Las EAFI sirven para adecuar los productos financieros al perfil de los clientes inversores (Entrevista publicada en la revista Economía 3)

Cuando se le pregunta a Francisco Álvarez, presidente del grupo Ética y máximo responsable de Ética Patrimonios Eafi, cuál es, en su opinión, el elemento o atributo diferencial que incorpora la figura del asesor financiero independiente respecto a otros operadores que también intermedian la compra-venta de productos financieros en el mercado español, su respuesta deja poco margen para la duda: “Aunque ya sé que no es apropiado responder a una pregunta por otra pregunta, creo que en este caso mi respuesta/pregunta permite clarificar las cosas. ¿Qué diferencia existe entre los médicos que recetan fármacos una vez que han analizado en profundidad el estado de salud de un paciente y los laboratorios farmacéuticos que venden exclusivamente sus productos? Por ahí se encuentra la clave del tema”.

El pasado 6 de noviembre se celebró en la Bolsa de Valencia una sesión divulgativa sobre la figura de las empresas dedicadas al asesoramiento financiero independiente en la que, además de los máximos representantes del parqué valenciano, del Ministerio de Economía y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cnmv), participaron Javier Kessler, presidente de la Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi), y el citado Francisco Álvarez en tanto que miembro de la directiva de Aseafi y representante de la primera entidad domiciliada en la Comunidad Valenciana que se inscribió en el Registro Oficial depositado en la Cnmv de Empresas de Asesoramiento Financiero (Eafi).

– ¿Qué motivos indujeron a Ética a constituirse como asesor financiero independiente y registrarse como tal?

– Hace diez años la asesoría financiera independiente era desconocida en España, mientras que en Europa, particularmente en Inglaterra, era una profesión de referencia en el sector de servicios financieros. Valga indicar que más del 60% del patrimonio de las familias inglesas está asesorado por los denominados “independant financial adviser” (IFA).

Precisamente, fue esa constatación la que dio lugar a la creación de Ética. Desde el inicio de nuestras actividades nos involucramos en la necesaria creación de un registro oficial, que permitiese dar a la profesión la carta de naturaleza y ‘nobleza’  que debe tener, y erradicar el intrusismo de los que se presentan como asesores independientes y no lo son.

Cinco Eafi en la Comunidad

– ¿En qué medida ha influido en el desarrollo de la actividad de Ética haber sido la primera entidad registrada en Valencia como asesor financiero independiente?

– El reconocimiento de que fuimos los primeros en impulsar la creación del registro ha sido positivo. Ello no quiere decir que los que se registraron después tengan menos importancia que nosotros.

En la Comunidad Valenciana hay ya cinco Eafi y nuestra participación en la asociación española tiene por objetivo, entre otras cosas, que el número de Eafi registradas crezca, porque la asesoría financiera independiente es una garantía para los ahorradores.

– ¿Cómo cree que perciben a Ética el resto de operadores financieros que actúan en esta plaza: como un competidor más o hay algún matiz diferencial?

– En un primer momento, la aparición oficial de las Eafi fue percibida negativamente por el sector, y se difundieron varios mitos para desprestigiarnos, diciendo, por ejemplo, que encarecíamos el coste del servicio de asesoría o que podríamos ser “chiringuitos financieros”.

Evidentemente, los que han intentado desprestigiarnos se equivocaron. Primero, porque estamos registrados y supervisados por la Cnmv, lo que descarta cualquier atisbo de “chiringuito”. Y segundo, porque decir que encarecemos el coste de asesoría es como decir que los médicos encarecen el coste de la sanidad. Los médicos son necesarios para las farmacias y los asesores financieros independientes son necesarios para los ahorradores y para las entidades financieras.

Somos perfectamente complementarios, porque nosotros no vendemos productos, vendemos consejos. Esto se ha demostrado ampliamente en Europa, donde las Eafi y las entidades financieras trabajan desde hace décadas mano a mano. ¿Por qué aquí tiene que ser diferente?

