Perfil de riesgo (Artículo de Juan Manuel Vicente Casadevall EAFI)

KesslerCasadevall-web2La identificación del perfil de riesgo de un inversor/ahorrador y la adecuación de los productos financieros y de una cartera de inversión a este es sin duda el elemento más importante en el asesoramiento financiero profesional. Asimismo ha sido y está siendo una de las principales áreas de actuación por parte de las autoridades económicas y financieras a nivel mundial, especialmente tras la identificación de estructuras defectuosas a la hora de proporcionar la suficiente protección al inversor minorista. A nivel europeo y en lo que respecta a los fondos de inversión la directiva UCITs IV busca profundizar en dicha protección.

Uno de los resultados más visibles para el inversor es el KIID (Key Investor Information Document) o como se ha denominado en España, DFI (Datos Fundamentales para el Inversor). Este es un documento que quizás no es suficientemente conocido por los ahorradores españoles pero de vital importancia ya que viene a sustituir a un documento prolijo y poco claro como era el prospecto simplificado. El DFI por el contrario es conciso y busca en dos hojas describir con un lenguaje sencillo las principales características del fondo, de forma que el inversor pueda formarse una idea aproximada (y las implicaciones) sobre el fondo en el que está a punto de invertir.

Se trata además de un documento legal, es decir, es obligatorio que el asesor o distribuidor le proporcione el mismo antes de invertir. El DFI debe hacer referencia a la clase concreta del fondo que usted esté adquiriendo (por lo que tiene en cuenta elementos clave como las comisiones que lleva asociadas dicha clase) y debe estar actualizado ya que no se trata de un documento estático que se produce una vez o que se actualice de muy cuando en cuando. Precisamente uno de los elementos más destacados del DFI es la sección específica que muestra el perfil de riesgo del fondo con una escala del 1 al 7, siendo 1 el menor riesgo y 7 el mayor… pero es que resulta que el nivel de riesgo de un producto no es estático. Es decir, puede variar en el tiempo por lo que esta métrica, siendo muy útil, no es necesariamente totalmente fiable.

Adicionalmente, la asignación del nivel de riesgo dentro de esta escala del 1 al 7 está basada en un cálculo de la volatilidad histórica del precio del fondo, que no es otra cosa que la variabilidad de sus precios alrededor de la media histórica. La volatilidad es desde luego una de las métricas más usadas para medir el riesgo de un fondo o de cualquier otro producto financiero, incluso dentro del ámbito del análisis profesional, pero no cubre en absoluto todos los riesgos que lleva aparejadas una inversión. Existen riesgos de crédito, de liquidez o de contraparte por ejemplo que son de hecho revisados brevemente en el propio DFI pero que no son recogidos necesariamente en la volatilidad. Por ello, un buen asesor profesional debe tener los recursos y los conocimientos adecuados para realizar una valoración adicional y propia del nivel de riesgo que implica invertir en cada fondo o producto financiero que propone a su cliente.

Por otro lado, debe considerarse que el trabajo no se detiene ahí sino que queda la parte más importante y compleja, que es la construcción de la cartera de inversión. Un fondo puede ser bueno en sí solo si se valora dentro de su clase de activo pero en la dosis equivocada puede resultar muy dañino para la salud financiera de un ahorrador. La combinación y las asignaciones concretas a cada fondo dentro de una cartera y su modulación en el tiempo son las claves que permiten conseguir el objetivo de ajustar el riesgo al perfil del inversor.

En este punto nos llama poderosamente la atención las rentabilidades publicadas para 2012 por un buen número de bancos y otras entidades financieras para sus perfiles de riesgo conservador y moderado. Resulta bastante frecuente encontrar rentabilidades cercanas al 10% cuando no directamente bien dentro del territorio del doble dígito. En un entorno de tipos de interés a corto plazo en el mundo desarrollado y en Europa inferior al 1% y donde la deuda pública de mayor calidad apenas renta algo más que eso, significa la obtención de excesos de rentabilidad muy por encima de dichas tasas “libre de riesgo”.

Difícilmente nos cuadran desde un punto de vista teórico ese tipo de comportamientos en carteras supuestamente moderadas o conservadoras pero menos aun cuando se analiza la composición de las mismas. Efectivamente, se observa en nuestra opinión un elevado peso en los activos de riesgo clásicos direccionales como deuda corporativa y renta variable e insuficientes contrapesos a la hora de contrarrestar o atenuar potenciales correcciones o caídas de aquellos. Siendo la preservación de capital y la obtención de retornos estables en el tiempo el objetivo de la mayor parte de las personas con un patrimonio financiero que normalmente tanto les han costado acumular, nos parecen carteras poco adecuadas.

