IV Evento Online ASEAFI. Nota de Prensa

..

.

ASEAFI asegura que “contar con un asesor profesional es una garantía de poder evitar errores de inversión tanto en renta variable como renta fija”

 

Para Santalucía AM “hay valor en los mercados de Renta Fija Euro, y la clave es conocer dónde encontrarlo. La renta fija es un activo necesario para diversificar las carteras y reducir la volatilidad”.

Desde Janus Henderson Investors son proactivos con el mercado americano y creen que los inversores deberían centrarse en los factores que impulsan la primera economía mundial y los mercados a largo plazo y dejar en un segundo plano el ruido que genera el panorama político

Edmond de Rothschild asegura que “las ayudas de los Bancos Centrales y de los distintos gobiernos europeos, han abierto una oportunidad en el segmento de la renta fija, que ofrece un binomio rentabilidad/riesgo atractivo”

En Schroders explican que, de forma muy selectiva con los valores, hay grandes oportunidades en renta fija emergente en divisa local, debido al fuerte castigo que han sufrido durante los últimos cinco a ocho años.

.

Madrid, 24 de noviembre de 2020. El presidente de la Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (ASEAFI), Fernando Ibáñez, ha asegurado que “contar con un asesor profesional es una garantía de poder evitar errores de inversión tanto en renta variable como renta fija” y ha recordado el valor que, tal y como se ha demostrado, “tiene un asesoramiento financiero profesional e independiente para la elaboración de las carteras y la toma de decisiones de inversión”.

Fernando Ibáñez ha realizado estas declaraciones durante su intervención en el IV Evento Online promovido por ASEAFI, ‘Qué esperar de la renta fija y los mercados de deuda. Aproximaciones por geografía y tipo de activo’, en el que ha recordado que tenemos records de deuda pública en las principales economías europeas y, en concreto, en España. Algo que, a su juicio, “va a tener un impacto claro sobre los mercados, las empresas y, por tanto, sobre las valoraciones de las compañías”.

.

En el primer panel, Santiago Carbó Valverde, catedrático de la Análisis Económico en la Universidad de Granada, ha analizado las últimas decisiones de los bancos centrales, con especial énfasis en el BCE, y la situación de los mercados de deuda pública y privada, tras el impacto recibido por la recesión económica, motivada por los confinamientos, y las acciones en respuesta en primer lugar de los reguladores monetarios, y en segundo de los gobiernos. Los riesgos de impago que se acentúan día tras día, en un escenario de tipos de interés ultrabajos.

Carbó ha asegurado que no es nuevo que los bancos centrales están anestesiando las primas de riesgo soberano y ha señalado que “el rescate de las autoridades monetarias, sin ser una solución óptima a largo plazo, es lo mejor que se ha tenido a mano” y que sigue siendo así en tiempos de pandemia.

El economista ha concluido asegurando que se acumulan riesgos macroeconómicos, financieros y de sostenibilidad fiscal con una deuda disparada al alza, que no hacer reformas tendrá un coste extra en esta ocasión y, finalmente, que hay riesgos en deuda corporativa y los tipos de interés reducidos no pueden ser eternos.

 

Diferentes aproximaciones a los mercados de deuda

Posteriormente, los expertos de las gestoras Janus Henderson Investors, Santalucía AM, Schroders y Edmond de Rothschild han explicado distintas aproximaciones a los mercados de deuda, desvelando las oportunidades existentes en los mercados norteamericano, europeo y en las economías emergentes.

Luis Merino, responsable de Renta Fija de Santalucía AM, ha explicado las oportunidades de inversión en el actual entorno económico, donde los tipos de interés se encuentran en mínimos históricos y, en este sentido, considera que “es clave conocer dónde encontrar valor invirtiendo en los mercados de Renta Fija Euro, ya que es un activo necesario para una cartera bien diversificada”.

Asimismo, ha recordado que en Santalucía Asset Management gestionan el fondo más rentable en 2020 dentro de la categoría Renta Fija Euro Ultra Corto Plazo.

Por su parte, Martina Álvarez, directora de ventas Iberia de Janus Henderson Investors, ha asegurado que, dada la volatilidad actual, “los inversores deberían centrarse en los factores que impulsan la economía de Estados Unidos y los mercados a largo plazo en vez de centrarse en exceso en el panorama político”.

“Son varios los factores que continúan respaldando una perspectiva constructiva para los mercados financieros, sobre todo los notables progresos en el desarrollo de una vacuna contra la Covid-19 y el constante apoyo monetario por parte de la Reserva Federal (Fed)”, ha indicado Álvarez, quien ha añadido que, aún así, “lo más probable es que la volatilidad continúe y es fundamental centrarse en empresas que se beneficien de los nuevos temas de inversión, tengan balances sólidos y ventajas competitivas, ya sea en renta variable o en bonos corporativos”.

Por otro lado, María García Fernández, head of sales en Edmond de Rothschild, ha planteado la visión de los mercados de crédito y oportunidades de cara a los próximos meses, en los que nos enfrentaremos a unos mercados con tipos históricamente bajos.

Sin embargo, ha señalado que las ayudas de los Bancos Centrales y de los distintos gobiernos europeos, han abierto una oportunidad en el segmento high yield de renta fija, que ofrece una rentabilidad/riesgo atractivo.

García Fernández también ha informado de que, con el lanzamiento de su noveno fondo a vencimiento definido, Millesima Target 2026, Edmond de Rothschild ofrece una alternativa de inversión diversificada, con riesgo moderado y con un rendimiento cierto.

Inés del Molino, bussines development manager Spain & Portugal de Schroders, explica que desde la gestora siguen opinando que queda muy poco valor en el segmento de alta calidad de la deuda de países emergentes en dólares. “Vemos valor más atractivo y un potencial de ajuste de la dispersión significativamente mayor en el segmento de alto rendimiento de la deuda soberana, donde la dispersión media sigue siendo de alrededor de 700bps”.

Del Molino, además, ha señalado que en renta fija emergente hay oportunidad en divisa local por el castigo al que se han visto sometidas las divisas durante todos estos años y ha asegurado que “se puede invertir de manera sostenible sin renunciar a la rentabilidad”, así como tendríamos que intentar ampliar los palos.

El consejo de la responsable de Schroders ha sido el de contar siempre con un asesor profesional ya que, a su juicio, “siempre es la mejor decisión financiera”.

 

Un evento promovido por ASEAFI, que se ha celebrado gracias al patrocinio de Janus Henderson Investors, Santalucía AM, Schroders y Edmond de Rothschild y que ha contando con la colaboración de Efpa España, IEAF, Finect y con El Asesor Financiero, Citywire, Funds Society, Valencia Plaza y Rankia como media partners.

.

Schroders. Infografía Noviembre 2020

IV EVENTO ONLINE ASEAFI. Solicitud de Documentación digital

.

.

Tal y como se ha explicado en el desarrollo del IV Evento Online ASEAFI, si desea recibir la documentación abordada durante en el encuentro, por favor, rellene el siguiente formulario y, a la mayor brevedad, le haremos llegar un correo electrónico con la información.

.