Información y cultura financiera

– ¿Existe suficiente información y conocimiento entre el público sobre la existencia de los asesores financieros independientes, la función que realizan y sus atributos diferenciales?

– No existe suficiente información. Y si no existe es precisamente porque las entidades financieras más influyentes, equivocándose, han hecho todo lo posible para que no se conozca la profesión. Por otro lado, no olvidemos que la cultura y conocimientos financieros deja todavía mucho que desear en España. Por eso Ética tiene también como eje difundir la cultura financiera.

Afortunadamente, esto está cambiando y, poco a poco, las entidades financieras en general empiezan a comprender que la colaboración entre ellas y las Eafi es la fórmula perfecta para el ahorrador.

– ¿Qué más se podría y debería hacer al respecto para contribuir a evitar escándalos como la venta masiva de participaciones preferentes u otros del mismo estilo de nuestro pasado reciente?

– Precisamente, difundir el hecho de que las Eafi existen para adecuar los productos financieros al perfil del cliente y evitar, como ha ocurrido, “el café para todos”, que es lo que generalmente se ha hecho en el sector de servicios financieros. Me refiero, por ejemplo, a cosas como que se ha vendido el mismo fondo a un cliente de 40 años que a un cliente de 70 años porque, simplemente, había que vender el fondo… Como en otros momentos había que vender participaciones preferentes. Lo más dramático es que también se ha demostrado en muchos casos, que los que vendían el fondo o las preferentes no sabían lo que vendían. Había que venderlo, punto.

Entrevista a Javier Kessler: “no estamos hablando solo de asesorar”

– ¿Cuál es el atributo diferencial que incorpora para los inversores la figura del asesor financiero independiente, respecto de otros profesionales que también intervienen en la compra-venta de productos y servicios financieros?

– Las Eafi son un eslabón adicional en el desarrollo del sistema financiero español. La labor del asesoramiento financiero se profesionaliza al mismo nivel que otras profesiones reconocidas por la sociedad como generadoras de valor añadido y, por tanto, con derecho para cobrar abiertamente por los servicios ofrecidos.

La sociedad entiende que un abogado o un médico privado cobra por la atención y servicio desarrollado y no ha sido así en la prestación de los servicios de inversión. Las Eafi ofrecen sus recomendaciones de forma independiente y transparente, lo que permite eliminar automáticamente cualquier elemento que pueda generar riesgos innecesarios al cliente final.

– ¿Qué condiciones deben reunirse para poder operar como asesor financiero independiente según la legislación vigente?

– Para poder constituir una Eafi es necesario demostrar capacidad en formación y experiencia en el sector financiero, y estructura suficiente para cumplir con la normativa relativa a las empresas de servicios de inversión. No estamos hablando sólo de asesorar, sino de disponer de todos los medios técnicos y humanos para ofrecer análisis y recomendaciones dentro de una estructura organizativa eficiente, destinada a controlar y proteger los intereses del cliente final.

– ¿Cuándo y para qué se creó la Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero Independiente (Aseafi)?

– La Asociación se creó en marzo de 2010 con el triple objetivo de representar los intereses de las Eafi autorizadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cnmv); realizar una labor de coordinación interna entre las Eafi integradas en la Asociación, y fomentar la cooperación con entidades públicas y privadas, nacionales o extranjeras, que redunden en beneficio de los asociados.

 – ¿Cuántos miembros tiene hasta la fecha? 

– Se inicio con 19 socios fundadores y ha crecido el número hasta 40, representando más del 70% del volumen asesorado por Eafi.

– ¿Exige Aseafi a sus asociados el respeto y cumplimiento de algún código deontológico propio en el desempeño de su ejercicio profesional, que vaya más allá de lo establecido por la legislación vigente? En su caso, ¿qué obligaciones adicionales a la legislación vigente incorpora dicho código deontológico?