Asesoramiento versus gestión

  • La publicación de relativamente abultadas rentabilidades en 2012 para perfiles de riesgo moderado o conservador pone de relieve en nuestra opinión cierta confusión entre los conceptos de asesoramiento y gestión.
  • Asesoramiento de inversiones no busca ser el primero del ranking sino adecuar la cartera al perfil de riesgo y proteger el capital del inversor obteniendo rentabilidades estables y razonables en el tiempo.
  • El gestor activo busca mayoritariamente batir a sus competidores y obtener rentabilidades relativas y/o absolutas elevadas tomando para ello un mayor riesgo.

Juan Manuel Vicente Casadevall, EAFI
Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Perfil de riesgo

Un año más de EAFI (Artículo de Ramón Díaz Zárate EAFI publicado en Funds People)

zarate

Echando la vista atrás, se nos antoja heroico haber sobrevivido profesionalmente, con mutación incluida, al finalizado año. Si ha habido algún sector dentro de la marca España en el entorno global actual que ha sacudido los principios que lo sustentaban ha sido el financiero. Las razones, entre otras, males muy arraigados entre los usuarios de ambos lados, incluidos ofertantes y consumidores, que han llevado a la perplejidad de nuestros socios europeos y nos ha catapultado a ser trending topic en varias ocasiones, como país.

Puestos a analizar lo acaecido hasta la fecha, preferimos pecar de positivismo antropológico que de negativismo consecuencia de los errores ajenos, justificación esta última, muy en línea con la incapacidad intelectual de plantear soluciones “innovadoras” a los fallos del sistema.

En esta línea de opinión, ahí va toda la retahíla de puntos positivos del año que finalizamos,
desde las diferentes ópticas, objeto de discusiones acaloradas:

Los productores/ofertantes de instrumentos financieros. Se han reducido los intervinientes con la promesa futura del «lo siento, no volverá a ocurrir». Lo damos por bueno, pero como se desconfía de su buenas intenciones, para el año venidero se le impone a los supervivientes mayores deberes de transparencia. Ya no vale que los clientes firmen los test sin entenderlos, que el objetivo primordial sea la venta o que las sucursales bancarias sean el mercado primario de financiación. En adelante hay que justificar el servicio ofrecido y si éste no es el adecuado por la terquedad del usuario, dejar clara esta circunstancia.

Los usuarios de instrumentos financieros. Siempre sospechamos que eran simples en sus aspiraciones financieras, en su gran mayoría, por lo que el acicate fundamental a sus inquietudes eran la rentabilidad ofrecida y la naturaleza de quien lo hacía. Desmontadas estas creencias, fácil de acreditar por los titulares que han generado, ya empiezan a ser conscientes de que no hay euros a céntimos y que business es business. Ya saben el coste económico que tiene la confianza en las instituciones financieras y la fe en sus conocimientos sobre la materia. Somos positivos porque esperamos que la parte más relevante del proceso, los usuarios, serán más partidarios, a la vista de los hechos, de solicitar opiniones de terceros que hasta la fecha no entraban en sus disquisiciones.

Los asesores de instrumentos financieros. La cifra se ha incrementado y esperamos que siga siendo así. Hay muchos y muy buenos asesores en este país llamado España a los que todavía les falta algo de emprendedores. No se lo ponen fácil cambiar hacia esta actitud, porque lo errores ajenos los paga la parte más débil del sistema, los asesores de inversión, vía un incremento de la regulación normativa, hasta el punto que de cara al futuro puede resultar extenuante. Las estructuras existentes en la actualidad que aglutinan a gran parte de este colectivo deberían trabajar en estas líneas de actuación, simplicidad de cumplimiento normativo a través de una voz única e inequívoca.

Los que controlan a los que intervienen en el proceso. Pasamos de los contratos tipo y las comunicaciones estandarizadas a las especificaciones, una mayor claridad en las documentaciones con contenido financiero y un control periódico más exhaustivo de las empresas que prestan servicios de inversión. Si las reformas planteadas valen para que responda quien oferta productos sin estar autorizado, con rentabilidad irreal, con riesgos ocultados, con la promesa de cuantiosos beneficios o de cualquier forma obtenga beneficios ilícitos en la prestación del servicio en inversiones, bienvenidas sean.

Como preferimos ver el vaso medio lleno más que medio vacío, ya avisamos de nuestros
dejes, lo acaecido en el sector, con mucha sangre sudor y lágrimas por medio, ha permitido
que se sienten las bases para seguir avanzando en el futuro, sin que esto signifique que no
haya que seguir trabajando en mejorarlo, mediante la colaboración de todas las partes que
intervienen en el proceso de distribución de instrumentos financieros.

Ramón Díaz Zárate EAFI

Acceda al artículo en el siguiente enlace: Funds People

Carta DiverInvest diciembre: Las recomendaciones de DiverInvest 2013

diverinvestSe acaba el 2012, un año complejo en el cual hemos trabajado mucho y ha lucido poco. Empezamos el 2012 con mucha liquidez y mucho dólar ya que nos temíamos lo peor. En julio parecía que iba a llegar el colapso financiero europeo. Entonces llegó el calor del verano para aportar reflexión y serenidad a los mercados. Nos despertamos en septiembre con más políticas monetarias expansivas de USA y Europa para frenar la quiebra de Grecia y reactivar la economía. Por el momento, han conseguido ganar tiempo.

