¿Qué prefieren los inversores: inversión de impacto o inversión sostenible?

 

Por: Ophélie Mortier, Estratega de inversión sostenible y responsable en DPAM

 

Si bien la redacción de la pregunta parece colocar estos dos enfoques en sentido opuesto, en realidad se complementan, lo que los hace mutuamente beneficiosos y, en última instancia, esenciales entre sí. A continuación 4 ejes básicos de análisis que ofrecemos desde Degroof Petercam Asset Management (DPAM) para comprender el por qué:

 

  1. Las fortalezas y debilidades de ambos tipos de inversión son ampliamente conocidas:

La inversión de impacto, a diferencia de las inversiones privadas, tiene una misión clara: su intención es visible, cuantificable y verificable. Queda el desafío de su acceso limitado a los inversores y, por lo tanto, su tamaño potencial y el alcance de su impacto.

Por su parte, las inversiones sostenibles y responsables se centran en los criterios ESG (Medio ambiente, Sostenibilidad y Buen Gobierno); desde una perspectiva de proceso y producto, incluyendo la licencia social de la compañía para operar y el impacto de sus productos en las cuestiones de ESG. Mientras que la industria aún se enfrenta al desafío de aclarar sus intenciones y en particular en cómo medirlo, el impacto es real y su magnitud y alcance están incrementando.

  1. Enriquecimiento mutuo

En términos financieros, las inversiones sostenibles y responsables ofrecen a la inversión de impacto, la profundidad de la que actualmente carece y le dan el empuje financiero necesario para ampliar su potencial de alcance.

En términos de impacto, la inversión de impacto ha sobrepasado los límites de la inversión sostenible y responsable al forzarla a no solo rechazar los actores del mercado menos ejemplares/virtuosos, sino también a demostrar cómo contribuye de una manera positiva a la sociedad en su conjunto.

Desde DPAM, mirando el largo camino recorrido en nuestra experiencia sostenible hasta la fecha, esta doble lección se puede ver a lo largo de los últimos diecisiete años. Las primeras estrategias que lanzamos reflejaban los enfoques puros del mejor en su clase (best-in-class), que dejaba poco espacio para la transición, el esfuerzo o el compromiso. Hoy en día ya no basta con no invertir en las empresas menos virtuosas de un sector. Se requiere compromiso, impacto y acción. Sin caer en la trampa de la información excesiva, la transparencia requiere unos indicadores relevantes y fiables. Más allá de la cifra de huella de carbono absoluta, es esencial que entendamos qué es lo que contribuye a la huella de carbono y cómo evolucionará en el futuro, adoptando un enfoque más relativo y holístico.

 

  1. Más requisitos y más análisis

Asimismo, existe una actitud más crítica hacia la información recibida. La solicitud de impacto lleva a preguntas sobre el propósito primordial de la empresa, su contribución a un mundo más sostenible y su evolución a lo largo del tiempo. Los temas sostenibles están cada vez más reflejados en las carteras, constituyendo la mayor diferenciación con los fondos ESG, que normalmente integran el riesgo relacionado con los problemas de ESG pero no tienen en cuenta (¡concepto de intencionalidad!) la respuesta a los problemas de sostenibilidad. Esto requiere un análisis cada vez más enfocado y preciso sobre los problemas reales en el sector o subsector.

Aquí también hay un “impacto” para los gestores de activos y otros actores financieros: tenemos que colaborar con las agencias de rating de ESG para asegurar que ambas partes entienden los problemas reales y las puntuaciones o calificaciones que reflejan este aspecto de una combinación de riesgo y oportunidad, en vez del nivel de reporte de la compañía. “Invertir, no invertir, o desinvertir. ¡Una decisión con gran impacto!”

  1. ¿Qué pasa con la sostenibilidad de los países?

Para que la inversión sostenible amplie su impacto a toda la economía y cubra las necesidades de financiación relacionadas con los temas de sostenibilidad, debe utilizar todas los impulsores posibles, incluyendo los bonos soberanos.

Mientras que la evaluación de la sostenibilidad de los países parece ser un ejercicio muy complejo donde el compromiso puede ser particularmente limitado, los bonos soberanos siguen siendo la clase de activo de inversión pública más grande y, por lo tanto, una herramienta financiera importante.

Es cierto que no todo el mundo tiene la capacidad de comprometerse con un país. Sin embargo, decidir si invertir en la deuda de un país o no tiene un impacto por definición. Debemos tener en cuenta que una decisión de inversión implica elegir: invertir, no invertir o desinvertir. ¡Esto lo convierte en una decisión de impacto!