– Las Eafi, como todas las empresas de servicios de inversión, tienen un cumplimiento normativo obligado. Entre esas normas está un código de conducta que articula el funcionamiento de las actividades de análisis y asesoramiento financiero. No obstante,  Aseafi ha desarrollado un código deontológico común para todos los asociados, preparado para profundizar la protección del inversor final. Tratamos de evitar acciones que, siendo lícitas, pueden distorsionar nuestra verdadera labor de asesoramiento financiero transparente e independiente.

Acceda al artículo original de la revista en el siguiente enlace: Economía 3

En España no existe la costumbre de asesorarse por profesionales independientes. Entrevista a Iñigo Susaeta (Arcano Wealth Advisors) en La Razón

El socio director general de Arcano Wealth Advisors asegura que el dinero español «está hoy retenido porque hay miedo a determinados productos y porque se está esperando a que se desplomen más determinados activos». Se queja de la tendencia generalizada de dejar en manos de proveedores «los frutos de un esfuerzo de tanto tiempo».

Iñigo Susaeta recurre continuamente al mundo de la medicina –hay que acudir primero al médico antes de ir a la farmacia– para reclamar un mayor protagonismo de los profesionales en finanzas en las inversiones. Considera que el actual es un buen momento para invertir en España  pero las heridas que ha ocasionado la crisis está impidiendo un mayor movimiento. Susaeta es uno de los cabezas visibles de Arcano Wealth Advisors, un grupo financiero independiente fundado en 2003.

– ¿Cuáles son los rasgos distintivos de Arcano?

– Yo los resumo en lo que llamo «las tres íes: innovación, independencia e internacionalización». Queremos una compañía que, de verdad, aporte valor a nuestros clientes haciendo cosas distintas o que, siendo muy parecidas, las hagamos de modo diferente. Cien por cien propiedad de sus socios, 10 personas que tenemos nuestro patrimonio invertido en ella, que somos además los que estamos al frente del negocio. Asimismo, Arcano es un grupo que nace en España y que está llamado a desarrollarse y a tener inversores e inversiones en todo el mundo. Hoy en día, está integrado por 75 empleados presentes en Europa (Madrid y Barcelona) y Estados Unidos (Miami y Nueva York) y cuenta con tres divisiones: Banca de Inversión,  Gestión de Activos y Family Office, que es la que lidero yo.

– ¿Cuál es exactamente el trabajo que desarrollan en su línea de negocio?

– Ofrecer asesoramiento integral e independiente a grandes patrimonios españoles. Y lo hacemos de una forma rompedora porque nuestro grupo está animado por un espíritu renovador que se manifiesta en todas nuestras actuaciones. Las 14 personas que trabajan en esta área se convierten en los empleados de una serie de familias, normalmente familias empresarias, que son las que les pagan su sueldo y a las que dedican muchísimo tiempo para diseñarle y desarrollarles un buen plan. Éste ha de tener un triple objetivo: la sostenibilidad del patrimonio a largo plazo, la alineación de los intereses de los miembros de la familia y la continuidad de la compañía.

– ¿Falta cultura inversora en nuestro país?

– Falta la profesionalización de la inversión. Existe una tendencia a dejar en manos de proveedores los frutos de un esfuerzo de tanto tiempo. Tiene que haber dos figuras, el médico y el farmacéutico. El médico es el asesor y el farmacéutico es la banca comercial o los gestores de fondos, etc. En España somos poco aficionados a acudir al médico. A la postre, resulta muy beneficioso pagar por tener un buen asesoramiento. El especialista tiene que decir la verdad y el inversor permitir que le ayuden a formarte.

– ¿Sigue habiendo una tendencia exagerada a colocar el dinero en inmuebles?

– Sí. España es un país al que le gustan los bienes raíces porque le dan confianza, confortabilidad, seguridad… Esa tendencia está en la naturaleza del español y es muy difícil cambiar. No necesariamente pasa nada si se hace por diversificación de tipología de activos y de situación geográfica y, siempre y cuando, sea equilibrada.

