La computación en la nube como tendencia de futuro para la inversión

La computación en la nube como tendencia de futuro para la inversión

La computación en la nube presenta multitud de utilidades que usamos en el día a día, y que sin duda seguirán estando en nuestras vidas durante las próximas décadas. Por eso, invertir en compañías dedicadas a este sector es útil y rentable al mismo tiempo.

Compartes archivos de trabajo a través Dropbox. Al salir, te sigues formando con ese máster online que guarda los contenidos en su campus virtual. Cuando llega el fin de semana, disfrutas de una maratón de la nueva serie de Netflix. Y, al volver de las vacaciones con tus amigos, cada uno sube sus fotos del viaje a una carpeta compartida en Google Drive. En un mundo tan conectado, los servicios en la nube son una tecnología de presente y futuro.

 

La computación en la nube, una tecnología futurista que ya está aquí

Según su definición más literal, la computación en la nube es un “paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red”, habitualmente internet. Entre sus características, se encuentran su carácter global, su rápida integración o la optimización de la energía. Pero la más importante es la portabilidad de la información. O, explicado de otra manera, la posibilidad de acceder a tus documentos de trabajo o el catálogo de Netflix desde distintos dispositivos en cualquier parte del mundo.

Aunque los servicios en la nube cada vez son más utilizados por empresas y particulares, las estadísticas muestran que todavía queda mucho camino por recorrer. Según este informe de Eurostat,  solo el 26% de las empresas de la UE utilizaban la computación en la nube en 2018. No obstante, las grandes empresas utilizaron un 21% más estas tecnologías que en 2014, lo que muestra el crecimiento del sector en los últimos años.

Con estas posibilidades de crecimiento, existe una gran variedad de compañías dedicadas a desarrollar herramientas basadas en la computación en la nube, pero hoy queremos presentarte una en concreto: Fastly.

 

La presencia de Fastly en tu día a día

El producto estrella de la compañía es su plataforma de nube y la optimización de imágenes, vídeo y audio. Además, la seguridad de los datos es una de las señas de identidad que llama la atención de sus clientes, normalmente empresas dedicadas a sectores con una gran presencia en Internet. Entre ellas, destacan empresas tan importantes como Airbnb, Spotify, Twitter, Vimeo o el New York Times.

La progresión de Fastly y su gran potencial en el futuro se demuestran también en sus resultados económicos. Sus acciones cotizan en la Bolsa de Nueva York, donde experimentaron un crecimiento del 341,52% -sí, el número no está equivocado- entre el 1 de marzo y el 1 de julio, alcanzando los 83,80 dólares por acción. Además, en 2019 obtuvo un beneficio bruto de 112,14 millones de dólares, el doble que en 2017.

Por todo ello, es una de las compañías en las que invierte nuestro fondo Imantia Futuro, a través del ETF L&G CYBER SECURITY UCITS. A través de él, invertimos en robótica, ciberseguridad o Fintech. Su impacto positivo también se produce en los bolsillos de los inversores, ya que les genera una gran rentabilidad. Desde su salida a bolsa en 2019, esta acción se ha revalorizado un 329,46%.