Cualesquiera que sean los límites, la complementariedad y las diferencias entre los dos, lo esencial es apuntar hacia un objetivo común de sostenibilidad en el sentido primario del término: cubrir las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras. Esto también supone un cuestionamiento constante de enfoques y convicciones para poder evolucionar con el tiempo.

Ante grandes cambios de paradigmas en todos los niveles – democracia, consumo, medio ambiente, tecnología, etc. – existen dos opciones: Por una parte, rechazar el cambio y luchar por el status quo que algunos defienden como más social y humano, o aceptar el cambio y la disrupción, y permanecer abiertos y críticos con las soluciones que forman parte de esta transición en un marco de buenas prácticas e intercambios sobre lasalternativas sostenibles en cada parte de las operaciones de una empresa.

 

 

Schroders Inforgrafía global Julio 2019

M&G INVESTMENTS; Por qué invertir en un fondo de reparto?

Le remitimos al glosario para una explicación de los términos de inversión empleados en este artículo.

Sean cuales sean sus aspiraciones, la clave es contar con suficientes ingresos para hacerlas realidad. Sin embargo, al haber disminuido las rentabilidades que ofrecen las fuentes de renta tradicionales, hoy en día es más difícil obtener los ingresos que necesita a través del ahorro.

Incluso con una buena suma ahorrada tras años de esfuerzo, el nivel históricamente bajo de los tipos de interés significa que la renta que uno puede obtener de dicho efectivo podría ser inferior a sus expectativas o requisitos.

La solución adecuada dependerá de sus objetivos y necesidades, pero invertir parte de sus ahorros para generar renta podría ayudarle a lograr dichas metas sin tener que sacrificar su futuro financiero.

Invertir en busca de renta

Siempre que esté dispuesto a aceptar cierto nivel de riesgo, existe un abanico de inversiones capaces de generar renta, entre ellas la deuda y las acciones. Combinándolas, uno puede construir una cartera de activos dedicada a proporcionarle un flujo regular de ingresos.

Ciertas inversiones pueden ayudar a proporcionar una renta que proteja en cierta medida de la erosión que conlleva la subida de los precios a lo largo del tiempo. Por ejemplo, algunos bonos pagan cupones indexados, que suben o bajan en línea con la inflación.

Otros activos pueden aportar una renta creciente si tienen éxito. Al invertir en acciones de empresas que pagan dividendos, por ejemplo, cabe esperar que estos repartos de renta aumenten con el tiempo si la empresa logra ampliar sus beneficios. Como cabe esperar, la seguridad de que una inversión genere renta suele ser inversamente proporcional al posible crecimiento de su valor o de dicha renta.

Al gestionar una cartera para proporcionar un flujo de ingresos a largo plazo, uno puede ir vendiendo sus posiciones periódicamente a lo largo del tiempo. Pero una alternativa más atractiva podría ser generar una renta sostenible procedente de los activos subyacentes, dejando intacto el patrimonio invertido.

De tener éxito, este enfoque no solo puede proporcionarle una renta fiable o creciente, sino también preservar mejor el valor de sus ahorros para cubrir gastos inesperados o para dejárselo a futuras generaciones.

Invertir en fondos para lograr renta

Los fondos gestionados profesionalmente, que combinan una gama de activos en una sola inversión, tratan de lograr un objetivo específico que puede encajar muy bien con los objetivos personales de un inversor. Cuando los fondos generan renta a partir de sus inversiones, esta se distribuirá de forma periódica a los inversores —por ejemplo anual o trimestralmente— en función del tipo de fondo.

Muchos fondos persiguen una renta regular o creciente tratando al mismo tiempo de evitar o minimizar las pérdidas de capital. El gestor de un fondo intenta lograr su objetivo durante un plazo determinado seleccionando y gestionando una combinación de activos.

Aunque algunos fondos de reparto se concentran en un solo tipo de activo —normalmente bonos o acciones—, otros adoptan un enfoque “multi-activos”: combinando un abanico de activos generadores de renta de todo el mundo, pueden reducir los riesgos asociados con cualquier clase de activos individual y tratar de proporcionar una renta más sólida a los inversores. De este modo, los fondos multi-activos pueden evitarle el tener que tomar usted mismo decisiones complejas de asignación de activos.