– ¿Cómo y en qué invierten los poseedores de grandes fortunas?

– No se está invirtiendo mucho porque venimos de un proceso que ha causado enormes y profundas heridas en nuestras propias carnes como consecuencia de haberlo hecho sin ningún criterio durante muchos años. Cuesta mucho que la gente invierta en un momento bueno como el actual porque aún no han cicatrizado las heridas. El dinero está hoy retenido pues hay miedo a determinados productos y porque se está esperando a que se desplomen más determinados activos.

– ¿Se están produciendo fugas de capitales en nuestro país por la crisis?

– Ha habido, desafortunadamente, un proceso irracional de salida de dinero. Nunca hemos recomendado hacer esos movimientos porque es hacerle el agosto a determinadas entidades internacionales.

– ¿Se dispararía si aumentasen las cargas fiscales sobre los grandes capitales?

– El dinero es cobarde. Ante un aumento de un punto de presión se cae la recaudación. Ante una tributación excesivamente elevada, el contribuyente trata de buscar mecanismos para aliviarla.

– ¿Qué consejos le daría a los pequeños y medianos ahorradores?

– Prudencia. Antes de invertir, dejarse asesorar por grandes profesionales para no «automedicarse». Plan, proceso y decisiones adecuadas para cada una de las familias. No podemos olvidar que el señor que le atiende en el banco es un gran profesional, pero no tiene tiempo para dedicárselo a cada cliente, y además está obligado a vender sus productos.

– ¿Hasta qué punto nos podemos fiar de las economías emergentes? ¿Cuáles ofrecen más garantías?

– Se está produciendo un cambio tan importante en el panorama internacional que es clave hacer un nuevo mapa para saber en qué lugar está cada uno de los países. Corea, por ejemplo, ya no es un país emergente. Se está produciendo un cambio brutal del «status quo» mundial. Tampoco hay que caer en la adoración de todo lo que brilla. Gracias a esa buenas estructuración de las economías, se puede diseñar una estupenda diversificación de inversiones.

 

EL PERFIL:

Íñigo Susaeta ha sido reconocido recientemente en Bruselas con el certificado FFI GEN otorgado anualmente a los mejores profesionales del sector del asesoramiento patrimonial por el Family Firm Institute. El socio director general de Arcano es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la CUNEF. Ha sido director general de N+1 Patrimonios, de Fortis Banca Privada y del área de Banca Privada de Banco Urquijo, así como subdirector de Banca Privada en CaixaBank.

 

Acceda a la entrevista de La Razón en el siguiente enlace: Entrevista Iñigo Susaeta

«La Importancia del Asesoramiento Financiero Independiente en Tiempos de Crisis» Blog de Albert Ricart (C&R Investment Financial Advisor EAFI) en Rankia

En el proceso del asesoramiento juegan esencialmente dos actores: El Cliente y el Asesor. Entre los dos nace una relación fiduciaria basada fundamentalmente en la confianza.

Según una encuesta que se hizo en 2009 por la consultora Front & Queri, el 86% de los clientes de la Banca habían perdido la confianza en el sector financiero. Al mismo tiempo la confianza en su asesor bancario se ha visto sensiblemente perjudicada porque estos han dado mayor importancia a factores como la falta de independencia y el excesivo talante hacia lo comercial –colocación de productos que a ellos les interesa-.