 

M&G Opinión – Tres años en busca de crecimiento fiable a largo plazo

Gestor – Alex Araujo

Exclusivamente para inversores profesionales

 

El fondo se lanzó en octubre de 2017, claramente concentrado en oportunidades de crecimiento a largo plazo en infraestructura cotizada.

• Su equipo gestor aplica un enfoque moderno para brindar acceso al espectro completo de la clase de activos, incluidas las tendencias de crecimiento estructural que detectamos en infraestructura digital.

• Los factores ESG están integrados en el proceso de inversión como una consideración clave para buscar rentabilidad financiera en el largo plazo.

• El bajón del mercado provocado por el brote de COVID-19 en marzo presentó oportunidades compra que nos parecieron atractivas, y tomamos seis nuevas posiciones en utilities con objeto de reforzar el flujo de rentas del fondo.

• El estímulo fiscal podría suponer un viento de cola favorable a medida que los gobiernos aumentan su gasto en infraestructura para reanimar a la economía global.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su
inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere
la cantidad invertida inicialmente.

 

Filosofía y enfoque

Como eje central de la economía mundial en tiempos de recesión y de prosperidad, la infraestructura es un elemento crucial en el entramado de la sociedad moderna. En nuestra opinión, los flujos de caja estables y crecientes que genera esta clase de activos en las distintas fases del ciclo económico pueden jugar un papel igualmente importante en las carteras de los inversores.

 

Compañías cotizadas con activos físicos

Nuestra estrategia invierte en infraestructuras cotizadas, concentrándose claramente en negocios respaldados por activos físicos que representan una barrera de entrada sostenible para competidores potenciales. No invertimos en empresas de capital privado: nos limitamos a compañías que se benefician de la liquidez inherente a la renta variable cotizada. Esto nos aporta una enorme flexibilidad para tratar de aprovechar las oportunidades generadas por acontecimientos en los mercados, como por ejemplo la oleada de ventas indiscriminadas que experimentamos en marzo de 2020 debido a la pandemia global. Tenemos previsto seguir actuando en base a este tipo de oportunidades.

Invertimos en infraestructura crítica respaldada por activos físicos duraderos. Este aspecto a largo plazo se ve capturado por negocios de concesiones, que en nuestra opinión pueden generar flujos de caja estables y crecientes durante varias décadas, y por compañías de regalías, que proporcionan el flujo de liquidez a largo plazo por excelencia: los ingresos de sus tenencias físicas pueden ser perpetuos.

 

Crecimiento del dividendo

Estamos firmemente concentrados en el crecimiento del dividendo, al considerar que la infraestructura cotizada ofrece un amplio abanico de oportunidades de crecimiento a largo plazo, desde la vinculación a la inflación en ciertos sectores hasta las potentes tendencias temáticas que impulsan a la infraestructura digital. El crecimiento del dividendo es crucial para nuestro objetivo de proporcionar un flujo de rentas crecientes. En este contexto, la renta del fondo obedece a nuestra selección de valores. La infraestructura cotizada suele ofrecer una prima de renta respecto a las acciones en general: actualmente, el fondo ofrece una TIR histórica del 3,4% (clase A de dist. en EUR, a 1 de octubre de 2020, en base a datos preliminares), frente al 2,0% del índice MSCI ACWI (fuente: MSCI Inc., a 30 de septiembre de 2020), aunque esto no es más que un resultado. Nuestra prioridad de renta es ampliar la distribución del fondo a nuestros clientes.

 

Enfoque moderno en infraestructura cotizada

La infraestructura se está expandiendo rápidamente más allá del ámbito tradicional del suministro público, de los oleoductos y del transporte, sectores conocidos habitualmente como infraestructura «económica». A fin de capturar plenamente el espectro de la clase de activos y todas las cualidades que ofrece, invertimos en tres categorías de infraestructura diferenciadas: «económica», «social» y «en evolución».

La infraestructura «económica» representa la mayor parte de la cartera (con una ponderación típica del 65% al 75%), pero también invertimos en infraestructura «social», un área más defensiva que cubre los ámbitos sanitario, educativo y cívico, y que suele representar de un 10% a un 20% del fondo. Nuestra tercera categoría, la infraestructura «en evolución», añade un perfil único: las oportunidades de crecimiento en infraestructura de comunicaciones, transaccional y de regalías introducen una nueva dimensión a una clase de activos comúnmente asociada con la estabilidad. Esta categoría debería representar entre un 15% y un 25% de la cartera.

Una cartera equilibrada a partir de estos tres ámbitos de infraestructura brinda una exposición diversificada a una clase de activos con características atractivas.

.

Rentabilidad a 3 años

En los tres años transcurridos desde que se lanzara el fondo en octubre de 2017, el M&G (Lux) Global Listed Infrastructure Fund ha sido el fondo de mejor comportamiento en el grupo de homólogos de infraestructura cotizada de Morningstar, con una rentabilidad total anualizada del 6,4% (acciones A de acumulación en EUR). Todos los segmentos de la cartera — infraestructura «económica», «social» y «en evolución»— han realizado una contribución positiva al resultado.

* MSCI ACWI Net Return. El índice es de rentabilidad bruta con anterioridad al 1 de octubre de 2018, y de rentabilidad neta a partir de dicha fecha.

El índice de referencia o benchmark es un comparador frente al cual comparar la rentabilidad del fondo. Se trata de un índice de rentabilidad neto que incluye dividendos tras la deducción de impuestos retenidos. El índice ha sido elegido como referencia del fondo porque refleja mejor el alcance de la política de inversión del fondo. El benchmark se utiliza únicamente para medir el rendimiento del fondo y no limita la construcción de la cartera del fondo.

El fondo se gestiona de forma activa. El gestor tiene total libertad para elegir qué inversiones comprar, mantener y vender en el fondo. Las tenencias del fondo pueden desviarse significativamente de los componentes del índice de referencia.

Fuente: Morningstar, Inc., a 5 de octubre de 2020, clase de acciones A (acum.) en EUR, rentas reinvertidas, en base a precios de cierre (price-to-price). La rentabilidad del índice está expresada en la divisa de denominación de la clase de acciones.

 

Participación en alzas, protección frente a caídas

El fondo ha experimentado diversas condiciones de mercado durante sus tres primeros años de vida, pero su rentabilidad superior se ha visto impulsada por un patrón recurrente: ha capturado la mayor parte de las subidas durante repuntes del mercado y brindado protección en fases bajistas (gráfico 2). La participación en subidas ha sido una consecuencia directa de la concentración decidida del fondo en el crecimiento, mientras que la protección frente a caídas ha reflejado las características defensivas de la infraestructura cotizada como clase de activos.

El fondo supo limitar su retroceso en 2018 al caer la renta variable, y superar al índice MSCI ACWI Net Return en 2019 cuando los mercados repuntaron; en 2020, sin embargo, se ha enfrentado a una coyuntura difícil para las estrategias de infraestructura cotizada.

En lo que va de año, su evolución se ha visto afectada por los acontecimientos de marzo, cuando la debilidad de la infraestructura de energía y de transporte mermó las rentabilidades, y por el periodo de junio en adelante, cuando las acciones de la «nueva economía» se destacaron e impulsaron a las bolsas hasta máximos históricos.