El éxito de las estrategias de inversión dirigidas a repartir renta depende de cómo se gestionen. La clave es ser capaz de identificar activos generadores de renta que ofrezcan valor atractivo a largo plazo empleando un marco operativo fiable y repetible.

Ya busque obtener renta de una clase de activo específica o invirtiendo en una gama de activos, asociarse con un equipo gestor experimentado puede ayudarle a lograr sus objetivos a largo plazo.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Una inversión en renta variable o renta fija implica un mayor riesgo que un depósito en efectivo. El valor de una inversión en renta variable o renta fija puede fluctuar.

No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, Boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

 

Carta Julio 2019 Diverinvest EAF; “Inversor ¿liebre o tortuga?”

Estimado amigo,

Las fábulas nos sirven para explicar actitudes y situaciones de la vida con facilidad. Aprovechando el periodo estival me gustaría recalcar un concepto básico. Voy a echar mano de la fábula de la tortuga y la liebre para explicar cuál debería ser nuestra actitud ante los mercados en la situación actual.

Son muchas las conclusiones que se pueden sacar de esta conocida fábula, pero a mí me gustaría destacar aquellas reflexiones que podemos aplicar a nuestro día a día como inversores: “en la vida hay que ser humilde y evitar el exceso de confianza”. Jamás menosprecies a alguien por ser más débil, siempre hay alguien más listo que tú. El mercado nos lo demuestra casi a diario.

De todos modos, me gustaría centrarme en dos sencillas reflexiones que emanan de la fábula para tener un mayor control y tranquilidad de nuestras inversiones:

Tanto en la vida como en la planificación financiera, debes de tener claros tus objetivos de inversión y saber que dichos objetivos se consiguen con paciencia, dedicación, constancia y trabajo bien hecho. Siempre es mejor ir lento, pero a paso firme y seguro.

Independientemente del rival y de la carrera no debemos cambiar nuestros objetivos ni estrategias. Aunque eso no quiere decir que el inversor debe saber adaptarse al mercado y a las circunstancias del momento.

Todo lo que he expuesto es obvio y fácil de llevar a cabo, pero a veces en la vida solemos obviar muchas lecciones y nos olvidamos de lo más importante: nosotros.

Tortuga, ¿te vas a poner a correr ahora como una liebre?

Un abrazo y buen verano,

David Levy

M & G – Invertir en la economía circular

Le remitimos al glosario para una explicación de los términos de inversión empleados en este artículo.

 

Cómo las compañías pueden perseguir un crecimiento más sostenible —para el planeta y para sus inversores— “cerrando el círculo”

Desde el inicio de la era industrial han predominado los modelos económicos lineales: en general, los recursos se han extraído, utilizado y eliminado como residuos.

No obstante, es obvio que este enfoque de “tomar, hacer y tirar” tiene sus límites, sobre todo en un mundo que no deja de crecer tanto en términos de población como de riqueza, y por lo tanto de consumo.

Muchos recursos importantes no solo son finitos, o cada vez más difíciles de obtener, sino que su extracción y uso único pueden tener implicaciones costosas para el medioambiente y la sociedad.

Una alternativa al modelo lineal y una solución potencial a algunos de sus retos es pasar a una economía más circular, en la que los residuos derivados de la producción y el consumo se convierten en un recurso que reciclar, reparar y reutilizar. Esto es lo que denominamos “cerrar el círculo”.

 

A quien no malgasta, nada le falta

Además de reducir la generación innecesaria de residuos y de mitigar los riesgos de escasez de materias primas, la transición hacia procesos de ciclo cerrado puede ayudar a desvincular el crecimiento a largo plazo de la extracción de recursos.

La importancia de este cambio queda reflejada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que articulan los problemas de sostenibilidad más acuciantes del mundo. Específicamente, el Objetivo 12 es asegurar patrones de producción y consumo responsables, lo cual también podría tener ventajas económicas. En un estudio llevado a cabo en 2015, el Imperial College de Londres estimó que una transición exitosa hacia una economía circular podría sumar 3.000 millones de libras anuales a la economía británica (3.388 millones de euros), y crear 175.000 nuevos puestos de trabajo.

Dicho esto, tal transformación requerirá más que un cambio de mentalidad: también exige nuevos procesos y sistemas. Los bienes de uso duradero deberán diseñarse de modo que puedan repararse en lugar de sustituirse, y será necesario reimaginar las cadenas de suministro globales para permitir la reutilización y el reciclaje de materiales.