No hay que explayarse demasiado en la crisis financiera que desde 2007 estamos sufriendo. Lo que sí es muy importante señalar es la venta y colocación a clientes minoristas por parte de Bancos y Cajas de Ahorros, durante los últimos años, de productos tóxicos tales como Bonos de Lehman Brothers, Acciones Preferentes de bancos Islandeses, Fondos de Madoff, Obligaciones convertibles en acciones a precios desorbitados, Participaciones preferentes al 100% cuando otras emisiones de las mismas entidades, en el mercado secundario, cotizaban entre el 40 y el 60 %,…

En este entorno nacen las EAFI (Empresas de Asesoramiento Financiero Independiente). Son empresas de servicios de inversión (ESI) debidamente autorizadas, registradas y supervisadas por la CNMV al igual que un Banco, Caja de Ahorros, Agencias o Sociedades de Valores que prestan el servicio de Asesoramiento Financiero Independiente. La única diferencia es que estas, además pueden desarrollar actividades de depósito de valores, intermediación y asesoramiento y las EAFI sólo realizan actividades de Asesoramiento.

¿Quién puede ser EAFI?

Toda persona física o jurídica que pueda demostrar Conocimientos y Experiencia en el Asesoramiento de clientes y que pueda aportar Solvencia y Moralidad. De ahí se pasa a un riguroso proceso de calificación que hace la CNMV y si todo es correcto la autorizan y la registran.

Una vez vistos los requisitos y lo que es una EAFI nos preguntaremos qué ventajas para el cliente tiene el contar con el asesoramiento de este tipo de empresas. Las podríamos resumir en:

  • Buscan la Profesionalización y Especialización de la actividad del asesoramiento financiero
  • Se habla con los clientes sólo de Asesoramiento. No existe depósito ni intermediación.
  • El objetivo principal es la adecuación de la cartera de inversión al perfil de riesgo de cada cliente en un marco de verdadera independencia y ausencia de conflictos de interés.
  • La EAFI es independiente ya que asesora sobre inversiones en diferentes entidades, con diferentes comercializadores y con un control absoluto del riesgo asumido por el cliente.
  • Ahorro de costes al cliente. Se reducen comisiones intermedias, pues accede directamente al activo financiero.

La figura de la EAFI está homologada en toda Europa ya que dimana de la transposición de la Directiva Europea Mifid que todos los Estados miembros de la UE tuvieron que transponer al ordenamiento jurídico nacional de cada uno en 2008. Es de destacar que en Mercados maduros como el del Reino Unido la importancia de los IFA es primordial ya que el 70% de todos los patrimonios existentes, están asesorados por un Asesor Independiente. En España el 93% de los saldos que se gestionan se hace a través de las Entidades Financieras y sólo un 4% se lleva a cabo por firmas de Asesoramiento Financiero Independiente. Esto es debido a que el ahorro/inversión español está totalmente bancarizado y que hay una carencia de cultura financiera por parte de los inversores.

¿Nos podemos preguntar si son necesarias las EAFI y si tienen futuro?

La crisis de confianza en los productos complejos y la gestión del riesgo implican una gran necesidad de Asesoramiento. El aumento cuantitativo de la necesidad de servicio nos lleva a dos puntos: la necesidad de asesoramiento independiente, donde radicará la mayor demanda, por los problemas que ha generado la crisis y la colocación de productos, entre los particulares, con gran conflicto de interés. Por otro lado la transparencia y los conocimientos que tienen las EAFI s serán el hecho diferenciador, en beneficio del cliente y de la sociedad

Por todo ello, me atrevo a pronosticar que el futuro del Asesoramiento Financiero Independiente registrado y supervisado en España va a ser brillante, aunque no exento de riesgos.

Albert Ricart i Masclans
Administrador de C & R Ifa EAFI, S.L.

Acceda al Blog de Albert Ricart en el siguiente enlace: C&R IFA, EAFI en rankia.com

Las preferentes y el asesoramiento financiero

Estamos viendo estos días manifestaciones en la calle de damnificados por la colocación indiscriminada de preferentes por parte de bancos y cajas a inversores particulares que pensaban que estaban comprando libretas a plazo fijo. Ahora son cautivos de su entidad, a la que habían depositado su confianza, que o no les da liquidez o se las canjea por acciones o por otros títulos. La situación es terrible para muchas personas de perfil ahorrador y que se han transformado, de repente, en inversores. Nos podríamos preguntar ¿por qué ha pasado esto?