 

COVID-19

El acontecimiento exógeno de una pandemia global fue una circunstancia excepcional con consecuencias únicas para la infraestructura cotizada. La infraestructura de energía fue objeto de una fuerte presión en marzo, cuando las acciones de oleo- y gasoductos se vieron atrapadas en el malestar general en el sector provocado por la mayor oferta procedente de Arabia Saudí y por la menor demanda global en el marco del COVID-19. Los flujos de caja generados por los negocios de midstream tienen características distintas a las de los productores gasistas y petroleros, debido a su exposición directa limitada al precio de la materia prima subyacente. No obstante, los fundamentales se vieron eclipsados por el sentimiento en un entorno de extrema incertidumbre. La infraestructura de transporte (y en particular los aeropuertos) fue otra área bajo presión al iniciarse los confinamientos en todo el mundo. A diferencia de recesiones previas, en que los volúmenes de tráfico disminuyeron, la implementación de tales medidas hizo que los viajes internacionales se interrumpieran de forma abrupta.

Pese a los retos en el corto plazo, mantenemos el optimismo y creemos que nuestra perspectiva a largo plazo ya ha favorecido al fondo. Los sectores de infraestructura de energía y transporte, que habían liderado las caídas en marzo, repuntaron con fuerza en abril y mayo. Nuestra decisión de ampliar ciertas posiciones durante la caída de los mercados no tardó en verse premiada, y consideramos que todavía existe recorrido alcista. Una reapertura gradual de las economías, o una vacuna eficaz, por ejemplo, podrían conducir a una reevaluación significativa de estas compañías a medida que los inversores contemplan el retorno de la normalidad. La exposición agregada del fondo a los aeropuertos se limita aproximadamente a un 5%.

 

Liderazgo estrecho del mercado

A diferencia de la naturaleza no recurrente de la crisis sanitaria global, la estrechez en el liderazgo del mercado aparente a partir de junio planteó un obstáculo más familiar para la infraestructura cotizada. El repunte liderado por las acciones tecnológicas en enero de 2018 fue otro ejemplo de una fase en la que el crecimiento fiable del segmento de la infraestructura fue básicamente ignorado por los inversores, en su afán de capturar el impulso alcista de las acciones de la «nueva economía».

Esta vez, Apple y Amazon.com se destacaron como las beneficiarias de la carrera hacia el crecimiento, que se aceleró sin prestarse atención alguna a las valoraciones bursátiles. Estos arquetipos de modernidad no son negocios de infraestructura, con lo que no son elegibles para nuestra estrategia; no obstante, su crecimiento explosivo se ve reflejado en nuestras exposiciones a la infraestructura digital. Por ejemplo, muchos de los líderes tecnológicos del mercado son inquilinos importantes y crecientes de las compañías de centros de datos que tenemos en cartera.

Seguimos pensando que la infraestructura cotizada ofrece oportunidades atractivas de crecimiento a largo plazo de diversas fuentes, sin estar sujeta a la volubilidad del mercado ni a sus rachas de euforia excesiva. Las acciones de la «nueva economía» se batieron en retirada desde sus máximos en septiembre.

 

Actividad de cartera

El fondo suele gestionarse como una estrategia de compra y retención (buy-and-hold) de baja rotación. En sus primeros dos años de historia, solamente hubo cinco nuevas compras y seis ventas completas. Una de dichas ventas (John Laing Infrastructure Fund) obedeció a una OPA en el mercado. Sin embargo, consideramos que la actividad de venta indiscriminada de marzo a raíz del brote de COVID-19 creó oportunidades de compra de activos de infraestructura a largo plazo que, además de ser cruciales para el buen funcionamiento de la sociedad moderna, proporcionan ingresos fiables y flujos de caja crecientes. La valoración es un aspecto clave en nuestro proceso de selección de valores, y durante la fase de volatilidad operamos de forma más activa de lo habitual para aprovechar puntos de entrada que nos parecieron atractivos.

Aprovechamos lo que consideramos como oportunidades de valor relativo en utilities, un sector que mostró una clara solidez durante la crisis sanitaria global, y que nos parece un baluarte de fortaleza en el entorno de actual incertidumbre económica.

Desde marzo hemos iniciado seis nuevas posiciones en suministro público. Llevamos años monitorizando estas compañías, pero sus valoraciones habían sido excesivas hasta que el reciente retroceso del mercado nos brindó la oportunidad de compra que esperábamos.

Las nuevas compras son de ámbito mundial, y para nosotros, cada una de ellas tiene su propia narrativa de crecimiento. En Estados Unidos, NextEra Energy Partners es una apuesta pura por el crecimiento estructural de las energías renovables, mientras que Sempra Energy y AES Corp proporcionan una dinámica diferente. Sempra diversifica la exposición que ya teníamos a California y Texas a través de nuestras posiciones existentes en Edison International a Atmos Energy, además de añadir vías de crecimiento potenciales en gas natural licuado (GNL, un combustible de transición clave) y exposición a los mercados emergentes (gracias a su presencia en México). El crecimiento a largo plazo de AES Corp se ve impulsado por su transición a fuentes renovables y al almacenamiento en baterías, además de su exposición al universo emergente y la transformación de su cartera de activos a través de un agresivo abandono del carbón.

La multi-utility italiana A2A también combina crecimiento en renovables con un intenso programa de descarbonización. ContourGlobal cotiza en el Reino Unido, pero tiene una amplia huella geográfica, con exposición al crecimiento en mercados emergentes y a la tendencia hacia fuentes de energía sostenibles. China Gas Holdings es otra beneficiaria del crecimiento estructural en China, pues el gigante asiático está reduciendo su dependencia del carbón a favor del gas como fuente de generación de energía y calor. En nuestra opinión, este aspecto crítico de la transición energética es una tendencia que durará varias décadas. En este caso, compramos las acciones cotizadas en la Bolsa de Hong Kong.

Con estas operaciones, la ponderación del sector de suministro público en la cartera aumentó hasta algo más del 38%, su mayor nivel desde el lanzamiento (gráfico 3).

La exposición del fondo a infraestructura energética y de transporte se recortó después de que nuestras posiciones se recuperaran con fuerza en las fases iniciales del repunte del mercado. Las ponderaciones de infraestructura social y de comunicaciones también se redujeron, al mostrar solidez durante los altibajos del mercado.

El fondo puede estar expuesto a distintas divisas, con lo que las fluctuaciones de los tipos de cambio podrían mermar el valor de su inversión.
Invertir en mercados emergentes conlleva una mayor probabilidad de pérdidas debido a mayores riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, regulatorios y de liquidez, entre otros factores.

Podrían surgir dificultades en la compra, venta, custodia o valoración de inversiones en tales países.

 

Dividendos

El COVID-19 y sus repercusiones en la economía mundial han tenido un profundo efecto en los flujos de caja y los dividendos corporativos. Esto nos llevó a actuar con decisión para intentar reforzar el flujo de renta del fondo, y las nuevas posiciones en utilities proporcionaron el contrapeso necesario. NextEra Energy Partners y China Gas Holdings ya se han destacado con subidas de dividendo de doble dígito. Pensamos que este sector ofrece las perspectivas más fiables de ingresos y flujos de caja en el actual entorno.