 

Cerrar el círculo

Algunas compañías y sectores ya han avanzado mucho hacia procesos de ciclo cerrado capaces de superar retos de sostenibilidad, como por ejemplo las industrias de envasado y embalaje.

El uso generalizado de envases desechables para todo tipo de usos ha contribuido a desafíos medioambientales muy visibles, entre ellos los residuos plásticos.

Las prácticas sostenibles adoptadas por uno de los mayores productores mundiales de cajas de cartón corrugado ilustran cómo la innovación puede transformar un reto en una oportunidad.

DS Smith es un líder sectorial en reciclaje de circuito cerrado, un proceso mediante el cual los residuos se recogen, reciclan y reutilizan para fabricar el mismo producto original. Tras recoger cartón corrugado de minoristas y otros negocios, la compañía procesa en sus propias fábricas el material reciclado para producir nuevas cajas. Al reciclar esta celulosa, estima que puede salvar de la tala a más de 360.000 árboles al año.

 

En busca de crecimiento sostenible

Creemos que la transición a una economía más circular debería crear oportunidades atractivas a largo plazo para inversores también interesados en proteger el medioambiente.

Los accionistas de compañías capaces de adoptar con éxito modelos de negocio de ciclo cerrado pueden beneficiarse de varias maneras. Transformar residuos en recursos debería crear más valor para las empresas y, en muchos casos, reducir tanto costes como riesgo en sus cadenas de suministro.

Las pioneras también se beneficiarán de desarrollos favorables si sus negocios están alineados con tendencias de sostenibilidad, como por ejemplo la demanda creciente de artículos de origen responsable, y las que actúen antes tomarán la delantera a sus competidoras.

Como inversores en compañías que contribuyen a una economía más circular —y con ello a patrones de consumo y producción más responsables— creo que podemos perseguir un impacto positivo en el medioambiente junto a rentabilidades financieras sostenibles en el largo plazo.

 

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

 

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

 

M&G Investments

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L-2449, Luxembourg.

 

José Mª de Hevia (Efe&Ene): “El papel del asesor será cada vez más importante, porque crea valor”

En un escenario económico cambiante cómo gestionar con éxito un producto financiero se ha convertido en un reto. Para José María de Hevia, experto en asesoramiento patrimonial global, el asesor profesional independiente merece un mayor reconocimiento teniendo en cuenta que vivimos en uno de los países más bancarizados del mundo. El socio del Multifamily office Efe&Ene también lamenta el creciente intrusismo y el déficit de conocimiento social respecto a la educación financiera, que últimamente se trata de paliar desde las autoridades regulatorias.

Los productos financieros son cada vez más complejos– afirma el socio director de Efe&Ene-, tanto por el lado del activo como del pasivo, y es clave contar con un buen asesor para evitar riesgos, y sobre todo, para aprovechar oportunidades. No hay que olvidar que el sistema financiero español es de los más bancarizados del mundo. En algunos países, cuando comentas a cualquier inversor mínimamente informado que la composición de su cartera la va decidir el comercial de una entidad bancaria…, no da crédito. No tengo ninguna duda de que el papel del asesor va a ser cada vez más importante, porque es necesario, y porque un buen asesor siempre crea valor”.

Todo pasa por identificar oportunidades en un entorno tan complejo como competitivo, aunque “también es importante fijar una estrategia acorde con los objetivos del inversor y su perfil, y ser capaces de mantener una disciplina”, dice de Hevia “En el éxito de una cartera influyen muchas variables. A destacar, una correcta distribución de activos; una adecuada selección de productos, y por supuesto, conocer bien al cliente y su perfil como inversor. A todo ello, hay que sumarle la disciplina y seguimiento de la cartera, entre otros parámetros. Hoy en día también hay que tener en cuenta que vivimos en un entorno de tipos cero y esto exige sobre todo contar con herramientas para el correcto control del riesgo”.

La cultura financiera se ha convertido en un quebradero de cabeza para gestores y autoridades. Una encuesta reciente aseguraba el 49% de los interrogados declaró que no sabía que era la diversificación del riesgo. “Es terrible, afirma José María de Hevia, y la CNMV no es ajena a este problema. Me consta que están haciendo importantes esfuerzos por potenciar la educación financiera. Pero si viajas por el mundo y compartes reflexiones con colegas, te das cuentas de que estamos a años luz en algunos casos”.