Los bancos y cajas necesitaban cubrir unas demandas de capital que les exigían los mercados financieros. Por eso emiten acciones o participaciones preferentes para transformar créditos (depósitos de los clientes) en capital. Los ahorradores querían un rendimiento elevado para sus ahorros para superar la inflación, pues los intereses del dinero habían bajado mucho y ésta había subido. Hasta aquí todo lícito. ¿Dónde empieza el desbarajuste? Pues en el momento de la comercialización de estos productos que tal y como algunos prevenimos y advertimos en su día, se han convertido en tóxicos para sus tenedores. Hay que ver la situación desde dos ángulos diferentes antes de llegar a conclusiones. El primero, el del banco como entidad, tiene necesidad de captar capital. ¿Qué más fácil que colocar a sus clientes de confianza unos títulos que ningún inversor profesional les compraría? El segundo el del cliente que, movido por el afán de ganar más, se deja engatusar por los comerciales de su entidad de confianza y suscribe las preferentes.

Como podemos ver el conflicto de interés está servido de manera impecable. Durante todo este proceso ¿qué han hecho los reguladores? Pues tanto el Banco de España como la CNMV han mirado hacia otro lado. De hecho interesaba que los bancos y cajas mejoraran rápidamente sus ratios de capital dada la situación de crisis financiera internacional y la española en particular.

¿Cómo se hubiera podido evitar esta situación? De manera simple, si los ahorradores hubieran contado con un adecuado asesoramiento financiero por parte de su entidad y los reguladores controlando que éste se preste adecuadamente. Lo que parece sencillo y coherente es muy complicado de que se produzca tal como está el sistema financiero español. La norma está, lo que se debería hacer está claro, es velar y procurar, ante todo por el interés del cliente, pero los bancos y cajas están en continuo conflicto de interés: fabrican los productos y los distribuyen a través de la su gran y capilar red de oficinas. Con comerciales incentivados para colocar lo que les digan sus superiores, sin poder cuestionar la bondad del producto para el cliente. Los bancos y las cajas han mirado única y exclusivamente en su beneficio y no en el del cliente.

Les pongo un ejemplo: Si usted está enfermo no se le ocurriría nunca ir a un laboratorio farmacéutico a pedir que les receten y despachen algo para su enfermedad ya que la función del laboratorio es fabricar y vender sólo sus medicamentos. Nunca le recetarían los de otro, aunque éste los tuviera de mayor calidad o más específicos, ya que ellos no los fabrican. Lo que se hace es ir al médico, éste evalúa y diagnostica y le receta lo mejor para su enfermedad y el Ministerio de Salud vela por que los médicos no receten con conflicto de interés.

Es esto lo que hacemos las EAFI (Empresas de Asesoramiento Financiero Independiente), al no tener conflicto de interés, evaluamos al cliente, midiendo su «perfil de insomnio» (que es cuando uno deja de dormir por el riesgo asumido en sus inversiones) y diagnosticamos, recomendando lo mejor para el cliente de lo mejor que hay en el mercado. Si los ahorradores que se han transformado en inversores hubieran sido asesorados por una EAFI, me atrevo a decir que tantas o muchas de las situaciones penosas que estamos viviendo estos días, no se hubieran producido.

Albert Ricart

Administrador de C&R Investment Financial Advisor EAFI

Foro de Expansión: Los asesores independientes reivindican su labor en un sector muy bancarizado

Las Eafis demandan apoyo institucional para dar a conocer su figura y ven una amenaza la posible prohibición de las retrocesiones, comisiones que cobran por intermediar en la venta de productos de terceros.

