupuestaria será un elemento de escrutinio de los inversores que podría llevarnos a nuevas situaciones de estrés de mercado en los próximos meses. Asimismo, no descartamos la posibilidad de que en el segundo semestre del ejercicio se deban tomar medidas adicionales para restablecer de nuevo la senda de convergencia al objetivo del 5,3%.

Aún con todo, en Arcano Wealth Advisors avalamos la solvencia de la economía española y pensamos que las reformas realizadas nos posicionan en una senda verdadera de consolidación fiscal. En este contexto, pensamos que rentabilidades del bono a 10 años por encima del 6,3% o un aplanamiento de la curva con un spread 10Y – 2Y por debajo de 150Pb son una oportunidad para la compra de bonos españoles.

Javier Escribano,

Director de estrategia Arcano Wealth Advisors, EAFI