El socio director de Efe&Ene también manifiesta su preocupación por la epidemia de entidades no registradas que prestan servicios de inversión…”es un tema serio. Para prestar servicios de inversión, ya sea asesoramiento, gestión o distribución, has de tener la pertinente licencia y cumplir con los requisitos que marca la ley. ¿Quién imagina un médico, que no es titulado, operando a pacientes? Pues esto es algo parecido…, y luego vienen las sorpresas. Sin duda, hay que hacer un esfuerzo mucho mayor, y dedicar muchos más medios a perseguir el intrusismo. Es malo para todos que existan este tipo de asesores no regulados: para el inversor, porque está menos protegido, y para el sector, porque trabaja en clara desventaja competitiva”.

A la pregunta sobre qué opinión le merece la normativa MiFID II promovida desde las autoridades comunitarias, José María de Hevia comenta: “todo lo que sea proteger al pequeño inversor me parece bien. Quizás haya algo de sobrerregulación pero entiendo que es normal porque al pequeño inversor los bancos en el pasado le han metido muchos goles. Ojalá hubiera habido muchísimos más asesores regulados hace unos años”, concluye.

En su sector se muestra prudente a la hora de dar su opinión de hacia dónde va el mercado: “Hay que ser serios. No nos gusta jugar a adivinar. Nunca hacemos predicciones. Nosotros solamente recomendamos invertir en aquellos productos que tienen potencial de crecimiento y están en fase de tendencia. Sirve como ejemplo el año pasado, que fuimos los ganadores del concurso nacional de carteras modelo que organizó la plataforma Rankia. Y aquí no vale la especulación: todo tiene que ver con disciplina y ser muy sistemáticos. Hay que acomodar la cartera a las diferentes circunstancias de mercado, y mantener aquellos activos que tienen fuerza, y los que no, descartarlos”.

Para José María de Hevia, la cualificación es un valor en alza: “es importantísimo. Estar continuamente formándose es un requisito básico para un buen asesoramiento; otro es la disciplina, sin olvidar que hay que pensar siempre en el cliente. Un buen médico es aquel que se desvive por sus pacientes, y un buen asesor también. Y no hay que olvidar el factor humano: el inversor es una persona, con sus inquietudes, sus miedos, sus emociones”.

 

Fuente: elasesorfinanciero.com

Schroders: los inversores españoles son cortoplacistas, impacientes y demasiado optimistas

  • El inversor español mantiene sus inversiones de media casi dos años (1,9), por debajo de la media europea y global de 2,6 años

  • El estudio muestra que los españoles son inversores con tendencia a la impaciencia, ya que el 74% modificó el perfil de riesgo de sus carteras en respuesta directa a la inestabilidad experimentada en los mercados en el último trimestre de 2018

  • Prideaux: “Los vaivenes de los mercados siempre van a mantener a los inversores alerta; la clave es concentrarse en el largo plazo”

Shroders: los inversores españoles son cortoplacistas, impacientes y demasiado optimistas

 

Si existía la sensación de que el inversor español tendía a mirar demasiado a corto plazo, el estudio global de inversión de Schroders viene a confirmar este dato. Así, mantiene sus inversiones de media casi dos años (1,9), por debajo de la media europea y global de 2,6 años. De hecho, son de los inversores más cortoplacistas de Europa, sólo superados por Polonia (1,5 años). Los inversores españoles están muy lejos de los cinco años que los expertos recomiendan mantener las inversiones. Sólo países como Japón, Estados Unidos o Canadá se acercan a esta cifra, con una media de más de cuatro años.

En esta misma línea, el estudio muestra que los españoles son inversores con tendencia a la impaciencia, ya que el 74% modificó el perfil de riesgo de sus carteras en respuesta directa a la inestabilidad experimentada en los mercados en el último trimestre de 2018. De ellos, sólo el 37% optó por inversiones de mayor riesgo y el resto por opciones de menor riesgo (40%) o incluso efectivo (23%). Si se analiza la muestra con mayor profundidad, percibimos ciertas diferencias entre generaciones: los millennials se muestran más inquietos (el 74% hizo cambios en su perfil de riesgo) que los baby boomers (sólo el 59%).

Curiosamente, casi la mitad (45%) de los inversores españoles consideran que el mayor peligro para sus inversiones es no asumir el riesgo suficiente para alcanzar sus objetivos de inversión. Estos, además, se revelan ambiciosos: los españoles esperan que sus inversiones generen una rentabilidad media durante los próximos cinco años del 9,2% anual. Esta cifra es ligeramente superior a la media europea (rentabilidad esperada del 9% anual) e inferior a la media mundial (rentabilidad prevista del 10,7% anual).