En los últimos meses del año, hemos propuesto iniciar un cambio a nivel estratégico (Largo Plazo–2 años!). Pensamos que tener mucha liquidez se va a convertir en un coste de oportunidad muy caro. Debemos incrementar nuestro nivel de riesgo.

Adjunto el detalle de nuestras recomendaciones por clase de activos:

cartaDiverinvestDic2012

A nivel macroeconómico va a predominar: la austeridad, el desapalancamiento, poco crecimiento, baja inflación y bajos tipos de interés. Por eso todos los semáforos están en ámbar. Todo indica que solo podemos esperar moderadas rentabilidades de los mercados.

No omitamos el grave problema de deuda americana (más del 500% PIB) y deuda europea (más del 300% del PIB) que día a día sigue aumentando. Por lo tanto, hay que ser muy selectivo y tener una buena diversificación de activos. No va a ser un año para seguir a los índices, ni para estrategias de “buy and hold”. Volverá a ser, como siempre, un año lleno de cambios, fuertes emociones y sorpresas.

Ya tengo ganas de que empiece: ¡Felices Inversiones 2013!

David Levy,
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

 

En España no existe la costumbre de asesorarse por profesionales independientes. Entrevista a Iñigo Susaeta (Arcano Wealth Advisors) en La Razón

El socio director general de Arcano Wealth Advisors asegura que el dinero español «está hoy retenido porque hay miedo a determinados productos y porque se está esperando a que se desplomen más determinados activos». Se queja de la tendencia generalizada de dejar en manos de proveedores «los frutos de un esfuerzo de tanto tiempo».

Iñigo Susaeta recurre continuamente al mundo de la medicina –hay que acudir primero al médico antes de ir a la farmacia– para reclamar un mayor protagonismo de los profesionales en finanzas en las inversiones. Considera que el actual es un buen momento para invertir en España  pero las heridas que ha ocasionado la crisis está impidiendo un mayor movimiento. Susaeta es uno de los cabezas visibles de Arcano Wealth Advisors, un grupo financiero independiente fundado en 2003.

– ¿Cuáles son los rasgos distintivos de Arcano?

– Yo los resumo en lo que llamo «las tres íes: innovación, independencia e internacionalización». Queremos una compañía que, de verdad, aporte valor a nuestros clientes haciendo cosas distintas o que, siendo muy parecidas, las hagamos de modo diferente. Cien por cien propiedad de sus socios, 10 personas que tenemos nuestro patrimonio invertido en ella, que somos además los que estamos al frente del negocio. Asimismo, Arcano es un grupo que nace en España y que está llamado a desarrollarse y a tener inversores e inversiones en todo el mundo. Hoy en día, está integrado por 75 empleados presentes en Europa (Madrid y Barcelona) y Estados Unidos (Miami y Nueva York) y cuenta con tres divisiones: Banca de Inversión,  Gestión de Activos y Family Office, que es la que lidero yo.

– ¿Cuál es exactamente el trabajo que desarrollan en su línea de negocio?

– Ofrecer asesoramiento integral e independiente a grandes patrimonios españoles. Y lo hacemos de una forma rompedora porque nuestro grupo está animado por un espíritu renovador que se manifiesta en todas nuestras actuaciones. Las 14 personas que trabajan en esta área se convierten en los empleados de una serie de familias, normalmente familias empresarias, que son las que les pagan su sueldo y a las que dedican muchísimo tiempo para diseñarle y desarrollarles un buen plan. Éste ha de tener un triple objetivo: la sostenibilidad del patrimonio a largo plazo, la alineación de los intereses de los miembros de la familia y la continuidad de la compañía.

– ¿Falta cultura inversora en nuestro país?

– Falta la profesionalización de la inversión. Existe una tendencia a dejar en manos de proveedores los frutos de un esfuerzo de tanto tiempo. Tiene que haber dos figuras, el médico y el farmacéutico. El médico es el asesor y el farmacéutico es la banca comercial o los gestores de fondos, etc. En España somos poco aficionados a acudir al médico. A la postre, resulta muy beneficioso pagar por tener un buen asesoramiento. El especialista tiene que decir la verdad y el inversor permitir que le ayuden a formarte.

– ¿Sigue habiendo una tendencia exagerada a colocar el dinero en inmuebles?

– Sí. España es un país al que le gustan los bienes raíces porque le dan confianza, confortabilidad, seguridad… Esa tendencia está en la naturaleza del español y es muy difícil cambiar. No necesariamente pasa nada si se hace por diversificación de tipología de activos y de situación geográfica y, siempre y cuando, sea equilibrada.

– ¿Cómo y en qué invierten los poseedores de grandes fortunas?