Pese a la necesidad de precaución en ciertos sectores, los dividendos de las compañías de infraestructura cotizada han sido muy sólidos. Muchas de las posiciones del fondo han continuado repartiendo y elevando los suyos desde marzo, reflejo de sus cualidades de generación de tesorería y de su confianza en el potencial de crecimiento a largo plazo. Así, el fondo se ha beneficiado de subidas de dividendo en todo el espectro de infraestructura cotizada, y en un amplio abanico de países.

En la categoría de infraestructura «económica», las compañías de suministro público ilustraron la firmeza de sus modelos de negocio, y nuestras posiciones continuaron aportando un crecimiento de dividendo superior al que viene a asociarse más comúnmente con el sector. American Water Works elevó su distribución en un 10%, en línea con los últimos dos años, mientras que Republic Services, líder estadounidense en gestión de recursos y reciclaje, anunció una subida del 5%. La infraestructura energética fue otra fuente de dividendos fiables, pues nuestras posiciones mantuvieron sus repartos en niveles previos. El grupo ferroviario estadounidense Union Pacific hizo lo propio en infraestructura de transporte.

La infraestructura «social» fue otra área de solidez y continuó aportando crecimiento. International Public Partnerships (INPP) y HICL Infrastructure anunciaron subidas de dividendo básicamente en línea con la inflación, tal como se esperaba. Por su parte, SDCL Energy Efficiency Trust sigue bien encarrilada para lograr una subida de dividendo del 10% en el actual ejercicio financiero.

La infraestructura «en evolución» supuso una fuente de crecimiento más excitante, liderada por American Tower: la propietaria y operadora de torres de comunicaciones ha elevado su dividendo en cada trimestre este año, con una tasa de crecimiento anualizada del 20%. Su rival Crown Castle elevó su reparto en un 11%.

No obstante, el fondo no ha sido inmune a recortes de dividendo, sobre todo en el sector de aeropuertos, que se ha enfrentado a un entorno operativo extremadamente difícil. Los dividendos de estas compañías se hallan bajo presión a corto plazo, y nuestras apuestas puras (Sydney Airport y Flughafen Zurich) han suspendido temporalmente sus pagos a accionistas. Vinci y Ferrovial también tienen negocios aeroportuarios; la primera ha recortado su dividendo, y cabe esperar que Ferrovial también lo hará.

Mantenemos nuestra confianza en las perspectivas a largo plazo de estas compañías como propietarias y operadoras de activos estratégicos, y no tenemos intención de liquidar nuestras posiciones desde un punto de vista táctico. Confiamos en su compromiso con la reanudación de sus pagos de dividendo y su crecimiento cuando sea adecuado, y en esta época sin precedentes continuamos respaldándolas como accionistas a largo plazo.

Aunque un recorte de dividendo nunca debe tomarse a la ligera, estas decepciones fueron la excepción en una cartera de 47 acciones. La mayoría de nuestras posiciones continuaron aportando dividendos estables o crecientes en un entorno extremo, y el fondo logró su objetivo de ampliar el flujo de ingresos en dólares durante los seis primeros meses del actual ejercicio fiscal (que finaliza el 31 de marzo de 2021). La distribución en los dos primeros trimestres fiscales aumentó en un 24% en euros respecto al año pasado (acciones A de dist. en EUR, gráfico 4).

No queremos extrapolar este nivel de crecimiento para el resto del año, pero confiamos en que la gran mayoría de nuestras posiciones podrán seguir ampliando sus dividendos en el rango básico del 5% al 10%. El fondo sigue bien encarrilado para cumplir su objetivo de aportar un flujo de renta creciente para la totalidad del año.

El fondo tiene un pequeño número de inversiones en cartera, con lo que una caída en el valor de una posición individual podría tener un mayor impacto que en un fondo con un mayor número de tenencias.

 

Integración de factores ESG

El análisis de cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) ha sido una parte integral del proceso de inversión del fondo desde su lanzamiento, ya que el sector de la infraestructura cotizada presenta riesgos y consideraciones idiosincráticos. Invertimos en compañías con activos físicos inmóviles y que afectan a una gran variedad de grupos de interés, entre ellos empleados, clientes, accionistas y el conjunto de la sociedad. Nuestro proceso ESG está diseñado para evaluar la sostenibilidad de los activos y asegurar que los flujos de caja generados por los negocios de infraestructura en los que invertimos son sostenibles y tienen potencial de crecer en el largo plazo.

Debemos asegurarnos de que nuestras compañías preferidas no corren riesgo de quedarse con activos varados (obsoletos) o de perder su licencia social para operar. La labor de investigación propia es un aspecto esencial de nuestro análisis ESG: no creemos en aceptar ciegamente las calificaciones de terceros o en excluir automáticamente a empresas con calificaciones bajas. Tomemos como ejemplo a Republic Services. El líder estadounidense en gestión de residuos y reciclaje presta servicios esenciales a la sociedad, pero creemos que los proveedores de calificaciones ESG trataron sus vertederos y sus correspondientes emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de forma excesivamente simplista. Antes de lanzarse el fondo en octubre de 2017, Republic Services recibió la calificación CCC de MSCI ESG. Para nosotros, esta calificación tan baja no fue motivo suficiente para descartar a la compañía como candidata de inversión potencial; sencillamente, nos llevó a efectuar nuestra diligencia debida e interactuar con su equipo directivo sobre cuestiones ESG.

Tras una serie de reuniones de temática ESG con la empresa y junto al equipo de  administración y finanzas corporativas de M&G, nos convencimos de que la empresa se gestiona de forma responsable: Republic Services ha adoptado tecnologías pioneras para reducir los subproductos y maximizar el reciclaje de gases de sus vertederos. Invertimos en la compañía al lanzarse el fondo, y dicha inversión ha contribuido positivamente al resultado: su dividendo ha crecido cada año en el rango del 5% al 10%, y la cotización de la acción ha subido un 30%. Nos complace no habernos perdido esta subida debido a una mala calificación ESG asignada inicialmente por un tercero.

El avance de la empresa también se ha visto reflejado en sus calificaciones ESG. MSCI ESG ha revisado al alza la calificación de Republic Services dos veces en los últimos tres años, reconociendo la mejora significativa de su perfil de GEI (gráfico 5). No obstante, la trayectoria ESG de la compañía no termina aquí, y su panorama prometedor en este ámbito también queda reflejado en su compromiso con objetivos de sostenibilidad claramente definidos. Tras lograr sus objetivos de 2018, Republic Services se ha embarcado en una estrategia más ambiciosa con siete metas de sostenibilidad alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos por Naciones Unidas, incluidos la reducción agresiva de emisiones de GEI y un aumento continuado del reciclaje. En este contexto, la acción sigue siendo una de las posiciones clave en la cartera.