En términos generales y, teniendo en cuenta que la rentabilidad media anual del S&P 500 desde su creación en 1957 es inferior al 8%, existe una tendencia global hacia un exceso de optimismo. De nuevo aquí también se observan diferencias generacionales entre los millennials, más optimistas, que esperan rentabilidades medias del 10,3%, y los babyboomers, más cautos, que esperan un 7,1%, más en línea con los rendimientos históricos del mercado.

El estudio muestra que para más de dos quintas partes de los inversores españoles (43%) la mejor estrategia para alcanzar estos objetivos es utilizar un fondo de inversión multiactivo, con una cartera diversificada en varios mercados, regiones y estrategias. Además, los fondos temáticos que más interés despiertan entre los españoles son los dedicados a tecnologías disruptivas (56%).

Cuando se les pregunta sobre la exposición geográfica de sus inversiones, sólo el 27% de los inversores españoles prefieren invertir la mayor parte de su cartera en el mercado local. En cuanto a su actitud hacia los mercados emergentes, las respuestas son mixtas: casi el 30% cree que invertir en mercados emergentes podría ser beneficioso para su cartera, aunque otro 27% cree que son demasiado arriesgados para su perfil.

Charles Prideaux, director global de productos y soluciones de Schroders, comentó: “Los vaivenes de los mercados siempre van a mantener a los inversores alerta, pero la clave es concentrarse en el largo plazo. Es probable que el recorte y los cambios en las inversiones, en particular durante los mercados difíciles, perjudiquen las carteras de los inversores y, en última instancia, den lugar a rentabilidades decepcionantes”, y añadió que “en vez de eso, es fundamental mirar más allá de la incertidumbre: nuestro objetivo en Schroders es, por lo tanto, ofrecer soluciones de inversión que reflejen las necesidades de los inversores a través del tiempo y que también se adapten a su apetito de riesgo”.

Por su parte, Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal, sostiene: “El estudio muestra que los inversores españoles tienen unas expectativas de rentabilidad excesivamente optimistas y que es poco probable que alcancen sus objetivos de inversión. A pesar de que el 39% de los inversores españoles se definen como expertos o con un conocimiento avanzado de la inversión, hay que hacer una gran labor de concienciación”.

 

Fuente: Shroeders, por Funds Society, Madrid.

Los asesores financieros se adaptan a las nuevas reglas del juego

 

De izquierda a derecha, arriba: Mathias Blandin, Responsable de...
De izquierda a derecha, arriba: Mathias Blandin, Responsable de desarrollo de negocio de LFDE en Iberia; Berta Ares, Directora general de BME Inntech; y Leonardo López, Director de Oddo BHF Asset Management en España. Debajo, también de izquierda a derecha: Sebastien Senegas, Director de Edmond de Rothschild AM en España; Javier Villabrille, Director general de Flossbach von Storch; y Amparo Ruiz Campo, Directora de Degroof Petercam AM en España. JMCadenas / J.L. PindadoEXPANSIÓN

El asesoramiento entra en una nueva dimensión con Mifid II y el empuje de la ola tecnológica: más profesionalización, transparencia e inversiones temáticas, con la sostenibilidad por bandera.

Con año y medio de retraso, Mifid II ya funciona a pleno rendimiento en España. De la mano de la innovación y la tecnología, la nueva directiva europea ha transformado la actividad de los asesores financieros, que deben ofrecer un servicio cada vez más profesionalizado y transparente a sus clientes y cumplir unos estándares mínimos en cuanto a sus competencias.

Así lo reconocieron los expertos que participaron en el encuentro Asesores financieros y redes de agentes, organizado por EXPANSIÓN con el patrocinio de Banco Mediolanum, La Financière de l’Echiquier, Flossbach von Storch, Degroof Petercam Asset Management, Oddo BHF Asset Management, Edmond de Rothschild AM y BME Inntech. Asimismo, la jornada contó con la colaboración de Aseafi, El Asesor Financiero, Finect y Funds Society.