– No se está invirtiendo mucho porque venimos de un proceso que ha causado enormes y profundas heridas en nuestras propias carnes como consecuencia de haberlo hecho sin ningún criterio durante muchos años. Cuesta mucho que la gente invierta en un momento bueno como el actual porque aún no han cicatrizado las heridas. El dinero está hoy retenido pues hay miedo a determinados productos y porque se está esperando a que se desplomen más determinados activos.

– ¿Se están produciendo fugas de capitales en nuestro país por la crisis?

– Ha habido, desafortunadamente, un proceso irracional de salida de dinero. Nunca hemos recomendado hacer esos movimientos porque es hacerle el agosto a determinadas entidades internacionales.

– ¿Se dispararía si aumentasen las cargas fiscales sobre los grandes capitales?

– El dinero es cobarde. Ante un aumento de un punto de presión se cae la recaudación. Ante una tributación excesivamente elevada, el contribuyente trata de buscar mecanismos para aliviarla.

– ¿Qué consejos le daría a los pequeños y medianos ahorradores?

– Prudencia. Antes de invertir, dejarse asesorar por grandes profesionales para no «automedicarse». Plan, proceso y decisiones adecuadas para cada una de las familias. No podemos olvidar que el señor que le atiende en el banco es un gran profesional, pero no tiene tiempo para dedicárselo a cada cliente, y además está obligado a vender sus productos.

– ¿Hasta qué punto nos podemos fiar de las economías emergentes? ¿Cuáles ofrecen más garantías?

– Se está produciendo un cambio tan importante en el panorama internacional que es clave hacer un nuevo mapa para saber en qué lugar está cada uno de los países. Corea, por ejemplo, ya no es un país emergente. Se está produciendo un cambio brutal del «status quo» mundial. Tampoco hay que caer en la adoración de todo lo que brilla. Gracias a esa buenas estructuración de las economías, se puede diseñar una estupenda diversificación de inversiones.

 

EL PERFIL:

Íñigo Susaeta ha sido reconocido recientemente en Bruselas con el certificado FFI GEN otorgado anualmente a los mejores profesionales del sector del asesoramiento patrimonial por el Family Firm Institute. El socio director general de Arcano es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la CUNEF. Ha sido director general de N+1 Patrimonios, de Fortis Banca Privada y del área de Banca Privada de Banco Urquijo, así como subdirector de Banca Privada en CaixaBank.

 

Acceda a la entrevista de La Razón en el siguiente enlace: Entrevista Iñigo Susaeta

Año 2013, la obstinada realidad. Análisis mensual de Kessler&Casadevall AF

Una diferencia respecto del siglo anterior es saber que la realidad se impone con absoluta crudeza sin que exista mucha capacidad para disimular o desviar la atención de los inversores. La información es libre y está aquí para quien tiene los medios para descifrarla. Por eso, los distintos eventos políticos pueden retardar la toma de decisiones y transmitir un periodo de complacencia y tranquilidad. Sin embargo, esta sensación no es más que un velo que impide ver por un momento el camino a seguir.

El año 2013 estará marcado por tres realidades: Recesión en Europa y Estados Unidos e intento fallido de los países emergentes como motor de crecimiento mundial.

Los países europeos mostrarán debilidad en su capacidad para crear riqueza y por tanto, para transmitir un crecimiento sólido creíble. Muchos de los países considerados intocables y seguros mostrarán datos propios de un escenario recesivo y verán incrementar sus costes de endeudamiento. En el caso francés, su debilidad es consistente con un Estado del bienestar insostenible en las circunstancias actuales. En el Reino Unido, veremos como finalmente su calificación crediticia queda en tela de juicio poniendo de manifiesto los sesgos y conflictos de interés existentes en las agencias de calificación y, a su vez, observaremos como la falta de transparencia del sector financiero londinense desata una cierta preocupación por su situación aislada frente a mercados de mayor liquidez en el continente. En Alemania, la realidad europea pondrá en la mesa de negociación política el principio de solidaridad entre países como factor clave de estabilidad económica y de desarrollo en Europa. Su obligado compromiso con una mayor integración fiscal elevará, aunque parezca imposible, los costes de financiación alemanes impulsando por primera vez la emisión de algún mecanismo de financiación común. España e Italia no tendrán más salida que continuar con la senda reformista, especialmente intensa, en esta ocasión, por la disciplina que exigirá acometer nuevos avances en la integración fiscal de Europa. Esta nueva ola de reformas tocará de lleno la responsabilidad y eficiencia del sector público en comparación con el ajustado sector privado. En este entorno sería razonable esperar una actitud más decidida el Banco Central Europeo poniendo en práctica su política de compra de deuda en los tramos cortos y una rebaja de los tipos de interés en 25 o 50 puntos básicos.