Acceda a la noticia a través del siguiente enlace:

Encuentro sobre Asesoramiento Financiero organizado por Expansión (noticia del 12-3-12)

El asesoramiento global e independiente o la revolución del mercado de Banca Privada

La dificultad del mercado está haciendo emerger en España una floreciente industria de asesores independientes que, alineados con los intereses de sus clientes y con una alta dosis de profesionalidad, están tomando una cuota de mercado que algunos miran con preocupación. Los inversores españoles se han dado cuenta que merece la pena tener a su lado a verdaderos independientes, que trabajen por y para sus clientes. Esto está provocando importantes movimientos en el mercado de Banca Privada, tanto de reposicionamiento como de creación de servicios “ad hoc” en bancos para atender de forma profesional a esta nueva industria. Las nuevas reformas en materia fiscal, la complejidad de los mercados, las dudosas inversiones acometidas en el pasado y la existencia de tipos de interés reales negativos están atacando de forma importante la sostenibilidad del patrimonio de muchos inversores, produciéndose lo que Bill Gross llama “Finantial Represion”. Todos estos elementos solo añaden complejidad a los inversores. Por esa razón el futuro, que toma como base el cambio de paradigma que hemos experimentado, se presenta como una constante incertidumbre y hace imposible prever los siguientes grandes acontecimientos que pueden “caer sobre nosotros” en forma de lluvia de cisnes negros.

Por ese motivo uno de los trabajos más importantes a desarrollar con los clientes es la construcción de un Plan de Objetivos y la determinación de un presupuesto y perfil de riesgo que efectivamente encaje con cada inversor. La suma de ambos trabajos debe permitir afrontar el futuro con la seguridad de que el plan de inversiones planteado se adapte exactamente a lo buscado por el inversor.

En la nueva industria del asesoramiento independiente en España existen de momento pocos equipos dedicados al asesoramiento integral del patrimonio de las familias inversoras. Me refiero específicamente a equipos de Multi Family Office que no tengan producto propio, que tengan dedicación exclusiva al cliente y que cuenten con un alto nivel de especialización jurídico-fiscal, planificación estratégica, modelos de riesgos, construcción de carteras estratégicas y formulas de implementación eficaces y eficientes para el cliente por su rigor y por el ahorro de costes que implican. Estos equipos han de tener como condición fundamental un correcto alineamiento con los intereses del cliente de forma que sean completamente independientes de la industria financiera (bancos, gestoras,…) y del resto de proveedores del mercado: private equities, intermediarios de real estate, etc. Han de estar completamente enfocados a la consecución de los objetivos del cliente de forma que todas sus recomendaciones y trabajos sean imparciales y provengan del plan definido específicamente para cada inversor. Uno de los puntos más importantes para poder realmente ser asesores globales del patrimonio de un cliente es tener la visión 360º de todo su patrimonio cubriendo de esta manera sus necesidades de corto plazo y sus objetivos de medio y largo plazo a través de un servicio holístico, o integral, que pueda contemplar un mapa de riesgos y modelo de servicio globales.

Con todo lo anterior el asesor se convierte en el “guardián del patrimonio” de la familia inversora ayudando a preservar su patrimonio con un modelo sostenible y alineado con los objetivos familiares, de generación en generación, y siempre y cuando se aplique un modelo de costes completamente transparente para la familia. Para mitigar los potenciales “reveses” del mercado es muy importante que el asesor trabaje muy estrechamente con cada familia (la máxima de que el patrimonio no se delega sino solo la gestión del mismo es muy importante y siempre ha de ser tenida en cuenta). El asesor debe de ser capaz de construir para y con la familia una cartera de inversión con un modelo robusto y eficiente, donde la implementación a través de altas convicciones independientes sea capaz de eliminar los innecesarios “ruidos” del mercado tan perjudiciales para el inversor cuando actúa aisladamente.

Muchas veces hemos repetido que debemos de ayudar al inversor a protegerse de sí mismo evitando al máximo la toma de decisiones irracionales provenientes de su falta de experiencia o de recomendaciones interesadas de terceros. En todos los principios anteriores se basa la filosofía de Arcano Family Office. Desde el año 2007, llevamos implementado un riguroso modelo de asesoramiento que con el paso del tiempo nos permite llegar a la conclusión de que el mercado español cada vez es más consciente de la necesidad de contar con asesores globales independientes, que puedan dar un servicio de calidad a las familias inversoras ocupando un rol singular entre las entidades financieras y las familias.