  • Mathias Blandin, Responsable de desarrollo de negocio de LFDE en Iberia: “Vemos una cierta pérdida de libertad de los asesores; hemos pasado de la arquitectura abierta a otra semiabierta”.
  • Berta Ares, Directora general de BME Inntech: “Las entidades usan la tecnología para aportar valor, ser más eficientes en costes y automatizar, entre otros aspectos”.
  • Leonardo López, Director de Oddo BHF Asset Management en España: “Tenemos el primer fondo que invierte en inteligencia artificial utilizando la misma, con 4 millones de datos diarios”.
  • Sebastien Senegas, Director de Edmond de Rothschild AM en España: “Los fondos de impacto social no son una moda:en unos años, la mayoría seguirá criterios de inversión responsable”.
  • Javier Villabrille, Director general de Flossbach von Storch: “Hay que ampliar los plazos de inversión y también adecuar las necesidades a los objetivos que tenemos”.
  • Amparo Ruiz Campo, Directora de Degroof Petercam AM en España: “Estamos inmersos en un proceso de desglobalización, re-regulación y dolarización, que durará una década”.

Formación

La entrada en vigor de Mifid II ha traído consigo distintos cambios: “Ha sido fundamental que se establezca una obligación de formación continua, porque este sector evoluciona muy rápido”, aseguró Beatriz Alejandro, directora del Instituto BME. Además, señaló que la reestructuración del mercado hizo que profesionales con experiencia dejasen sus entidades y la actividad se profesionalizase. Así, “surge una figura que puede dar apoyo a la banca para distribuir sus productos y llevar el servicio de asesoramiento a zonas donde se están cerrando sucursales”.

De esta forma, “antes los agentes vendían sobre todo productos de los propios bancos, mientras que ahora se está entrando más en el terreno del asesoramiento”, afirmó Juan Abellán, director del máster de banca y finanzas del IEB.

Desde la perspectiva de los profesionales, “la clave es prestar un servicio de calidad, centrarte en lo que haces -la especialización es muy importante- y trabajar para una entidad que tenga en su estrategia contar con asesoramiento de patrimonios y agentes financieros”, subrayó José Miguel Maté, vicepresidente de EFPA España.

No obstante, “vemos cierta pérdida de libertad de los asesores: con Mifid II hemos pasado de una arquitectura abierta a otra semiabierta, porque los bancos siempre tienen fondos seleccionados o recomendados y los profesionales tienen que seguir esa lista”, dijo Mathias Blandin, responsable de desarrollo de negocio en Iberia de La Financière de l’Echiquier (LFDE).

Javier Villabrille, director general de Flossbach Von Storch, hizo énfasis en que “los asesores están cada vez mejor formados y, sin embargo, tienen menos libertad que nunca”. De manera similar, “es sorprendente ver cómo muchos agentes preferían estar vinculados a un banco y más limitados, mientras que no son tantos los que quieren tener libertad para expresar su opinión”, consideró Miguel Ángel Cicuéndez, vicepresidente de Aseafi.

Inversión

En cuanto a las tendencias, Blandin previó que la inversión temática en tecnología seguirá ganando peso, en especial en robótica e inteligencia artificial. Asimismo, “los fondos de impacto social están de moda pero no son una moda: dentro de unos años, el 95% de los fondos seguirán criterios de inversión socialmente responsable”, declaró Sebastien Senegas, responsable de Edmond de Rothschild AM.

Acerca de las tendencias en el mercado, Villabrille consideró que “hay que ampliar los plazos de inversión y adecuar las necesidades a los objetivos que tenemos”. De cara a los inversores, “la volatilidad del mercado es una oportunidad que se puede aprovechar a largo plazo”, dijo Fernando Luque, editor financiero de Morningstar España.

Por otra parte, “la digitalización es fundamental en las compañías y un soporte imprescindible para el negocio del asesoramiento”, comentó Vicente Varó, chief communications officer de Finect. Así, “las entidades financieras ya utilizan la tecnología para aportar valor, que se traduce en mayor eficiencia en los costes, cumplimiento de la regulación, automatización de los procesos y mejor servicio de asesoramiento”, agregó Berta Ares Lombán, directora general de BME Inntech.

En la misma línea, “la digitalización nos permite reducir costes y mejorar la atención al cliente de forma muy sencilla”, comentó Asier Uribeechebarria, director general de Finanbest. Entre otros avances, resaltó el trabajo con robo advisors, que permiten ofrecer nuevos servicios a los usuarios. Junto a esto, “la omnicanalidad implica que el cliente elige el canal de relación que más le interesa en cada momento”, manifestó Victoria Torre, responsable de desarrollo de productos y servicios de Self Bank.

Perspectivas

En la actualidad, las incertidumbres que rodean el mercado y el entorno de tipos bajos dificultan la rentabilidad. “La economía global pierde inercia, los organismos revisan previsiones a la baja y los problemas geopolíticos complican todo”, confirmó Elena Santiso, managing partner de Funds Society.