Estados Unidos ha resuelto su falta de capacidad para impulsar un crecimiento sólido acudiendo a programas de política económica expansiva y, en el ámbito monetario, monetizando su gran endeudamiento. Parece claro que Estados Unidos tendrá que optar por otras medidas que permitan generar un crecimiento sostenible a largo plazo, más centrada en Main Street y menos en Wall Street y más preocupada por la reducción del gasto público y por el redimensionamiento del sector público. Esto genera inicialmente menos actividad económica, arrastrando probablemente a la economía estadounidense a una nueva etapa de recesión, sobre todo si el sector privado incumple las perspectivas tan optimistas de los analistas de Wall Street. Son así de optimistas que desde marzo de 2009 la evolución del índice Dow Jones Industrial no ha parado su senda ascendente, tanto que ha llegado a doblar la valoración de inicio y ha quedado en el mes de octubre tan sólo a un 4,5% de los máximos históricos alcanzados en septiembre de 2007. Simplemente, los precios no son sostenibles en el tiempo si consideramos que todavía tienen pendiente considerar su particular reforma de estructura.

Los países emergentes considerados de forma global han fallado en su capacidad para alcanzar el estatus de motor de crecimiento mundial. Muchos de los motivos que explican esta situación podrían comprenderse si contempláramos los estados del crecimiento en una curva exponencial. Así, pasar de los puntos más iniciales a otros intermedios es fácil pues no hay casi pendiente y, en definitiva, se entiende que invertir en infraestructuras o dar acceso a la sociedad a sus ciudadanos a unos primeros niveles de bienestar es relativamente más sencillo que cuando una sociedad se encuentra en una parte de la curva con pendiente más pronunciada en el que cada unidad de crecimiento alcanzado cuesta más, pues la sociedad tiene ya mucho bienestar alcanzado y, especialmente, porque cada unidad de avance necesita un nivel de formación y especialización en cada rama de actividad muy por encima de lo exigible en estados de desarrollo más tempranos. Por ello, esperar durante principios de siglo que los países emergentes iban, sin lugar a dudas, a ser capaces de sustituir la pujanza de los países desarrollados era, y es, probablemente, una actitud simplista e inocente. Todavía queda tiempo para que puedan adquirir la cualificación de motor de crecimiento, al menos, el tiempo que requiere proceder con un cambio social y político en estas sociedades.

No obstante, la realidad no implica que el camino sea equivocado. Los pasos a seguir son necesarios para que finalmente podamos contemplar en el siguiente año luces que indiquen un salida definitiva de la crisis financiera. Todo dependerá de la capacidad de las economías occidentales para asumir con prontitud y sin dilación los cambios de estructura económica y política requeridos para crecer en un entorno global y sin restricciones.

Javier Kessler Saiz, EAFI
Kessler & Casadevall AF

Carta DiverInvest noviembre: Hemos tocado fondo

A lo largo de los años, he oído a tantos grandes profesionales proclamar a los cuatro vientos: “¡Compra, compra… hemos tocado fondo!”. Luego, al cabo de unas semanas, las cosas se vuelven a torcer y los mercados siguen cayendo durante meses. ¡Qué valientes fuimos los que invertimos!

Hoy, cuando muchos inversores están agotados y son pesimistas, puedo decir con seguridad que el mundo no se acaba mañana. Están consiguiendo estabilizar la crisis financiera. Con más endeudamiento, sí, pero al menos, han comprado tiempo para poder llevar a cabo los cambios necesarios.

Una vez aplazada la crisis financiera, debemos superar la recesión macroeconómica. Aunque la recuperación será lenta y la volatilidad continuará, parece que hemos tocado fondo.

Por eso, debemos hacer un cambio estratégico en nuestra política de inversión. Siempre hemos sido partidarios de tener mucha liquidez y mucho dólar. En estos momentos creo que ya no es necesario. Los tipos están casi a cero y la inflación va a ser galopante. Además, el actual entorno nos parece más fácil de gestionar.

Ahora que ya somos conscientes de que los “activos libres de riesgo” ya no existen, el desafío consiste en saber dónde posicionar nuestras inversiones con el objetivo de preservar nuestra riqueza y conseguir rendimientos en el largo plazo. Existen buenos activos con rentabilidades interesantes en zonas del mundo que tienen crecimiento.

Ahora es momento de empezar a invertir la liquidez. Vemos los periodos de volatilidad de los mercados y ruidos de la prensa como potenciales oportunidades.

Nunca soñé tener tantos Tours de Francia como Lance Armstrong, ni que Europa fuera a reaccionar a tiempo.

David Levy,
Presidente de DiverInvest Asesoramiento EAFI

“Aconsejo mantener el dinero en España” Entrevista a Iñigo Susaeta (Arcano Wealth Advisors EAFI) en Expansión

Al contrario que otros asesores que han alentado a las grandes fortunas a que lleven su patrimonio fuera, este experto se muestra confiado y aconseja a sus clientes mantener la mayor parte del capital en España.

“Las familias empresarias tienen la moral muy baja, están de brazos caídos, pero no tengo ningún tipo de estrés por mover el patrimonio de los clientes a los que asesoro. Si hubiera riesgo sistémico en España, ya hubiera aconsejado a las familias llevar en torno al 80% de sucapital fuera”. Tal y como reflejan estas declaraciones, Íñigo Susaeta (Bilbao, 1964), socio director general del área de family office de Arcano, es optimista sobre el futuro de España.