 

Panorama

Los gobiernos del todo el mundo han anunciado enormes paquetes de estímulo fiscal como respuesta a la pandemia global, incluido un mayor gasto en infraestructura, lo cual podría proporcionar un trasfondo favorable. El plan de recuperación europeo ha sido notable, no solo por su escala y ambición, sino también por la prominencia de su agenda verde. La «UE de nueva generación» tiene una política clara de fomento de las energías renovables y del transporte limpio, prestando asimismo atención a la renovación y la eficiencia de edificios e infraestructuras para respaldar una economía más circular. La infraestructura digital es otra área de mayor inversión en Europa, en el marco de los esfuerzos por mejorar la conectividad en la era digital y el rápido despliegue de redes 5G como una de las mayores prioridades. Las compañías expuestas a esta tendencia de crecimiento estructural tienen potencial de prosperar en beneficio de sus grupos de interés, como por ejemplo empleados, clientes accionistas y el conjunto de la sociedad.

La inversión en infraestructura ha sido un elemento clave en los paquetes de estímulo económico implementados en Europa, China y Japón, pero ha brillado por su ausencia en un país tan importante como Estados Unidos (irónicamente, el que probablemente más lo necesita).

La necesidad apremiante de reparar, modernizar y ampliar su infraestructura renqueante es una de las pocas áreas en las que republicanos y demócratas están de acuerdo, con independencia del resultado de las elecciones presidenciales de noviembre. El hecho de que Donald Trump haya sido incapaz de implementar un plan de infraestructura de primera necesidad durante su presidencia
ha sido una fuente de frustración para ambos bandos. Dicho esto, las decisiones sobre gasto en infraestructura siguen estando eminentemente en manos de los estados individuales, aunque se dará la bienvenida a iniciativas federales en forma de subsidios estatales e incentivos fiscales. Una victoria de Biden también daría impulso a los proyectos de energías renovables, dada su agenda verde inicial. El plan del candidato demócrata de «construir una infraestructura moderna y sostenible y un futuro de energía limpia equitativa» contempla dos objetivos específicos: cero emisiones netas de carbono de cara a 2050 y una inversión de 2 billones de dólares en infraestructura.

Nuestro enfoque a largo plazo de inversión en el sector no depende de la continuación de la expansión fiscal ni del impacto directo de iniciativas gubernamentales sobre el crecimiento económico, pero también somos conscientes de que este tipo de dinámica tiene potencial para impulsar en gran medida a la clase de activos.

Es probable que el estímulo fiscal siga siendo un tema actual hasta que la economía global se halle en una posición más firme, pero es igualmente importante no perder de vista el hecho de que las infraestructuras cotizadas se benefician de tendencias poderosas que, en nuestra opinión, serán seguramente más duraderas. Consideramos probable que vientos de cola temáticos como las renovables, el transporte limpio y la conectividad digital persistan durante muchas décadas (gráfico 6).

Dicho esto, no perdemos de vista el panorama inmediato: somos plenamente conscientes de que el crecimiento es frágil en muchas partes de la economía global, y que los dividendos seguirán viéndose presionados en tal entorno. Así, no podemos descartar el potencial de nuevas caídas de dividendo a medida que transcurre el año. Con esta realidad en mente, creemos que el fondo está mejor situado tras nuestros esfuerzos para reforzar su flujo de rentas con el crecimiento más fiable de ciertas utilities.

Continuamos invirtiendo con una perspectiva largoplacista y confiando en que la cartera goza de solidez, no solo para capear la actual incertidumbre, sino también para capturar crecimiento atractivo en el futuro. Tras celebrar su tercer aniversario, abordamos con más entusiasmo si cabe los tres próximos años. Las oportunidades de crecimiento a largo plazo en infraestructura cotizada nos inspiran más optimismo que nunca.

 

 

El fondo invierte principalmente en acciones de compañías, con lo que es probable que experimente mayores fluctuaciones de precio que aquellos fondos que invierten en renta fija o liquidez.

Puede obtener más información acerca de los riesgos asociados al fondo en el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID).

 


Exclusivamente para inversores profesionales. Prohibida su posterior distribución. Ninguna otra persona o entidad debe utilizar la información contenida en el presente documento. M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo: M&G (Lux) Investment Funds 1 nº de inscripción 1551. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID), el Informe de Inversión Anual o Provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente al Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid. Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto, que incluye una descripción de los riesgos de inversión relativos a estos fondos. La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento financiero independiente. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg. NOV20 / 484702.

 

Celebra con nosotros el tercer aniversario del M&G (Lux) Global Listed Infrastructure Fund

Exclusivamente para inversores profesionales

 

Acompáñanos en este vídeo con Alex Araujo, gestor del M&G (Lux) Global Listed Infrastructure Fundv, en el que analiza los tres primeros años del fondo y su rentabilidad frente a diferentes escenarios.

 

.

 

El valor de las inversiones y los ingresos derivados de las mismas aumentarán y disminuirán. Esto provocará que el precio del fondo, así como cualquier ingreso que pague, sufra caídas y aumentos. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y puede que no recupere la cantidad invertida en un principio.

 


Exclusivamente para inversores profesionales. Prohibida su posterior distribución. Ninguna otra persona o entidad debe utilizar la información contenida en el presente documento. M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo:  M&G (Lux) Investment Funds 1 nº de inscripción 1551. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID), el Informe de Inversión Anual o Provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente al Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid.  Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto, que incluye una descripción de los riesgos de inversión relativos a estos fondos. La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento financiero independiente. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

 

Carta noviembre Diverinvest 2020: “Las bolsas subirán si o si»

Estimado amigo,

Esta carta, como todas, la escribo con el corazón y desde el máximo respeto y es que, a pesar de estar viviendo una grave pandemia mundial, todo hace indicar que el mundo está en su mejor momento.

El otro día leía un artículo que aportaba los siguientes datos que me llamaron la atención: la población en extrema pobreza en 1980 era del 42%, actualmente es del 10%, la mortalidad infantil cayo al 4%, más gente muere por obesidad que por desnutrición, hay más muertos por suicidios que por guerras.

La tecnología está aportando grandes avances, pero lamentablemente sigue incrementando la mala distribución de la riqueza. Una veintena de personas acumulan tanta riqueza como media humanidad.

La realidad es que si no hubiera existido la pandemia, las bolsas estarían hoy un 25% más altas y el S&P500 rozaría en estos momentos los 4.000 puntos.

Soy optimista y estoy casi convencido que pronto habremos ganado la lucha a la pandemia. La vida volverá a la normalidad. Los encuentros, los viajes, las vacaciones, el trabajo en la oficina que tanto echamos de menos, … volverán. Y ese día, la economía retomará la senda del crecimiento.

Como sabéis, los mercados suelen anticipar entre 6 y 12 meses lo que ocurre en la economía real. De hecho, las previsiones macroeconómicas para el año que viene son muy buenas, incluso China este año 2020 crecerá fuertemente.

Para los inversores no va a ser un camino de rosas y debemos esperar volatilidad, especialmente si persisten las preocupaciones sobre la reanudación de la actividad económica, pero creo que posicionarse a largo plazo en contra de la renta variable equivaldría a posicionarse en contra de la medicina, la ciencia, el ingenio humano.

Y sobre todo y más importante, los bancos centrales a través de sus políticas monetarias expansivas, jamás vistas desde la Segunda Guerra Mundial, están teniendo un impacto muy positivo en la evolución de las bolsas. Ir en contra de esta tendencia, no parece una buena recomendación. En Estados Unidos se han inyectado 4 billones de dólares, un 20% de su economía. Los planes cuantitativos QE1, QE2 y QE3 de los últimos 10 años suman aproximadamente 4 trillones. A raíz de la pandemia, en tan solo 4 meses, la FED ha inyectado esta misma cantidad y todo parece indicar que hay 2 trillones más por venir.