“Estamos inmersos en un proceso de desglobalización, re-regulación y dolarización, y esta tendencia se prolongará durante una década”, refirió Amparo Ruiz Campo, directora de Degroof Petercam Asset Management en España y Latinoamérica. Ante esto, aconsejó una cartera de renta fija global flexible, a la que se puede añadir high-yield en euros. Además, “en renta variable recomiendo invertir globalmente y si es posible de forma temática”.

Sobre este tipo de inversiones, Leonardo López, director de Oddo BHF Asset Management en España, remarcó que “tenemos el primer fondo del mercado que invierte en inteligencia artificial utilizando la misma: se aíslan 4 millones de datos al día para identificar a las empresas que tienen más exposición y pueden beneficiarse de ella”.

 

Fuente: EXPANSION, 17 jul. 2019

ASEAFI – NEWSLETTER TRIMESTRAL Nº 10, Junio de 2019

.

Ya puede consultar el nuevo newsletter trimestral de ASEAFI con los siguientes contenidos:

 

IV Congreso Anual ASE AFI: ASEAFI integrará a otras ESIS y sociedades gestoras de carteras para continuar promocionando el asesoramiento financiero.

Francisco Sainz, CIO de Imantia Capital: Cómo de peor es el ‘Cuanto peor, mejor’.

ASEAFI Entidad colaboradora del Plan de Educación Financiera de CNMV con el Banco de España.

Infografía: Panorámica de la Econocmía Global en Junio de 2019.

II Encuentro ASE AFI entre profesionales con inversores: Los inversores ven en los Encuentros ASEAFI una oportunidad para ampliar sus conocimientos financieros y mejorar la toma de decisiones financieras.

 

Puede acceder al newsletter aquí >>

Carta Junio Diverinvest EAF; Revisión perspectivas DiverInvest 2019

 

 

 

Estimado amigo,

Si recuerdas, diciembre del 2018 fue un momento altamente complicado en los mercados y más de cara a hacer previsiones para el año 2019. Los mercados estaban colapsando y la economía parecía que entraba en recesión. En DiverInvest, decidimos tomar la visión optimista y titulamos nuestras previsiones como: “Listos para disfrutar”.

Hoy repasamos nuestras recomendaciones y seguimos convencidos de que los mercados darán buenas noticias y a pesar de las subidas que hemos tenido, nosotros aún seguimos optimistas.

El mundo sigue adelante, las economías se aguantan por los pelos, pero la música suena. USA y China a pesar de sus encontronazos, siguen creciendo. Por cierto, estas discusiones van para largo, para muy largo. Hay mucho en juego y ninguno va a dar su brazo a torcer fácilmente.

Creemos que es un año para perderle el miedo al mercado. Esto es como un partido fútbol y ahora estamos en el descanso. Nuestro objetivo para lo que queda de año es salir a jugar la segunda mitad con muchas ganas. Es verdad que los mercados han hecho sólo en 4 meses lo que se esperaba para todo el año, pero habrá volatilidad y deberemos aprovecharla.

Descartamos totalmente fuertes bajadas en las bolsas. Los bancos centrales como ya dijimos han ayudado y lo van a seguir haciendo. Bank of Japan tiene casi la mitad de los bonos emitidos por Japón y un porcentaje alto de la bolsa nipona.  ¿Qué crees que haría la Reserva Federal si vinieran mal dadas? Un padre siempre ayuda a un hijo. El padre a veces puede quedarse sin recursos, pero un banco central cuenta con recursos ilimitados.

La grandeza de este trabajo es que el mercado siempre sorprende y que nadie sabe a ciencia cierta lo que puede pasar. Nos queda mucho año por delante y estoy seguro de que nos volverá a sorprender. Modestamente, creo que si lo hace será consolidando nuevas subidas.

Visitar link Carta Diciembre 2018:
https://www.diverinvest.es/carta-diciembre-perspectivas-2019-listos-para-disfrutar/

Nuestras recomendaciones siguen vigentes y por el momento acertadas. Quizás lo que no hemos hecho y más por prudencia que por otra cosa, es invertir activamente en China. Si hay corrección, aprovecharemos para reforzar la inversión en Asia. Ten en cuenta que el 70 por ciento de la población mundial está en esa región y que son los que más aportan al crecimiento actual y seguramente futuro.

Ahora a seguir disfrutando.

Un abrazo,

David Levy