Susaeta asesora a más de veinte grandes patrimonios españoles, con un capital mínimo de 25 millones y que en conjunto atesoran 1.600 millones de euros, por lo que su opinión es reflejo fiel de lo que ocurre en las altas esferas.

Al contrario que el socio director general de Arcano, otros competidores han alentado en los últimos meses el traslado de capital a países como Suiza, Luxemburgo o Alemania, para proteger el patrimonio de cara a un eventual colapso en la crisis del euro.

Diversificación

Frente a esta estrategia, Susaeta es partidario “de una diversificación por tipos de activos y divisas”, para proteger la cartera de inversión de sus clientes, pero sin trasladar el capital más allá de nuestras fronteras ni estrategias opacas para esconder el dinero. “No hay que tomar medidas irracionales en momentos tensos. Parte de mi trabajo es ayudar a los clientes a protegerse de sí mismos”, explica.

De esta manera, parte de las estrategias diseñadas por el equipo de inversiones de Arcano han ido dirigidas a elevar la exposición de sus clientes a otras divisas, como el dólar canadiense, el australiano, el norteamericano o algunas monedas de países emergentes, siempre a través de inversiones a muy corto plazo para limitar los riesgos.

Junto a esta estrategia, la división de family office de Arcano trabaja con 15 entidades financieras, para diversificar el riesgo de crédito. Estas firmas son de origen español (las tres grandes: Santander, BBVA y CaixaBank), norteamericano, y suizo, principalmente. “El
80% del dinero de nuestros clientes está depositado en España”, aclara el socio director general de Arcano.

A pesar de esta visión positiva hacia España, Susaeta no es tan optimista hacia la evolución del Ibex 35 a corto plazo. “La mejor estrategia es buscar valores anticíclicos que hayan realizado grandes esfuerzos internacionales en los últimos años”, asegura el directivo de Arcano. Susaeta añade que le gustan “Santander y Red Eléctrica, pero no entraría todavía”.

Este directivo, que antes de Arcano dirigióla banca privada de N+1, Fortis, Beta Capital y Urquijo, considera que “los bonos a dos y tres años españoles son una buena oportunidad táctica”, por lo que aconseja “aprovechar nuevos repuntes en el interés de la deuda para adquirirlos”.

Para compensar la volatilidad que puede atravesar en un momento determinado la deuda española, este experto recomienda completar la cartera de renta fija con fondos que invierten en bonos con ráting triple A, la máxima nota que conceden las agencias de calificación crediticia, como los alemanes. Algunos de estos productos de inversión han limitado las suscripciones ante el aluvión de entradas de capital que habían registrado.

Junto a bonos de máxima calidad (como los de Alemania, Finlandia y EEUU, entre otros) y los españoles, Susaeta considera que “es una buena oportunidad” invertir en depósitos bancarios de las grandes entidades a rentabilidades de entre el 2,5% y el 3%. Otras apuestas conservadoras que señala son los bonos corporativos europeos, los high yield (bonos de alto rendimiento) norteamericanos y la renta fija emergente.

Controlde riesgos

Arcano ha diseñado en los últimos años su propio modelo de control de riesgos, basado en técnicas aprendidas de grandes inversores, como Pimco, la mayor gestora del mundo de renta fija; el hedge fund Bridgewater, el que más volumen mueve a nivel internacional; y el fondo soberano de Noruega.

Según explica Susaeta, esta estrategia les ha permitido que todas sus carteras estén en positivo en los últimos tres años. “La preservación de capital es nuestro gran objetivo”, asegura. Así, Arcano Wealth Advisors marca un objetivo para el capital de sus clientes de batir la inflación entre 150 y 300 puntos básicos anuales.

El socio dela firma española no pierde de vista el sector inmobiliario, que “en España va a registrar un inundamiento de activos en el mercado, con la consecuente deflación de precios”, ante la obligación de desprenderse de ellos de las entidades.

Asesoramiento a 21 grupos

Arcano Wealth Advisors es la división de asesoramiento patrimonial del grupo financiero español. Presta servicios de planificación de las inversiones a 21 grupos familiares, con un patrimonio de 1.600 millones de euros, de ellos entre 600 millones y 700 millones en
productos financieros.“El sector del asesoramiento está creciendo. Ser independiente se está valorando”, explica Susaeta. Este experto defiende un modelo de asesoramiento de “360 grados”, incluyendo todos los activos reales del cliente, como los inmuebles de la familia, el negocio de la empresa y las participadas de capital riesgo, entre otros. Además, los asesores de Arcano tienen en cuenta los impuestos, los gastos fijos y los costes estructurales de los grupos familiares.