Es verdad que las valoraciones de la renta variable mundial, aunque no son necesariamente bajas en términos absolutos, siguen siendo más atractivas que muchas alternativas, incluidos los títulos relacionados con la deuda pública de mercados desarrollados. Las tasas de descuento utilizadas para determinar el valor actual de los flujos de caja futuros son cercanas a cero en gran parte de los países desarrollados, lo que indica que los inversores seguramente estarán dispuestos a pagar unos múltiplos de beneficios más altos a largo plazo.

Muchas entidades financieras de primer nivel ya prevén que este nuevo ciclo de mercado y de negocio que está apareciendo sea uno de los más largos jamás registrados. Un periodo prolongado con bajos niveles de crecimiento, inflación y tipos de interés y de unas políticas extraordinariamente expansivas que seguramente nos conduzcan a un periodo que favorezca la buena rentabilidad de la renta variable.

En el corto plazo, debido a los efectos de la fuerte segunda ola de la pandemia que estamos viviendo estos días en todo el mundo y de las elecciones en USA, habrá mucha volatilidad. Recomendamos aprovecharla para incrementar el nivel del riesgo en las carteras y, sobre todo, para comprar aquellos sectores más cíclicos que hoy están más deprimidos.

Un abrazo fuerte,
David Levy

 

IV EVENTO ONLINE ASEAFI. Qué esperar de la Renta Fija y los Mercados de Deuda. Aproximaciones por geografía y tipo de activo

.

.

Para consultar el programa completo y realizar el registro al evento puede hacerlo a través del siguiente enlace:

https://www.aseafi.es/evento/iv-evento-online-aseafi/

.

Madrid, 06 de noviembre de 2020. La Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (ASEAFI) celebrará el próximo 19 de noviembre su IV Evento Online, ‘Qué esperar de la renta fija y los mercados de deuda. Aproximaciones por geografía y tipo de activo’, en el que analizará la situación de los mercados pandémicos de deuda pública y privada, así como se presentarán diferentes estrategias y las oportunidades que ofrecen los mercados de renta fija, de la mano de reconocidos profesionales de Janus Henderson Investors, Santalucía AM, Schroders y Edmond de Rothschild.

El presidente de ASEAFI, Fernando Ibáñez, dará la bienvenida a un evento que será presentado y moderado por la periodista de Radio Intereconomía Susana Criado y que está dirigido tanto a público profesional como a inversor final.

En el primer bloque del encuentro, Santiago Carbó Valverde, catedrático de la Análisis Económico en la Universidad de Granada, realizará un análisis general de los mercados de deuda en la ponencia titulada ‘Fatiga en los mercados de deuda en el contexto de una política monetaria más extraordinaria aún’.

A continuación, los expertos de las gestoras participantes explicarán distintas aproximaciones a los mercados de deuda, desvelando las oportunidades existentes en los mercados, norteamericano, europeo y en las economías emergentes.

El responsable de Renta Fija de Santalucía AM, Luis Merino, centrará su ponencia en el mercado europeo, donde a pesar de los tipos ultrabajos pueden encontrarse oportunidades, principalmente con estrategias a muy corto plazo.

Por su parte Martina Álvarez, directora de ventas Iberia de Janus Henderson Investors, centrará su ponencia en el mercado norteamericano con una perspectiva de largo plazo, alejándose del ruido político, y en empresas de calidad. En el siguiente panel, María García Fernández, head of sales en Edmond de Rothschild, volverá al mercado europeo, en este caso para analizar las oportunidades en crédito.

Por último, Inés del Molino, business development manager Spain & Portugal de Schroders, planteará los ‘Factores que deben tener en cuenta los inversores en renta fija emergente’.

El encuentro supone una buena oportunidad para entender la situación actual de los diferentes mercados de renta fija, tanto pública como privada, afectados por las medidas adoptadas por los diferentes bancos centrales, para hacer frente a la crisis económica desencadenada por la pandemia mundial, e influenciados por el posible desenlace de las elecciones americanas.

Se trata de un evento promovido por ASEAFI, que se desarrollará gracias al patrocinio de Janus Henderson Investors, Santalucía AM, Schroders y Edmond de Rothschild y que cuenta con la colaboración de Efpa España, IEAF, Finect y con El Asesor Financiero, Citywire, Funds Society, Valencia Plaza y Rankia como media partners.

Para realizar el registro, todos los interesados pueden hacerlo a través del formulario que ASEAFI ha habilitado en el siguiente enlace https://www.aseafi.es/evento/iv-evento-online-aseafi/ y, en cuanto a la difusión del evento, todos los usuarios registrados recibirán un enlace a través del que podrán conectarse.

Por otro lado, hay que señalar que la asistencia será válida por 1,5 horas de formación para la recertificación EIA, EIP, EFA y EFP, visualizado el evento completo y transcurrido el mismo, superando un test que, todos los profesionales registrados recibirán en sus correos electrónicos. Y, del mismo modo, será válido por 1 hora de formación continua impartida por la escuela del Instituto de Analistas Financieros (IEAF).

.

Puede registrarse en el evento a través de este formulario y recibirá un enlace a través del que podrá conectarse:

 

 

M&G Opinión – Elecciones EE. UU. 2020: el clima contiene su aliento

Exclusivamente para inversores profesionales

 

1.- Las elecciones de los últimos años, incluidas las presidenciales de Estados Unidos en 2016, nos han enseñado los riesgos del exceso de confianza, ya sea fiándonos ciegamente de los sondeos o anticipando la respuesta consiguiente de los participantes del mercado. ¿Cómo deberían enfocar los inversores los próximos comicios estadounidenses?

Las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos ilustran lo difícil que resulta pronosticar resultados políticos. Hillary Clinton aventajó a Donald Trump en las encuestas de opinión durante todo el año, e incluso recibió más votos que su rival, pero Trump ganó un número suficiente estados bisagra como para asegurar su entrada en la Casa Blanca.

Creo que es importante reconocer el valor limitado de cualquier sondeo como indicador de qué candidato se convertirá en el próximo presidente estadounidense. A la psique humana le cuesta sobrellevar este tipo de incertidumbre, y a veces puede llevarnos a pecar de confianza o de cautela. La dificultad a la hora de identificar las probabilidades estadísticas correctas de cada resultado potencial y cómo evolucionan puede estimular cambios en los precios de los activos y crear volatilidad de mercado.

Además, la retórica del presidente Trump sobre si aceptará o no una eventual derrota es una fuente de preocupación adicional en torno a las elecciones. Si el resultado es incierto pero a favor de su oponente, el antiguo vicepresidente Biden, la decisión de quién será el próximo presidente de los Estados Unidos podría recaer en el Tribunal Supremo, un proceso que podría ser lento. No olvidemos el resultado disputado en un solo estado, Florida, que retrasó el resultado final de los comicios de 2000 entre George. W. Bush y Al Gore. Actualmente, el Tribunal Supremo tiene una mayoría conservadora sustancial, y con tres de sus ocho miembros nombrados por el presidente Trump, es más probable que se incline por el candidato republicano. Implicar al Tribunal Supremo no solo conduciría a un largo periodo de incertidumbre: potencialmente, podría causar malestar social y desobediencia civil.