La revolución está en marcha, la madurez del mercado y su propia complejidad empujan este movimiento y el futuro está delante de nosotros. El énfasis que en años tan complejos debemos dar a la calidad en lugar de a la cantidad, nuestro expertise técnico en todo el universo de asset class, nuestra capacidad de acceso a extraordinarias oportunidades de inversión en todo el mundo, la racional consecución de un ahorro constante de costes, el conocimiento en detalle de cada cliente y la propiedad de un modelo realmente eficiente de riesgos nos permitirán mostrar al mercado una oferta de valor añadido completamente diferencial de lo que es la actual oferta de servicios financieros.

Cuando todo lo anterior va acompañado de retornos adecuados a los objetivos estratégicos y de riesgo de cada cliente nos hace pensar que dedicarse con toda intensidad a la construcción de carteras estratégicas para la totalidad del patrimonio de una familia, junto con una monitorización constante de la medida de riesgo definido para cada cliente, merece la pena. Merece la pena porque realmente estamos consiguiendo el objetivo de protección, preservación y sostenibilidad del patrimonio.

Iñigo Susaeta

Socio director de Arcano Wealth Advisors, EAFI

El Asesoramiento Independiente y sus peculiaridades

En el sector de servicios financieros, la asesoría se ha realizado históricamente por las entidades que proponían sus propios productos sin tener en cuenta que, en dicha situación, se crea un evidente conflicto de intereses: los del cliente y los de la entidad. Los asesores financieros independientes resuelven este conflicto, puesto que no son vendedores de productos, son exclusivamente vendedores de la asesoría adaptada al perfil de cada cliente. Además:

-Están especializados en la asesoría

-No dependen de ninguna entidad financiera cuyos productos puedan ser aconsejados.

-Sus ingresos dependen solo del cliente.

-Analizan para el cliente todo el abanico de los productos que puedan adaptarse a su perfil.

-Facilitan y agilizan la relación cliente-entidades.

Afortunadamente, desde hace tres años están supervisados por la CNMV, aunque la profesión existe desde hace décadas en otros países. La profesión de asesor financiero independiente ha tardado en introducirse en España: oficialmente sólo existe desde hace tres años, aunque Ética la practica desde hace nueve. A día de hoy hay 85 Eafis registradas en la CNMV, cifra ridícula respecto a otros países europeos. En Reino Unido el 76% de la gestión patrimonial está asesorada por independientes. Esto es así por dos razones:

-España es un país, culturalmente hablando, muy influenciado por bancos y cajas, y la ciudadanía percibe, erróneamente, que va a pagar dos asesorías: la de las entidades y la del asesor.

-Algunos bancos españoles, también erróneamente, siguen considerando a los asesores independientes como competidores y muchos profesionales del sector consideran más seguro trabajar para los bancos que lanzarse a ser independiente.

El balance de estos tres años es que la profesión se va haciendo conocer poco a poco y esto es positivo. Dicho esto, los retos son múltiples, simplemente porque el sector financiero está en crisis y el hecho de ser asesor independiente, con características propias, no es óbice para reconocer que los asesores forman parte del sector.

Para hacer comprender el reto al que se enfrentan las Eafis voy a utilizar un símil. En la sanidad están los médicos, las farmacias y los laboratorios. Los médicos analizan el estado del paciente y recetan los medicamentos apropiados, pero no los fabrican, ni pueden recetar medicamentos que no existen. El gran reto que tenemos los asesores financieros independientes es hacer comprender que somos médicos financieros, haya epidemias o no las haya.

Francisco Álvarez Molina

Presidente de Etica Patrimonios EAFI