Acceda a la entrevista de Expansión en el siguiente enlace: Aconsejo mantener el dinero en España

Participaciones preferentes

Se ha escrito mucho sobre el tema de las participaciones preferentes, pero la gente todavía no logra entender como se ha podido llegar a esta situación, ¿Falta de información? ¿Mala praxis por parte de la red comercial de las entidades financieras? ¿Falta de preparación por la parte del gestor y del inversor? ¿Codicia? Pues de todo un poco.

Está claro que aquí todos somos culpables en mayor o menor medida, las entidades financieras por vender un producto a personas que no estaban preparadas para entender lo que le estaban vendiendo, y esas mismas personas por no saber decir no a una suculenta rentabilidad y adquirir un producto que no entendían.

Siempre al contratar un producto financiero hemos de pensar que a mayor rentabilidad siempre, siempre, siempre hay un mayor riesgo. El riesgo no solo tiene porque ser de volatilidad de un precio, como ocurre en el mercado de renta variable, también puede ser un riesgo de un mercado sumamente ilíquido como ha sido en el caso de las participaciones preferentes.

Alguno de mis clientes me han venido porque su entidad financiera les había “colocado” este producto y ahora les “obligaba” a hacer un canje por acciones de la entidad, estas personas me han venido con la misma historia, el comercial de la entidad les decía que era un producto con muy buena rentabilidad, que no había riesgo en la inversión y en el momento en que se quisieran vender, el único problema que había era que podrían tardar como mucho una semana en hacer efectiva su venta.
Esto ha sido el gran error de los comerciales de las entidades financieras, el no explicar perfectamente los pros y los contras de la inversión.

Mientras el mercado se encontraba en su momento álgido, si un cliente necesitaba el dinero, es cierto que en apenas dos o tres días se podían volver a colocar las preferentes ya que había demanda de otros inversores que querían esa rentabilidad sin pensar en las consecuencias, ¿pero que ha ocurrido cuando las tornas se han cambiado?, que ese producto no lo quiere nadie y por tanto no existe demanda, así que el precio de la participación baja hasta encontrar algún comprador, y en muchos casos el precio de compra/venta se encuentra en un 50% menos de cómo se colocó en un principio. Ese es el problema de los mercados ilíquidos, que no hay muchos compradores y vendedores, y cuando un producto cae en desgracia el precio se derrumba.

Yo no creo que haya buenos o malos productos financieros, simplemente son aptos o no aptos para determinadas personas. Cuando un cliente mío contrata un producto financiero sabe perfectamente donde se está metiendo, sabe los pros y contras del producto en cuestión, luego saldrá bien o saldrá mal, pero si sale mal no se sentirá culpable de haber hecho otra cosa.

Culpables lo somos todos, principalmente las entidades financieras, por no saber o no querer explicar todos los pormenores de un producto financiero, por no tener en muchos casos la preparación necesaria para poder vender ciertos productos financieros y por el afán de vender/colocar todo lo que sea al precio que sea y a quien sea.
Pero también son culpables los inversores, en menor medida, principalmente por contratar un producto que en principio no entendían, nosotros somos los responsables de donde metemos nuestro dinero que tanto nos cuesta ganar y somos los responsables de si no entendemos un producto no debemos de contratarlo.

Salvador Cervilla García, EAFI

«La Importancia del Asesoramiento Financiero Independiente en Tiempos de Crisis» Blog de Albert Ricart (C&R Investment Financial Advisor EAFI) en Rankia

En el proceso del asesoramiento juegan esencialmente dos actores: El Cliente y el Asesor. Entre los dos nace una relación fiduciaria basada fundamentalmente en la confianza.

Según una encuesta que se hizo en 2009 por la consultora Front & Queri, el 86% de los clientes de la Banca habían perdido la confianza en el sector financiero. Al mismo tiempo la confianza en su asesor bancario se ha visto sensiblemente perjudicada porque estos han dado mayor importancia a factores como la falta de independencia y el excesivo talante hacia lo comercial –colocación de productos que a ellos les interesa-.

No hay que explayarse demasiado en la crisis financiera que desde 2007 estamos sufriendo. Lo que sí es muy importante señalar es la venta y colocación a clientes minoristas por parte de Bancos y Cajas de Ahorros, durante los últimos años, de productos tóxicos tales como Bonos de Lehman Brothers, Acciones Preferentes de bancos Islandeses, Fondos de Madoff, Obligaciones convertibles en acciones a precios desorbitados, Participaciones preferentes al 100% cuando otras emisiones de las mismas entidades, en el mercado secundario, cotizaban entre el 40 y el 60 %,…

En este entorno nacen las EAFI (Empresas de Asesoramiento Financiero Independiente). Son empresas de servicios de inversión (ESI) debidamente autorizadas, registradas y supervisadas por la CNMV al igual que un Banco, Caja de Ahorros, Agencias o Sociedades de Valores que prestan el servicio de Asesoramiento Financiero Independiente. La única diferencia es que estas, además pueden desarrollar actividades de depósito de valores, intermediación y asesoramiento y las EAFI sólo realizan actividades de Asesoramiento.

