¬ŅEn manos de qui√©n est√° la deuda p√ļblica? (Art√≠culo de AXA IM en Funds People)

AXA IM analiza cu√°les son los rasgos identitarios que marcan a los tenedores de deuda p√ļblica de pa√≠ses ‚Äėcore‚Äô y de la Europa perif√©rica.

AXA-web¬ŅQui√©n tiene qu√© en Europa? O, mejor dicho: ¬Ņqui√©nes son los tenedores de los principales activos de deuda? Hasta hace poco tiempo, la disponibilidad de los datos sobre qui√©nes eran los titulares de la deuda p√ļblica era muy limitada, por lo que hacer una comparaci√≥n entre pa√≠ses resultaba dif√≠cil. Seg√ļn un estudio realizado por AXA Investment Managers, en la mayor parte de los pa√≠ses europeos los inversores residentes poseen el 50% de los bonos soberanos, de los cu√°les entre el 10% y el 20% est√° en manos de los bancos y otro 15%-20% lo tienen otras instituciones financieras del propio pa√≠s.

En un informe sobre perspectivas, la gestora indica que en los llamados ‚Äėpa√≠ses refugio‚Äô existen diferencias considerables en cuanto al perfil de los tenedores de deuda. En Reino Unido y Jap√≥n, por ejemplo, los fondos de pensiones, las compa√Ī√≠as de seguros y los fondos de inversi√≥n tienen alrededor de un tercio de la deuda p√ļblica de sus pa√≠ses. ‚ÄúLos √ļltimos en llegar han sido sus bancos centrales, que acumulan alrededor del 10% de la deuda nipona en el caso del Banco de Jap√≥n y m√°s del 20% de los bonos p√ļblicos brit√°nicos en el caso del Banco de Inglaterra‚ÄĚ. Pero no se puede homogeneizar, ya que existen situaciones tan diferenciales como llamativas.

Basta decir que la monta√Īa de deuda de Jap√≥n est√° en su pr√°ctica totalidad (95%) en manos de inversores nacionales. El caso contrario es el de Alemania, donde s√≥lo el 10% del total de su deuda la mantienen inversores residentes en el pa√≠s. ‚ÄúAunque la demanda extranjera a lo largo de los √ļltimos siete a√Īos ha sido sorprendentemente estable, no existe ninguna garant√≠a de que esta tendencia vaya a continuar en el futuro, sobre todo si las tensiones en la eurozona comienzan a remitir y los inversores empiezan a deshacerse de los activos seguros‚ÄĚ, aseguran en AXA IM.

Una investigación realizada por el BCE muestra que, desde que se creó la Unión Económica y Monetaria (UEM), las asignaciones de cartera de los inversores institucionales se han desplazado hacia bonos de otros estados miembro. Como resultado de este cambio, el 40% de la deuda emitida por los países europeos está en poder de inversores residentes en otras naciones europeas. El FMI ha sugerido en repetidas ocasiones que una base diversificada de inversores locales y una menor dependencia del país de la financiación externa pueden proteger a los países de los shocks externos.

Algunos estudios muestran que una menor participaci√≥n extranjera en el mercado de deuda p√ļblica nacional est√° asociado generalmente a mayores rentabilidades de los bonos. ‚ÄúSi esto fuera cierto, la sostenibilidad de los bajos rendimientos que ofrece actualmente el bund alem√°n depender√°, al menos en parte, de las decisiones de inversi√≥n que adopten las instituciones financieras de otros pa√≠ses de la UE‚ÄĚ, se√Īala AXA IM. Por este motivo, en la gestora creen que el hecho de que los inversores no residentes tengan la mayor√≠a de la deuda p√ļblica germana hacen que el pa√≠s sea vulnerable a un escenario de menor aversi√≥n al riesgo.

Situación de los mercados periféricos

Las pruebas de estr√©s realizadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) en 2011 pusieron de relieve un patr√≥n interesante en lo que se refiere a la exposici√≥n de los bancos a la deuda p√ļblica de sus pa√≠ses. ‚ÄúLas entidades financieras de Espa√Īa, Italia, Portugal y Grecia invierten entre el 60% y el 85% de sus carteras de deuda en bonos soberanos emitidos en su pa√≠s de origen. Por el contrario, los test evidenciaban que los bancos de B√©lgica y Francia manten√≠an una menor exposici√≥n a la deuda de su pa√≠s, aunque ten√≠an un porcentaje de bonos perif√©ricos del 27% en el caso belga y del 17% en el caso franc√©s‚ÄĚ.

¬ŅQu√© esperar de cara al futuro? Para AXA IM, la regulaci√≥n podr√≠a alterar la demanda de deuda del Estado. ‚ÄúLos mayores requisitos de liquidez previstos en Basilea III favorecer√°n a los grandes emisores de deuda‚ÄĚ, aseguran. En este sentido, un momento √°lgido fue cuando el presidente del Bundesbank sugiri√≥ que el pacto en torno a la uni√≥n bancaria no solo no deber√≠a permitir incrementar el peso en las carteras de los t√≠tulos de de deuda p√ļblica considerada de riesgo, sino limitar la exposici√≥n de las entidades financieras a cada pa√≠s. ‚ÄúSi esta propuesta ve la luz, las rentabilidades de los pa√≠ses perif√©ricos pasar√≠an a estar bajo una fuerte presi√≥n‚ÄĚ.

Acceda al art√≠culo de Funds People en el siguiente enlace: En manos de qui√©n est√° la deuda p√ļblica