No obstante, en esta cita en las urnas no solo se elige al próximo presidente, sino que también se vota sobre ambas cámaras del Congreso: la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado están en juego. El rango de combinaciones potenciales entre republicanos y demócratas en el poder en 2021 es cada vez más complejo, y asignar probabilidades a su posible efecto en los mercados se hace más difícil si cabe.

 

2.- En base a lo que sabemos sobre las políticas propuestas por los dos candidatos, ¿qué podría suponer la victoria de uno u otro para la economía?

La respuesta corta: gane quien gane, no creo que veamos un cambio de rumbo inmediato y significativo de la economía estadounidense.

Algunas de las ideas del exvicepresidente Biden podrían considerarse menos favorables para el mercado que las del presidente Trump, entre ellas la propuesta de elevar el impuesto de sociedades del 21% al 28%. Sus propuestas en materia del impuesto sobre la renta también se concentran en el grupo de mayor renta (superior a los 400.000 dólares anuales), y no en el conjunto del electorado. El Tax Policy Center estima que el 1% superior de los contribuyentes soportaría tres cuartas partes de la mayor carga tributaria. En cambio, el presidente Trump propone no subir impuestos pero contempla la implementación de medidas para potenciar el sueldo neto y reducir el impuesto sobre el patrimonio del 20% al 15%.

Además, la campaña de Biden-Harris se compromete a concentrarse en desarrollar y actualizar la infraestructura del país en el marco de un exhaustivo plan de inversión de 2 billones de dólares dirigido asimismo a fomentar la energía limpia. Trump, por su parte, ha sugerido destinar casi 1 billón de gasto a una amplia variedad de proyectos de infraestructura en todo el país. Sin embargo, a algunos senadores republicanos parece preocuparles el efecto que esto podría tener en el déficit federal.

Pese a las diferencias evidentes entre los protagonistas presidenciales, no creemos que las propuestas, de aprobarse, sean lo suficientemente significativas como para causar giro significativo desde una economía centrada en el capital a una orientada al trabajo. Una eventual victoria demócrata podría conducir a un cambio moderado hacia una economía más social, pero es poco probable que provoque un cambio radical de la América corporativa.

 

3.- En el reciente debate entre los candidatos hubo un tema que brilló por su ausencia: el cambio climático. ¿Cuál crees que es la posición de los candidatos a este respecto?

Esta es sin duda un área en la que los candidatos tienen visiones y propuestas contrarias. La aparente negación del cambio climático por parte de Trump y su enfoque de la sostenibilidad esbozan un panorama negativo para el clima y la futura influencia estadounidense en el mismo. Es casi seguro que Trump retirará al país del Acuerdo de París en noviembre.

En cambio, Biden se ha volcado en la agenda de sostenibilidad. Ya he mencionado su propuesta de invertir unos 2 billones de dólares en los próximos cuatro años. Aunque esto tal vez no tenga el alcance de las propuestas del Pacto Verde de otros candidatos demócratas como Bernie Sanders, es sin duda más progresista que cualquier plan previo en los Estados Unidos. Con su objetivo de situar al país en una senda hacia cero emisiones netas en 2050, a nosotros nos parece ambicioso. El plan se concentra en infraestructura, energías renovables, automoción y transporte. Un aspecto crucial es que el plan de Biden aborda la crisis climática e introduce el concepto de justicia medioambiental, persiguiendo la creación de puestos de trabajo para las partes más vulnerables de la población.

Dicho esto, es importante destacar que el enfoque de sostenibilidad un tanto negativo del actual presidente no ha impedido que se produzcan cambios en Estados Unidos. En los últimos años, al disminuir el coste de generación de las energías renovables y aumentar su eficiencia, se ha producido un aumento notable de la cantidad de electricidad generada de fuentes renovables en el país. La expectativa es que, en 2021, la generación de renovables no hidroeléctricas será más del doble que en 2014. Junto a la energía hidroeléctrica, se anticipa que la producción de renovables igualará a la de carbón y superará a la nuclear.

 

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero.

 


Exclusivamente para inversores profesionales. Prohibida su posterior distribución. Ninguna otra persona o entidad debe utilizar la información contenida en el presente documento. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L‑2449, Luxembourg.

 

M&G Opinión – Sesión de preguntas y respuestas con Steven Andrew

  • En una sesión de preguntas y respuestas celebrada recientemente, el gestor Steven Andrew explicó su visión sobre el actual entorno de inversión y cómo suscitó los ajustes realizados en julio a los equipos de gestión de los fondos M&G (Lux) Conservative Allocation Fund y M&G (Lux) Dynamic Allocation Fund.

  • Steven también comentó las posiciones más equilibradas tomadas en los fondos multi-activos de M&G y el enfoque que en su opinión será necesario para generar rentabilidad en el difícil entorno actual.

 El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

 

P. ¿Cómo crees que ha cambiado el entorno de inversión recientemente?

El actual paisaje de inversión es marcadamente distinto al de los últimos 30 años (como mínimo), y ello se debe en última instancia a la trayectoria tomada por las TIR, sobre todo desde finales de 2018: han caído hasta mínimos históricos en todas las clases de activos, lo cual ha reducido el abanico de opciones disponibles para los inversores que desean tener una cartera equilibrada.

 

En el pasado, uno podía construir una cartera típica del 60% en renta variable y del 40% en deuda y esperar buenas rentabilidades sin realizar muchos cambios en la misma.

De cara al futuro, no creemos que tal enfoque de compra y retención (buy-and-hold) vaya a funcionar, debido a las rentabilidades notablemente bajas que cabe esperar de la renta fija. Ahora mismo, una cartera tradicional 60/40 presenta la menor TIR proyectada de los últimos 40 años.

En nuestra opinión, este entorno obliga a las gestoras a  adoptar un enfoque de inversión más dinámico y táctico si quieren aportar un nivel de rentabilidad aceptable.

 

P. ¿Qué cambios habéis realizado en base al nuevo entorno de inversión?

Nos dimos cuenta de que la necesidad de una asignación de activos más táctica iba a requerir una colaboración más estrecha si cabe en el equipo Multi-Activos de M&G: aunque ya lo era antes, ahora tenemos más reuniones formales regulares para revisar la construcción de cartera en toda la gama de estrategias y fondos multi-activos y evaluar oportunidades de inversión potenciales.

También aprovechamos para adaptar ligeramente nuestros equipos de gestión, lo cual vemos como una evolución de nuestro negocio multi-activos. Las medidas se diseñaron para asegurar que asignamos nuestros mejores recursos a las áreas adecuadas, y que las filosofías de inversión de los equipos gestores están muy alineadas con los mandatos de los fondos.

Con este objetivo en mente, Dave Fishwick (el arquitecto de nuestra filosofía de inversión) ha pasado a ser gestor adjunto del M&G (Lux) Dynamic Allocation Fund para respaldar a Juan Nevado, responsable final de las decisiones. La experiencia de Dave gestionando un fondo muy táctico como la estrategia Episode Macro lo convierte en el interlocutor perfecto en el nuevo entorno de inversión.