¿Quién puede ser EAFI?

Toda persona física o jurídica que pueda demostrar Conocimientos y Experiencia en el Asesoramiento de clientes y que pueda aportar Solvencia y Moralidad. De ahí se pasa a un riguroso proceso de calificación que hace la CNMV y si todo es correcto la autorizan y la registran.

Una vez vistos los requisitos y lo que es una EAFI nos preguntaremos qué ventajas para el cliente tiene el contar con el asesoramiento de este tipo de empresas. Las podríamos resumir en:

  • Buscan la Profesionalización y Especialización de la actividad del asesoramiento financiero
  • Se habla con los clientes sólo de Asesoramiento. No existe depósito ni intermediación.
  • El objetivo principal es la adecuación de la cartera de inversión al perfil de riesgo de cada cliente en un marco de verdadera independencia y ausencia de conflictos de interés.
  • La EAFI es independiente ya que asesora sobre inversiones en diferentes entidades, con diferentes comercializadores y con un control absoluto del riesgo asumido por el cliente.
  • Ahorro de costes al cliente. Se reducen comisiones intermedias, pues accede directamente al activo financiero.

La figura de la EAFI está homologada en toda Europa ya que dimana de la transposición de la Directiva Europea Mifid que todos los Estados miembros de la UE tuvieron que transponer al ordenamiento jurídico nacional de cada uno en 2008. Es de destacar que en Mercados maduros como el del Reino Unido la importancia de los IFA es primordial ya que el 70% de todos los patrimonios existentes, están asesorados por un Asesor Independiente. En España el 93% de los saldos que se gestionan se hace a través de las Entidades Financieras y sólo un 4% se lleva a cabo por firmas de Asesoramiento Financiero Independiente. Esto es debido a que el ahorro/inversión español está totalmente bancarizado y que hay una carencia de cultura financiera por parte de los inversores.

¿Nos podemos preguntar si son necesarias las EAFI y si tienen futuro?

La crisis de confianza en los productos complejos y la gestión del riesgo implican una gran necesidad de Asesoramiento. El aumento cuantitativo de la necesidad de servicio nos lleva a dos puntos: la necesidad de asesoramiento independiente, donde radicará la mayor demanda, por los problemas que ha generado la crisis y la colocación de productos, entre los particulares, con gran conflicto de interés. Por otro lado la transparencia y los conocimientos que tienen las EAFI s serán el hecho diferenciador, en beneficio del cliente y de la sociedad

Por todo ello, me atrevo a pronosticar que el futuro del Asesoramiento Financiero Independiente registrado y supervisado en España va a ser brillante, aunque no exento de riesgos.

Albert Ricart i Masclans
Administrador de C & R Ifa EAFI, S.L.

Acceda al Blog de Albert Ricart en el siguiente enlace: C&R IFA, EAFI en rankia.com

Carta DiverInvest junio: En tiempos de crisis, asesoramiento financiero gratuito

Una vez más, estamos sufriendo la presión de los mercados. España vuelve a estar en la picota. Hoy todo parece posible y no podemos descartar ningún escenario. Si nos guiamos por lo que ha pasado en otros países de Europa, España podría aún sufrir mucho. Todos los economistas escriben sobre la situación actual y lo que podría ocurrir. Krugman y Roubini ya están en boca de todos.

No es momento de especular sobre lo que podría pasar o no. Nuestro trabajo es asesorar según la necesidad del cliente y valorar el entorno en el cual nos encontremos: es momento de actuar.

¿Qué debo hacer ante la actual crisis de deuda?

Una cosa muy sencilla: DIVERSIFICAR. El diver de DiverInvest, no es de divertido sino de diversificación. La diversificación es fundamental y más en estos momentos.

  • La diversificación empieza a nivel de la jurisdicción de nuestras cuentas bancarias.
  • A nivel de divisa, no solo estar expuesto a Euros, sino también a Dólar, CHF, GBP, divisas asiáticas… Un activo de inversión que muchas veces olvidamos.
  • Sigue con una buena diversificación de entidades bancarias, españolas y extranjeras, para no tener sobresaltos si afloran nuevas dificultades en las entidades con las que trabajamos.
  • Y, a nivel de producto, conocer realmente lo que tiene, es vital. Es imprescindible conocer la composición del producto. Todos sus detalles y “la tan temida letra pequeña”, para evitar sorpresas; dando especial atención a los fondos de inversión y los productos estructurados.

Recuerda que el inversor más conservador, es sin ser consciente, el que está expuesto a mayor riesgo. Ya que estamos viviendo la crisis de deuda más importante de la historia. Bonos de estado, depósitos bancarios y renta fija, antes considerados como los activos más seguros, son hoy un arma de doble filo.

Recuerda, no seas un cuello de botella en este proceso de diversificación. Elige un buen family office y rentabilizarás tus inversiones.

Un abrazo,

David Levy
DIVERINVEST ASESORAMIENTO EAFI