Creemos que este equipo será capaz de evaluar la naturaleza de la volatilidad en el actual entorno de mercado y decidir si es señal de peligro o de oportunidad, a fin de sacar el máximo partido a la filosofía de asignación táctica.

De modo similar, yo me he unido a Craig Moran como cogestor del M&G (Lux) Conservative Allocation Fund. Mis diez años de experiencia gestionando los fondos multi-activos de reparto de M&G me han aportado una perspectiva a largo plazo amortiguando la distribución de renta a los inversores, lo cual encaja muy bien a nivel de filosofía con el aspecto conservador del mandato.

El objetivo de estas adaptaciones es permitir al equipo implementar de forma más efectiva nuestro proceso de inversión.

 

P. ¿Podrías describir cambios recientes en la asignación de activos debidos a la evolución de la estructura del equipo?

Los niveles extremos de volatilidad vistos en los últimos seis meses nos han llevado a realizar varios cambios de gran calado en la asignación de activos. Ahora, los fondos están más equilibrados, con una combinación diversa de activos de riesgo compensados mediante posiciones significativas en treasuries estadounidense a largo plazo.

En pleno apogeo del pánico provocado por el coronavirus en marzo, decidimos elevar el riesgo de forma amplia y diversificada elevando las ponderaciones de la renta variable, del crédito y de la deuda soberana de mercados emergentes. No obstante, a la luz de la gran incertidumbre a la que nos enfrentábamos, queríamos posicionarnos de cara a un abanico de desenlaces, en activos con probabilidad de ofrecernos diversificación potencial.

Tras consultar con el equipo de diseño y construcción de cartera y con los gestores de fondos multi-activos, concluimos que los treasuries estadounidenses a largo plazo eran probablemente los bonos soberanos desarrollados más adecuados para este fin. Alineamos las apuestas estructurales en deuda soberana de mercados desarrollados eliminando la mayoría de nuestras posiciones cortas (por ejemplo en bunds alemanes) y elevamos el capital invertido en treasuries a largo.

Al finalizar la fase de pánico inicial, los activos de riesgo repuntaron con fuerza durante el verano. Aquí implementamos la visión táctica de que la recuperación provocada por el alivio había llegado a su fin, y que los inversores respondían a los acontecimientos cotidianos: recortamos las posiciones de riesgo (sobre todo las de renta variable y crédito que habían subido en marzo y en abril) y ampliamos la tenencia de treasuries.

Los inversores deben saber que las inversiones en deuda están expuestas a los tipos de interés, a la inflación y a las calificaciones de crédito. Es posible que los emisores de bonos no puedan pagar intereses o devolver el capital principal al inversor, y todos estos acontecimientos pueden reducir el valor de los bonos en cartera.

 

P. ¿Cómo estáis posicionados actualmente?

Nuestras carteras tienen una asignación de activos bastante neutra a día de hoy, tanto entre clases de activos como dentro de ellas. Dicho esto, mantenemos un sesgo moderado hacia el riesgo, compuesto de una combinación de acciones, crédito y bonos soberanos de mercados emergentes en función del mandato de cada fondo. Esta mezcla de activos de riesgo debería ser contrarrestada por posiciones en treasuries a largo plazo.

Pensamos que esta postura combina paciencia y sentido de la oportunidad: es adecuada para la coyuntura de mercado actual, sin perder de vista nuevas rachas de volatilidad que brinden la próxima oportunidad de inversión.

 

P. ¿Qué tipo de oportunidades cabe esperar?

Las oportunidades tienden a poder dividirse en dos grandes grupos. El primero corresponde a casos en que el flujo de noticias provoca caídas de las cotizaciones (incluso en activos no directamente afectados por ellas) y oleadas de ventas indiscriminadas cuando cunde el pánico. El segundo se compone de valores cuyos precios no responden a una mejora del trasfondo fundamental.

Ahora mismo nos hallamos en una coyuntura económica generalmente positiva, con datos algo mejores de lo que se temía. También vemos que lo que podría ser el comienzo de una segunda fase de la pandemia todavía no ha suscitado (de momento) el mismo nivel de miedo del que fuimos testigos al estallar la pandemia. No obstante, ciertas áreas del mercado de renta variable aún cotizan a un descuento considerable pese a la mejora del panorama, y estas son las que preferimos.

 

P. ¿Dónde esperáis generar rentabilidad?

En el componente de renta fija nos gustan los bonos soberanos emergentes y ciertas áreas de la deuda corporativa. Como decíamos, tenemos posiciones considerables en treasuries estadounidenses a largo plazo para compensar aquellas en activos más arriesgados.

Tenga en cuenta que invertir en mercados emergentes conlleva una mayor probabilidad de sufrir pérdidas debido a mayores riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, regulatorios y de liquidez, entre otros factores. Podrían surgir dificultades en la compra, venta, custodia o valoración de inversiones en tales países.

En renta variable, encontramos oportunidades en segmentos que no han participado tanto como otros en la recuperación, tanto a nivel de índices como de sectores. Por ejemplo, hemos comenzado a retomar exposición a bancos estadounidenses tras reducirla inicialmente, mientras que otras áreas cíclicas no parecen reflejar la mejora de los datos.

Como decíamos, nuestra expectativa es que la asignación táctica de activos será el principal motor de rentabilidad en el actual entorno. Creemos estar bien posicionados para beneficiarnos de nuevos repuntes, protegidos en cierta medida de correcciones y listos para actuar con decisión si la volatilidad nos presenta oportunidades.

 

M&G, Septiembre de 2020

 

 

Principales riesgos asociados con estos fondos:

Las inversiones en bonos se ven afectadas por los tipos de interés, la inflación y las calificaciones crediticias. Existe la posibilidad de que los emisores de bonos no paguen intereses o rentabilidad del capital. Todos estos supuestos pueden reducir el valor de los bonos poseídos por el fondo.

La inversión en mercados emergentes entraña un mayor riesgo de pérdida debido a la intensificación de los riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, normativos y de liquidez, entre otros. Por tanto, podrían presentarse dificultades a la hora de comprar, vender, custodiar o valorar las inversiones en tales países.

Los fondos están expuestos a diferentes divisas. Se utilizan derivados con el fin de minimizar el impacto de las variaciones de los tipos de cambio, ya que no siempre resulta posible eliminarlo.

Puede obtener más información acerca de los riesgos asociados a los fondos en los Documentos de Datos Fundamentales para el Inversor (KIIDs).

 

Los fondos permiten el extenso empleo de instrumentos derivados.

 


Exclusivamente para inversores profesionales. Prohibida su posterior distribución. Ninguna otra persona o entidad debe utilizar la información contenida en el presente documento. M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo: M&G (Lux) Investment Funds 1 nº de inscripción 1551. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID), el Informe de Inversión Anual o Provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente al Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid. Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto, que incluye una descripción de los riesgos de inversión relativos a estos fondos. La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento financiero independiente. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg. SEP20 / 497909

Infografía Schroders Octubre 2020.